ENTRE EL DIALOGO Y MIRAFLORES

Este inicio de semana ha dejado un sabor agridulce en la boca de los venezolanos, en especial el día de hoy primero de noviembre. Esta vez el sabor agrio ...
publicado por
Abraham Andrade avatar photo
hace karma
5,10

Este inicio de semana ha dejado un sabor agridulce en la boca de los venezolanos, en especial el día de hoy primero de noviembre. Esta vez el sabor agrio no queda por la falta de azúcar refinada, producto que a propósito es casi utópico actualmente para el paladar venezolano, el tema en esta ocasión es una decisión tomada por en su mayoría Mesa de la Unidad Democrática (MUD) por la cual se da por cancelada la marcha con destino a Miraflores, con el motivo de que no sería conveniente para el diálogo que se está llevando entre oposición y gobierno con el vaticano como mediador.

Como es de suponer, no hay verdades absolutas, por eso a pesar de que esa fue la decisión de la mayoría de los partidos que conforman la MUD, Voluntad Popular de la voz de Freddy Guevara mostró una posición que diside de lo finalmente acordado en la Asamblea Nacional, que en un principio tenía previsto como punto a tratar la comparecencia del presidente de la República ante el órgano legislativo y la presentación de varios hechos que configuran la ruptura del orden Constitucional.

En la denominada Toma de Venezuela, distintos dirigentes de las toldas opositoras habían expresado que no estaban las condiciones dadas para que el diálogo de este pasado domingo se llevara a cabo. Sin embargo, dicho diálogo se dio y aunque no contó con la presencia de Henry Ramos Allup, quien cuando surgió la noticia de este encuentro dijo que Acción Democrática no asistiría y que se había enterado por televisión, hoy el mismo presidente de la Asamblea Nacional es el encargado de rezar el acuerdo que conlleva a  la cancelación de la marcha que la misma MUD convocó.

Desde la primera reunión entre el gobierno y oposición bajo la mediación del vaticano, el gobierno venezolano liberó a algunos presos políticos, tal gesto no se los atribuyo yo, de hecho lo hizo la propia canciller Delcy Rodriguez, quien dijo era una muestra de la buena voluntad del gobierno para con este diálogo. Esto es importante porque uno de los requisitos de la MUD era la liberación de todos los políticos presos, aquí se torna un debate, si bien es una muestra de buena voluntad es una muy pequeña considerando que hay más de 100 políticos presos y teniendo en cuenta que aún no se ha dado una garantía de elecciones, ni tampoco la apertura de un canal humanitario.

Es aquí donde quizá se produce el sabor amargo, puesto que a los venezolanos se les había vendido una ida a Miraflores que en el discurso era innegociable, por lo que ahora en las redes se puede palpar una notable inconformidad por no ir a Miraflores que quizá sería una decisión más llevadera si los requisitos impuestos en un principio por la MUD para la elaboración del diálogo fueran cumplidos a cabalidad.

Aunque esta decisión de cancelar la marcha pueda parecer algo incoherente, tiene algo de coherente, ya que es importante que se destaque el hecho de que el gobierno también había convocado a una marcha en apoyo al presidente Nicolás Maduro, de hecho en palabras del propio vicepresidente rodearían el palacio de Miraflores para esperar a la llegada de la marcha de la oposición venezolana. Esto de haberse dado o en efecto de darse, podría generar que los ánimos se calienten y dé como resultado un hecho de violencia, que es precisamente lo que se quiere evitar.

La MUD pide confiar en la mediación del vaticano y se coloca el 11 de Noviembre como fecha límite para ver que tanta “buena voluntad” tiene el gobierno, lo cual no parece descabellado puesto a que de ser exitoso este diálogo se podría tener una alternativa pacífica a la crisis que actualmente atraviesa Venezuela.

Como conclusión, concuerdo con unas palabras que hace poco dijo Henry Ramos Allup; no es momento de dejarse llevar por las emociones. Hay que pensar con cabeza fría, quizá cancelar la marcha de esa manera no fue la mejor manera pero es una decisión que puede que sea necesaria, creo totalmente que debe agotarse esta última vía antes de ir a Miraflores siempre y cuando se mantenga el 11 de Noviembre como fecha tope para ver con que seriedad toma el gobierno este diálogo. Gobierno que a propósito presume de la transparencia de los poderes de Venezuela, mas sin embargo, libera a presos como gesto de buena voluntad, demostrando que en Venezuela no hay separación de poderes y que el poder ejecutivo hace de gran jefe en un  país que a todas luces poco tiene de democrático.