En la masonería sirven al demonio desde los primeros grados, revela nuevo libro

MADRID, 30 Ene. 17 (ACI).- El libro “Iglesia y Masonería”, del profesor universitario Alberto de la Bárcena, plantea nuevamente ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,10

MADRID, 30 Ene. 17 (ACI).- El libro “Iglesia y Masonería”, del profesor universitario Alberto de la Bárcena, plantea nuevamente las profundas diferencias entre la fe católica y la práctica masónica. Entre los rituales de este grupo, apunta el experto, figuran consagraciones al demonio, así como la explícita renuncia al cristianismo pisando una cruz.

Según cuenta Alberto de la Bárcena a ACI Prensa, este libro se aleja de rumores o de leyendas urbanas, porque contienen “documentos pontificios, además de encíclicas, pronunciamientos de los Papas”.

“Todas las citas están documentadas”, asegura, y precisa que este “es un tema sobre el que no se habla y en el que en ocasiones los mismos cristianos estamos confundidos”.

“Quería que con este libro se mostrara la verdad de la doctrina en relación con la masonería”, indica.

Hablando con sus alumnos, explica, se dio cuenta de la importancia de divulgar esa información.

“Había chicos que estaban a punto de entrar en logias por presiones familiares. Sus padres, que los habían llevado a colegios y universidades católicas pensaban que les hacían un favor si los metían en la masonería. Además de una enorme incongruencia, esto demuestra que hay un gran desconocimiento”, advierte.

Además insiste en que “la postura de la Iglesia no ha cambiado en nada desde la primera condena que fue en 1738 a pesar de que ellos hayan querido difundir el rumor de que es posible la pertenencia a una logia y a la Iglesia. Pero no es así. La última condena explícita fue en 1983 por parte de San Juan Pablo II”.

En ese sentido, De la Bárcena precisa que las condenas de los Papas no han sido genéricas o superficiales. “Los Papas lo condenan de manera clara y detallada y explican por qué están excomulgados. Están fuera de la Iglesia. Y desde 1983 se subraya que “el masón está en pecado grave y por eso no puede recibir la comunión”.

Para que alguien que ha pertenecido a la masonería vuelva a la comunión de la Iglesia, explica, “debe hacer lo que cualquiera en pecado grave: propósito de la enmienda, que implicaría dejar la masonería, confesión y penitencia”.

Consagración al demonio

Y es que a pesar de que dentro de los rituales de la masonería, registrada como asociación en España desde el año 1988, se incluye el culto al demonio.

“El rito de iniciación más extendido en el mundo y también en España es el Rito Escocés antiguo y aceptado, que en el grado 29 el masón entra en la logia con los ojos cerrados. Es conducido al centro de la misma y cuando se le quita la venda se encuentra ante él una imagen de Baphomet, que es una representación luciferina. Allí tiene que pisar el crucifijo primero con el pie izquierdo y después con el pie derecho y pedir que luzca la luz de Baphomet”, explica a ACI Prensa el autor del libro “Iglesia y Masonería”.

El experto advierte que “por mucho que quieran encubrirlo este rito es una consagración al demonio. Yo me resistía a creerlo, pero investigando he visto que esa es la verdad”.

Uno de los ex masones que más claro se ha atrevido a hablar ha sido el francés Serge Abad-Gallardo a quien Alberto de la Bárcena entrevistó para su libro.

“Le pregunté a Abad-Gallardo en qué grado comenzó a ser consciente de haber servido a Lucifer, y él me contestó que desde el principio. Aunque se lo presentaron como algo simbólico y que se había una vez al año, esto estaba presente desde el primer momento en su logia”, señala.

En el rito de iniciación en el grado Caballero Masón VI de la Orden Illuminati, organización de origen masónico, otro de los ritos pretende sustituir a Dios por el demonio.

En ese ritual, el iniciado “con los brazos abiertos hacia el cielo en forma de V, exclama: ‘A la Gloria del Gran Arquitecto del Universo, Baphomet, de los Superiores Desconocidos y de la Orden Illuminati’”.

Después, según recoge el libro, el candidato debe bajar las manos, coger la cruz, tirarla al suelo delante del altar, cruzar los brazos, “el derecho sobre el izquierdo en forma de X con el mallete, (martillo en forma de T) en la mano derecha” y exclamar: ‘que esta cruz, como símbolo de la muerte y de la destrucción, desaparezca del mundo! ¡Que la luz de Baphomet la suplante! ¡Gloria a ti, Dios verdadero, Baphomet, el dios de la luz y de la iniciación!’”

Más información sobre el libro “Iglesia y Masonería” AQUÍ.

También te puede interesar: 

Un exmasón detalla la relación que existe entre el demonio y la masonería http://t.co/gsrq1mIGm0

— ACI Prensa (@aciprensa) 4 de mayo de 2015

 

Fuente: AciPrensa