Estados Unidos: El consejo de un Obispo si “no hay por quién votar”

DENVER, 05 Oct. 16 (ACI).- El Obispo de Lincoln, Mons. James Conley, publicó una reflexión donde brindó varios consejos a los ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,10

DENVER, 05 Oct. 16 (ACI).- El Obispo de Lincoln, Mons. James Conley, publicó una reflexión donde brindó varios consejos a los católicos de Estados Unidos para las próximas elecciones y les propuso una alternativa en el caso de que ninguno de los candidatos les parezca una opción aceptable.

En su reciente columna publicada en el Southern Nebraska Register, el Prelado dijo que los votantes necesitan discernir si hay un candidato que puede “avanzar en la dignidad humana, el derecho a la vida y al bien común” y que “deberíamos sentirnos libres de votar por ese candidato- así sea miembro de un partido grande o no. Ningún católico debe sentirse obligado a votar por un candidato sólo para evitar que otro salga elegido”.

Mons. Conley aconsejó tener prudencia frente a las formas de “partidismo ciego” y de caer en el engaño de la retórica política y el alarmismo mediático. También indicó que en “circunstancias extraordinarias”, cuando los católicos son conscientes de que no hay un candidato apropiado pueden abstenerse de votar.

El Prelado señaló que hay razones para que la gente vote por un candidato que “podría hacer algo bueno y hacer menos daño” en cuestiones fundamentales como la vida, la familia, derechos de conciencia y libertad religiosa.

Otro criterio es votar por el candidato que “mejor represente una visión cristiana de la sociedad, independientemente si gana o no” así los demás no voten por ninguno.

“Los católicos tendrán un juicio diferente sobre esas cuestiones y tendrán diferentes conclusiones, esto refleja el hecho de que el Señor nos ha dado libre intelecto y albedrío”, manifestó.

Entre las pautas que dio sobre el voto, Mons. Conley indicó que hay que regirse por el criterio de que votar ayuda a que el gobierno alcance su “propósito importante” de contribuir al bien común.

“Hay algunos asuntos en donde el bien común es claro y algunos asuntos que requieren un cuidadoso discernimiento y un juicio prudente. Por lo tanto, este discernimiento puede llevar a diferentes conclusiones e ideas entre las personas de buena voluntad”, señaló.

En ese sentido, recordó la lucha de Santa Teresa de Calcuta por el derecho a la vida y mencionó que esta debería servir de guía a los católicos y que debería ser una obligación moral al momento de votar.

“Ningún católico puede votar en buena conciencia para expandir la protección legal al aborto o apoyar el asesinato de niños no nacidos”, manifestó.

Mons. Conley recordó las palabras de la Madre Teresa en la carta que ella escribió en 1994 a la Corte Suprema de Estados Unidos donde señaló que la decisión sobre el caso Roe vs Wade para legalizar el aborto “ha deformado una gran nación”.

“El llamado derecho al aborto ha puesto a las madres contra sus hijos y a las mujeres contra los hombres. Ha mostrado violencia y discordia al corazón de lo más íntimo de las relaciones humanas. Ha agravado la derogación del rol del padre en un sociedad que cada vez más pierde la figura paterna. Ha retratado el más grande de los regalos, el niño, como un competidor, un intruso y una inconveniencia”.

“El derecho a la vida no depende y no debe ser declarado contingente en favor de nada ni siquiera de un padre o soberano”, escribió la fundadora de las Misioneras de la Caridad.

Citando las tendencias negativas en la cultura de Estados Unidos, el Obispo de Lincoln evidenció la necesidad de los ciudadanos de cumplir con sus obligaciones públicas.

“Hoy en día los estadounidenses son, en muchas maneras, desentendidos, desanimados y divididos. Mucha de nuestra retórica política es inservible. Y la familia, la comunidad y la vida pública están en declive”, alertó Mons. Conley.

“Necesitamos una visión más ámplia de la vida pública, que valora y proclama la dignidad de cada vida humana y que apunta al florecimiento de los individuos, familias y comunidades”, indicó.

“Esta visión más amplia no viene a través de una elección. Viene a través de la vida en Jesucristo. La parte más importante de ser buenos ciudadanos es vivir como fieles y activos discípulos misioneros de Jesucristo”.

Traducido por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

5 claves para afrontar las elecciones presidenciales en Estados Unidos https://t.co/TZ6SmvZ02U

— ACI Prensa (@aciprensa) 5 de octubre de 2016

Fuente: AciPrensa