Cirugía de combate a dos pasos de la línea de fuego

SANIDAD MILITAR Una vez que las Células de Estabilización de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra han conseguido mantener las constantes vitales de ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0
SANIDAD MILITAR

Una vez que las Células de Estabilización de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra han conseguido mantener las constantes vitales de un soldado herido en el frente de batalla toca llevarlo con urgencia al quirófano, donde le esperan, casi en vanguardia y bisturí en mano, otros soldados sanitarios, los cirujanos, enfermeros y auxiliares que le darán una segunda oportunidad al luchar por su admirable vida o por sus brazos y piernas, o por sus órganos vitales o por cualquiera de sus sentidos, como la vista

POZUELO DE ALARCÓN (MADRID) / EFE / GREGORIO DEL ROSARIO Jueves 13.10.2016

El general médico, Manuel José Guiote Linares, experto en Medicina Intensiva y Unidades Coronarias, y jefe de la BRISAN del Ejército de Tierra, pone el foco de esta cuarta entrega de periodismo videobloguero en los Equipos Móviles de Rescate Quirúrgico (EMRQ), dotación de soldados y tecnología punta de Sanidad Militar que trabajan con un objetivo primordial:

“Llevar la cirugía salvadora de la vida lo más cerca posible a la línea de fuego para que las fuerzas españolas de combate, o la población afectada por una catástrofe natural o por un atentado terrorista, puedan salvarse cuanto antes y lo mejor posible; y sientan, además, nuestro apoyo más incondicional, que no es otro que exponer nuestra propia vida”.

Y no podía haber entrevistado el general a un soldado sanitario más oportuno, su hermano, el comandante médico y anestesiólogo, Pedro Pablo Guiote Linares, destinado también en la Brigada de Sanidad; en el Escalón Médico Avanzado de Tierra de la AGRUSAN. Un militar con experiencia las misiones internacionales de Kosovo, Irak, Afganistán y en la Base Antártica Española Juan Carlos I, situada en la isla Livingston.

Quirófanos móviles de vanguardia

Su primera pregunta es directa, ¿ Por qué es necesario disponer de Unidades Móviles de Rescate Quirúrgico? La respuesta es evidente e inmediata, no en vano Pablo Guiote es instructor de cursos de Apoyo Sanitario al Combate y Soporte Vital Avanzado, además de profesor asociado de Anestesiología en la Universidad San Pablo de Madrid, el CEU.

La principal misión de los EMRQ es dar una posibilidad al herido de supervivencia, puesto que es francamente difícil que sus compañeros en primera línea o las Células de Estabilización de la BRISAN puedan trasladarlo a un centro hospitalario de la zona de operaciones. Hay que llevar el quirófano casi hasta la trinchera y atenderlo sin perder un segundo. De otro modo las consecuencias serían desastrosas”, argumenta.

Una Célula de Estabilización de la BRISAN salva la vida de tres bajas durante la Guerra de Irak en el año 2004.

Solo una Célula de Estabilización de la BRISAN puede llegar a primera línea de combate. En la fotografía, facilitada por un soldado, salvan la vida de tres bajas norteamericans durante la Guerra de Irak en el año 2004.

Un quirófano EMRQ puede ser transportado en diferentes vehículos, ya sea por tierra, por mar o aire, y a cualquier posición geográfica del mundo. Se despliega con rapidez, lo que representa una ventaja más ante la muerte.

“Los soldados sanitarios de un EMRQ están especializados en politraumas, en cirugía, en anestesia o en reanimación de guerra; con conocimientos y especialización técnica y táctica de gran complejidad, lo que los hace insustituibles. Pueden abrir una cavidad como el cráneo y evacuar un hematoma, o un tórax y evacuar un sangrado torácico, amputar un bazo irrecuperable o efectuar una conexión vascular para salvar un brazo o una pierna”, afirma.

¿Existe algún equipo similar en la Sanidad civil?, pregunta el general para remarcar los beneficios de los quirófanos en combate, en catástrofes naturales o antiterroristas.

“Desde el punto de vista sanitario tienen equipos igual o mejor preparados porque trabajan en hospitales normalizados, pero realmente no los hay tan operativos. No solo se requiere de un personal con conocimientos técnicos en cirugía salvadora de vida, de minimización o control de daños sufridos, sino que cualquier especialista debe estar formado en el entrenamiento táctico junto a las unidades a las que va a apoyar. Solo el Ejército cuenta con estos medios logísticos”.

El general Manuel José Guiote entrevista al comandante Pedro Pablo Guiote.

El general Manuel José Guiote entrevista al comandante Pedro Pablo Guiote. EFE/J.L. Cano

El general médico Guiote acota la respuesta con una pregunta: ¿Se podría decir Sanidad Militar saca la cirugía a la calle y la Sanidad Civil se queda en el Hospital?… “No solo a la calle, apostilla el comandante anestesiólogo Pablo Guiote, sino que los sitúa donde impactan las bombas en una zona hostil“.

Lo más parecido a nivel civil se puede encontrar en formaciones quirúrgicas móviles dentro del ámbito de alguna ONG, que actúan de manera independiente y normalmente realizan procedimientos quirúrgicos controlados.

Quirófanos móviles antiterroristas

Cualquier enseñanza positiva que nos ofrezca la experiencia y la realidad del día hay que trasladarla inmediatamente a todos los niveles sanitarios de la Sociedad. Los avances médicos civiles o militares son vasos comunicantes que salvan vidas. El general Guiote se interesa por este flujo de conocimientos. ¿Los EMRQ pueden ser aprovechados en catástrofes naturales o atentados terroristas?

El comandante médico Pedro Pablo Guiote responde a las preguntas del general médico, Manuel José Guiote“Su capacidad y potencialidad se puede aplicar en terremotos o en accidentes bioquímicos, donde las Emergencias no pueden llegar con sus propios recursos quirúrgicos. Se producen situaciones de aislamiento de víctimas. Nosotros llegamos a tiempo a las zonas devastadas. De otra manera, el resultado fatal para el herido sería inevitable”, dice Pablo Guiote.

¿Llegaríamos hasta el mismísimo foco de un accidente o a la zona cero de un atentado cometido por fanáticos?, reitera el general.

El comandante médico Pedro Pablo Guiote responde a las preguntas del general médico, Manuel José Guiote“Con nuestros recursos logísticos podemos actuar en el epicentro de un desastre natural, máxime cuando no se tienen enemigos contra los que combatir para alcanzar los objetivos. En los conflictos armados podemos salvar vidas incluso en la zona caliente”, añade el comandante.

¿Pero podríamos actuar en una zona de combate con una protección mínima?, insiste el general médico Guiote Linares, ahora más periodista que nunca.

El comandante médico Pedro Pablo Guiote responde a las preguntas del general médico, Manuel José Guiote“¿Mínima?, sí, bueno. Los EMRQ están preparados para defenderse a sí mismos y a los heridos, pero siempre necesitaríamos el apoyo de otras Unidades, ya que, en ocasiones, sus intervenciones se producen en escenarios y situaciones muy, muy extremas”, puntualiza y concluye el comandante médico Pablo Guiote.

Para el general no cabe duda de que cualquier imposible se tiene que convertir en una posibilidad cierta.

Hay que salvarlos a toda costa“, reza su libro de cabecera.

Dos soldados sanitarios practican procedimientos de cirugía para probar el instrumental quirúrgico.

Dos soldados sanitarios priebam instrumental quirúrgico. EFE/J.L. Cano

El mecanismo lesional del soldado más recurrente en un conflicto armado es el que se deriva de artefactos explosivos, siendo el artefacto explosivo improvisado el más frecuente dentro de este grupo. Se trata de explosivos caseros, baratos, fáciles de fabricar y con componentes químicos accesibles.

Las lesiones más frecuentemente afectan a las extremidades y a la zona facial y el cuello; debido fundamentalmente al desarrollo de equipos de protección con chaleco antifragmentos y al casco balístico, que protegen tronco y cráneo.

Según aporta la bibliografía sobre este tema, solo en los conflictos de Afganistán e Irak, dentro de las tropas de la coalición y hasta mediados de 2012, se habían producido más de 30.000 heridas en cabeza y cuello, 5.900 en el tórax, 9.400 en el abdomen y 54.500 en brazos y piernas.

Los politraumas más frecuentes en combate se ocasionan por la onda expansiva de las explosiones, con heridas complejas y fracturas abiertas en miembros, con casos de pérdida grave de sustancia, amputación y lesiones faciales y cervicales graves, deformantes. Por número de casos, los oídos, los pulmones y los órganos huecos abdominales.

Los Equipos Móviles de Rescate Quirúrgico ya forman parte del Ejército español y de otros países punteros de la OTAN, como Estados Unidos de Norteamérica y Gran Bretaña.

Mañana, 14 de octubre, hablaremos del hiperterrorismo que intenta quitarnos el sueño de la Libertad. La entrevistada será la Tte. coronel médico, Aurora F. Molina Foncea, licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, experta en neurocirugía y jefa de la Unidad de Sanidad de Acción Rápida de la BRISAN.

Fuente: Noticias EFE – Salud.