¿Cómo salvar a más víctimas en un atentado terrorista?

SANIDAD MILITAR Aviones comerciales en Nueva York, mochilas-bomba en Madrid y Londres, gas sarín en Tokio, hombre-bomba en un hospital de Pakistán, ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,20
SANIDAD MILITAR

Aviones comerciales en Nueva York, mochilas-bomba en Madrid y Londres, gas sarín en Tokio, hombre-bomba en un hospital de Pakistán, munición de guerra en la Universidad de Garissa (Kenia), maletas-bomba en el aeropuerto de Bruselas, atropello masivo de turistas con un camión pesado en Niza (Francia) o masacre con fusiles de asalto kalashnikov y toma de rehenes en París… “el terrorismo es una realidad que nos afecta a todos, y podemos minimizar el doloroso número de víctimas mortales si también empleamos soldados sanitarios para combatirlo, fuerzas militares de elite que defienden y curan a los heridos en la zona cero del atentado

POZUELO DE ALARCÓN (MADRID) / EFE / GREGORIO DEL ROSARIO Viernes 14.10.2016

Son declaraciones claras y contundentes del general de Brigada y médico, Manuel José Guiote Linares, jefe de la BRISAN del Ejército de Tierra, quien finaliza “su agotador trabajo de periodista” de la Semana de Sanidad Militar de EFEsalud, con una entrevista dedicada a una de las lacras que amenazan a la Libertad de la inmensa mayoría de los ciudadanos del mundo, el hiperterrorismo.

“La violencia terrorista no es una amenaza, ya que una amenaza se puede convertir en una realidad; el terrorismo es una realidad que convive con nosotros y en cualquier momento puede hacer saltar por los aires nuestro modo de vida. Los soldados sanitarios, como hizo Francia en la sala Bataclán de París, donde nuestros colegas salvaron a cerca de medio centenar de rehenes heridos, pueden y deben formar parte de la lucha antiterrorista en España”, dice.

Todos sabemos cuáles son los resultados de un atentado terrorista, pero ¿qué es en realidad el hiperterrorismo?, le pregunta a la Tte. coronel médico Aurora F. Molina Foncea, licenciada en Medicina por la Universidad Complutense de Madrid, experta en neurocirugía y jefa de la Unidad de Sanidad de Acción Rápida de la Brigada de Sanidad del Ejército de Tierra.

La hiperrealidad terrorista

“El concepto está bien entendido por la mayoría de los ciudadanos, ya que es portada casi diaria de los medios de comunicación de todo el mundo. Es una amenaza real para nuestra seguridad y nuestras libertades. Son ataques que, por su intensidad, su naturaleza o su prolongación en el tiempo generan un colapso total en la sociedad y en el sistema de respuesta sanitaria”.

El ataque con gas sarín -arma química- en el metro de Tokio: perpetrado por miembros del grupo Aum Shinrikyo en marzo de 1995. Los terroristas, coordinados, cometieron cinco ataques en varias líneas del metro. Afectó a más de 5.000 personas, pero asesinaron a trece, 50 quedaron gravemente heridas y alrededor de 1.000 sufrieron los efectos venenosos del gas.

Víctimas del ataque con gas sarin en el metro de Tokio, rezan en la Estación de Kasumigaseki de Tokio, Japón. El día del décimo aniversario de la tragedia, las víctimas desfilaron para despertar a la opinión pública a su sufrimiento y pedir al gobierno más ayudas. De hecho, los supervivientes no han recibido ninguna ayuda gubernamental. Muchos de ellos, como Ichie Saito, todavía sufren efectos físicos y psicológicos y no pueden utilizar el metro por un desorden post-traumático. El ataque con gas sarin el 20 de marzo de 1995 tuvo lugar a las 8 de la mañana en cinco trenes de tres líneas de metro durante la hora punta. Doce personas murieron y más de 5.500 resultaron afectados. Entre los doce que murieron estaban dos trabajadores del metro de la Estación de Kasumigaseki.

Víctimas del ataque con gas sarin en el metro de Tokio, rezan en la estación de Kasumigaseki.EFE/ Shusuke Sezai

Uno de los muchos atentados terroristas en Pakistán: un hombre hizo detonar ocho kilos de explosivos en la entrada de emergencias del Hospital Civil de Quetta, al oeste del país; causó 71 muertos, 50 de ellos abogados y dos periodistas, y 128 heridos.

“Se trata de un fenómeno que muchas veces afecta a las Fuerzas de Seguridad del Estado. En las misiones en las que España participa y ha participado sufrimos su violencia, siempre al amparo del ambiente de crisis que se vive. Actúan de forma indiscriminada sobre civiles y militares, como el atentado que se produjo en Líbano en 2007, con cinco soldados españoles muertos y 2 heridos”.

¿Cómo hay que preparase ante este tipo de crisis?, ¿requiere una formación específica?

“Sí. En primer lugar porque los terroristas emplean técnicas de asedio urbano sobre objetivos desprotegidos. Pocos individuos con armamento ligero, pero de una potencia superior al de los agentes de seguridad, causan un elevado número de víctimas en muy poco tiempo, a veces segundos o minutos. Producen heridas muy parecidas a las que afectan a los soldados de combate, pero de mayor mortalidad al tratarse de blancos de oportunidad y desprotegidos”.

El ataque yihadista de la organización Al-Shabbaab en la Universidad de Garissa (Kenia) sucedió en abril de 2015. Saldo 147 personas muertas, incluidos los cuatro terroristas que participaron en la masacre. Los terroristas atacaron a los universitarios en el propio campus. Utilizaron armas de gran calibre y tomaron como rehenes a estudiantes y profesores.

Demostración de afecto y recuerdo a las 147 víctimas del atentado en la Universidad de Garissa (Kenia).

Demostración de afecto y recuerdo a las 147 víctimas del atentado en la Universidad de Garissa (Kenia). EFE Televisión

Estos grupos atacan en diferentes escenarios de una misma ciudad, de forma simultánea y secuencial, con actuaciones repetidas en días sucesivos. Buscan una mayor repercusión mediática y culminan sus acciones con una prolongación de la tensión tomando rehenes. Todo ello conduce a una saturación de las capacidades de reacción y respuesta del sistema de seguridad y emergencias.

En noviembre de 2008, diez terroristas organizados en cinco equipos mantuvieron a la ciudad de Bombay en jaque. Murieron 173 personas y 327 resultaron heridas. La repercusión mediática del ataque fue notable en España al verse afectadas personas del mundo de la política, la empresa y el periodismo. La misión comercial estaba encabezada por Esperanza Aguirre, quien fuera, entonces, presidenta de la Comunidad Autónoma de Madrid.

Fachada e la sala L'Olympia de París el día en el que se ofreció el primer concierto tras la masacre en la sala Bataclán, donde hubo 90 muertos.

Fachada e la sala L’Olympia de París el día en el que se ofreció el primer concierto tras la masacre en la sala Bataclán, donde hubo 90 muertos. EFE/Christophe Petit Tesson

Los atentados de París de noviembre de 2015 tuvieron lugar en la noche del 13 de noviembre de 2015. Fueron perpetrados por terroristas del Estados Islámico suicidas. Murieron 137 personas y 415 resultaron heridas. El tiroteo en el restaurante Petit Cambodge se saldó con cuatro muertos. A continuación, otros terroristas atacaron el teatro Bataclan; al menos tomaron 100 rehenes. En un restaurante cercano al Estadio de Francia otra explosión ocasionó diez víctimas entre muertos y heridos.

¿Qué pueden aportar los soldados sanitarios a la lucha antiterrorista?

“Ayudar, y mucho, después de cometerse un atentado. En estos escenarios la amenaza del fuego enemigo impide el acceso de los equipos de emergencia civiles, que deben quedarse fuera de la zona de exclusión, esperando que los efectivos de seguridad les aproximen a los heridos, hasta que se asegure la zona. Esa demora resulta fatal para los heridos con lesiones como hemorragias exanguinantes en extremidades o colapsos de la vía aérea, cuyas posibilidades de supervivencia dependen de la aplicación en los primeros minutos de técnicas simples como la colocación de un torniquete o la resolución de un neumotórax.

El equipamiento, la instrucción y el adiestramiento del personal de sanidad militar en las distintas fases de cuidados de la baja en combate permite que se integren en equipos operativos y desarrollar una labor crucial en la asistencia a los heridos dentro de las zonas de exclusión, donde un control efectivo y a tiempo de la hemorragia y de la vía aérea definen las posibilidades de supervivencia.

Una célula de soldados sanitarios practica el salvamento de un herido tras un atentado terrorista con toma de rehenes.

Una célula de soldados sanitarios practica el salvamento de un herido tras un atentado terrorista con toma de rehenes. Imagen cedida por la BRISAN

Su doble faceta de combatiente y sanitario les faculta para desenvolverse con seguridad en escenarios complejos, donde el límite entre las zonas es inestable y muy condicionada por el “tempo” que marcan los acontecimientos. De ahí la importancia de integrar en estos equipos a los soldados sanitarios, expertos en medicina de intervención salvadora de la vida”.

Los atentados de Bruselas de 2016 fueron dos ataques terroristas reivindicados por el Estado Islámico. En la mañana del martes 22 de marzo de 2016 fallecieron 35 personas, tres de ellos terroristas, y resultaron heridas otras 340 personas. El aeropuerto y el metro fue el escenario planificado por los suicidas.

¿Y este método antiterrorista se ha puesto en funcionamiento en algún país del mundo?

“Sí, mi general. Los médicos militares integrados en los equipos de intervención franceses, que han participado en la resolución de situaciones de crisis como la de la sala Bataclán en París. Su papel como elemento clave en la estabilización y en la gestión de las acciones de recuperación y evacuación de los heridos hacia la zona de apoyo fue fundamental”.

Son soldados sanitarios de élite que viven en los acuartelamientos antiterroristas. Están integrados en los operativos al 100% de sus posibilidades, con su doble misión, de seguridad y facultativa.

¿Cuántas personas salvaron estos equipos de soldados sanitarios en la sala Bataclán de París?

Más de la mitad de los heridos que salieron vivos de la sala de fiestas Bataclán salvaron su vida gracias a la intervención de los sanitarios combatientes. El resultado ha sido tan positivo que Francia se ha reafirmado en el desarrollo y consolidación de estas células de estabilización y salvamento de heridos tras una atentado terrorista.

Alemania ha tomado nota y ya está trabajando en esta línea antiterrorista. Los españoles debemos fijarnos en todas sus ventajas, siempre positivas. Saldremos ganando”.

Una de las misiones de la Brigada de Sanidad es preparar equipos de soldados que sean capaces de luchar a la vez que socorren a compañeros heridos. Su experiencia no solo se puede aprovechar en las misiones internacionales, sino que “sería un gran acierto aprovechar sus capacidades en territorio nacional“, expone el general médico Guiote.

La entrevista concluye con una mención al atentado frustrado contra el tren Thalys de alta velocidad que une Ámsterdam con París, donde “la presencia de soldados de incógnito frustró un nuevo atentado. En casos como éste tenemos mucho que hacer”, señala la Tte. coronel Aurora Molina Foncea, quien comenzó su actividad militar como Médico de Vuelo de un Batallón de Helicópteros de las Fuerzas Aeromóviles del Ejército de Tierra.

Para el general médico Manuel José Guiote, “la formación unida a la instrucción y más instrucción en operaciones de combate, determina que la BRISAN no esté formada por médicos que trabajen de uniforme o cirujanos que operen donde caen bombas. No es un trabajo para aficionados; cualquiera no puede llevarlo a cabo. Hay que tener la capacidad real de asumir riesgos físicos y de ser conscientes de que se puede perder la vida para salvar la de los demás”.

Fuente: Noticias EFE – Salud.