Dono mi pelo por la sonrisa de una mujer con cáncer de mama

DÍA CÁNCER DE MAMA Perder el cabello puede ser una de las experiencias más traumáticas para las mujeres que enfrentan las secuelas del tratamiento contra ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0
DÍA CÁNCER DE MAMA

Perder el cabello puede ser una de las experiencias más traumáticas para las mujeres que enfrentan las secuelas del tratamiento contra el cáncer de mama. Por eso cuando donamos nuestro cabello, no solo demostramos empatía y solidaridad con las afectadas, unas 25.000 al año en España, además aportamos un granito de arena al bienestar emocional de quienes no pueden costear una peluca de pelo natural

:)

MADRID/EFE/MARÍA FERNANDA AYALA Miércoles 19.10.2016

Desprenderme de dos años de esfuerzos para lograr que mi pelo creciera hasta mi cintura no fue fácil. Y es que las mujeres le dedicamos mucho tiempo a esa parte del cuerpo que crece un centímetro por mes para enmarcar y embellecer nuestro rostro. Quizás por eso es que su caída representa uno de los temores más frecuentes en las mujeres que deben tratarse con quimioterapia para derrotar un cáncer.

“Es muy difícil levantarte cada mañana, verte en el espejo y decir, esa no soy yo”, asegura Cristina, una mujer de 31 años que tras las dos primeras semanas de quimioterapia, empezó a notar cómo se caía su pelo por mechones. “Cuando te pones tu peluca parece que no te pasa nada, a mi me ha dado la vida”, explica la joven que hace un año logró derrotar la enfermedad.

¡Hazlo por una buena causa!

Así entendí que esa era la “buena causa” a la que se refería la niña que me convenció de asumir el reto esa tarde en la Plaza Nueva de Sevilla, como parte de la iniciativa “Mechones Solidarios”, la misma que confeccionó la peluca de Cristina y la que recibió hace unos meses la donación de la coleta de la actriz Nerea Garmendia.

“La peluca me permitió seguir mi vida normal, es inexplicable la alegría que se siente de poder salir a la calle y pasar desapercibida”, explica Cristina y añade que “con el pañuelo no hubiera sido igual”.

Y es que como explica Estela Guerisoli, líder y fundadora del proyecto, “el pelo es una gran parte de la  personalidad de una mujer, de su ser, su carisma y sobre todo de su autoestima” y su caída significa el momento de “afrontar públicamente su enfermedad”.

Un proyecto de corazón

Guerisoli, quien perdió a su madre a causa de un cáncer de mama, comenzó este proyecto para cumplir el sueño de su madre: “poner pelucas bonitas a disposición de todas las enfermas que las necesitaran”.

Colaboradores del proyecto Mechones Solidarios/Foto facilitada por esta organización

Colaboradores del proyecto Mechones Solidarios/Foto facilitada por esta organización

Confiesa que aunque en un comienzo pensó que solo fabricaría “un par de pelucas al mes” porque creía que “poca gente donaría su pelo”, hoy, tres años después, sus colaboradoras fabrican “30 pelucas mensuales y
reciben miles de donaciones de pelo”, no solo desde España, sino de otros países como Dinamarca, Inglaterra, Portugal, EE.UU, Alemania, y Argentina.

Peluqueros solidarios

Mi coleta la cortó Borja, un joven estilista sevillano integrante de un grupo de 20 peluqueros que apoyan la iniciativa y donan el valor del corte (5 euros). De un tijeretazo quitó unos 20 centímetros de pelo, el largo mínimo para poder confeccionar “las cortinas de cabello”.

Se necesitan entre seis y quince coletas por peluca y una inversión de 300 euros en costes de producción. En el mercado puede costar entre 600 y 1.200 euros, pero según Guerisoli “al trabajar con pelo donado y no perseguir fines lucrativos, su precio se reduce en un 80 por ciento”.

Una vez llegan al taller, los mechones son tratados, desinfectados y tejidos artesanalmente por un grupo de mujeres que encontraron en la fabricación de las pelucas, prótesis y extensiones de cabello natural, una oportunidad de llevar ingresos a sus casas, tras varios meses en paro.

Tercer aniversario de Mechones Solidarios

Junto con mi “mechón solidario” se recogieron aproximadamente 120 coletas durante el tercer aniversario de Mechones Solidarios, celebrado el pasado 16 de Octubre en cinco ciudades de forma simultánea: Sevilla, Barcelona, Tarragona, Granada y Palma de Mallorca.

“Logramos recaudar fondos para confeccionar 14 pelucas y donaciones de pelo para fabricar 22 pelucas aproximadamente”, señala Rocío Quattrocchio, hija de Estela y directora de comunicación del proyecto nacido en Málaga.

Varias mujeres en la lista de espera

Pero así como aumentan los casos de cáncer, también lo hace la demanda de pelucas. De ahí que en Mechones Solidarios la lista de espera sea larga. “Estamos creciendo a pasos agigantados y trabajando muy duro para que la producción aumente, pero para eso necesitamos recaudar más fondos e incrementar el equipo de personas que confeccionan las pelucas”, explica Guerisoli.

Foto facilitada por Mechones Solidarios

Foto facilitada por Mechones Solidarios

A la fecha han sido confeccionadas y entregadas más de 500 pelucas para mujeres y niñas. “Al principio la gran mayoría eran para mujeres, pero por desgracia, el número de solicitudes infantiles ha aumentado considerablemente en el último año”, indica Estela.

Más coletas para “fabricar sonrisas”

A su causa se ha sumado Cristina y afirma que ya la gente la conoce y le envía el pelo a su casa, donde tiene una bolsa llena de coletas donadas. “Yo sinceramente le agradezco a las personas que donan, no solo por mi, sino por todas las mujeres que nunca pensamos que tendríamos que pasar por esta experiencia”, concluye.

Las próximas jornadas de Mechones Solidarios tendrán lugar el 6 de noviembre en el puerto de Santa María (Cádiz) y en Bormujos (Sevilla), y el 20 de noviembre en Asturias.

Su fundadora hace un llamamiento para que las personas “aporten micro donaciones o mechones de pelo” y sobre todo anima “a las personas con mayor reconocimiento mediático a apoyar la causa, donando su pelo o
apadrinando una peluca y compartiéndolo en sus redes sociales”.

Su sueño, confiesa, es que “todas las mujeres y niñas que se enfrentan a esta situación tengan la opción de una peluca de calidad, pero que lo realmente bueno sería que ninguna la necesitara”.

Fuente: Noticias EFE – Salud.