El compromiso de un médico con el reto de cruzar el Atlántico contra el cáncer de mama

CÁNCER DE MAMA El doctor Alberto Francés, del Grupo Quirónsalud, es navegante por afición y eso fue lo que le hizo ser elegido para cruzar el Atlántico ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,10
CÁNCER DE MAMA

El doctor Alberto Francés, del Grupo Quirónsalud, es navegante por afición y eso fue lo que le hizo ser elegido para cruzar el Atlántico junto a cinco mujeres contra el cáncer de mama; “por un lado puedo dar asistencia médica y por otro, aportar en navegación”. Nos cuenta que este reto le parece “muy interesante por lo que esconde, demostrar a la sociedad que hay vida después del cáncer, es más, que el cáncer te puede dar más vida de la que tenias antes”

:)

MADRID/EFE/ROSA GALLARDO Viernes 28.10.2016

Hoy comienza la semana de entrenamiento en Valencia de Marian, Patricia, Susana, Carmen, y Yolanda, las cinco protagonistas del Reto Pelayo Vida 2016,  que van a cruzar el Atlántico.

En el velero Cannonball, además de estas cinco valientes y los dos regatistas, también irá a bordo el doctor Alberto Francés, médico del Grupo Quirónsalud, quien explica a EFEsalud su labor antes y durante la travesía.

Selección de las participantes

El doctor Francés cuenta que en el momento de la selección de candidatas, se hicieron unos reconocimientos médicos junto con unas pruebas de aptitud, para ver si estaban capacitadas para realizar la travesía. Hay que entender que “no es un viaje de placer ni de lujo, deben superar dificultades”.

veleroLos regatistas y la organización hicieron la preselección del personal, y de esa preselección, el doctor Francés se encargó de hacer una selección médica.

“Tenemos que pensar que aunque son mujeres que han pasado ya el cáncer de mama, es una enfermedad que deja huella por la cirugía y por la quimioterapia. La parte médica intenta valorar esas posibles secuelas y saber si no son un impedimento para participar en este reto con casi completas fuerzas”, cuenta el especialista.

El trayecto

Relata que el reto está dividido en 2 tramos:

1º [Valencia- Málaga- Tenerife] “Una navegación en el mar de Alborán, cruzar el estrecho y bajar hasta Tenerife”. Es un tramo que, en este tiempo del año, puede ser duro -dice- climatológicamente.

2º[Tenerife-La Martinica] Pretenden cruzar el Atlántico en menos de dos semanas, la segunda quincena de noviembre; “va a ser un viaje muy exigente físicamente, donde no se va a utilizar piloto automático, ni motor; se va a ir a vela, buscando meteorológicamente las zonas que nos ayuden a desplazarnos a la mayor velocidad posible y eso va a exigir a la tripulación un sobre-esfuerzo físico”, detalla el profesional.

Preparación

El médico nos explica que las chicas han seguido un programa “bastante exquisito sobre navegación“, ya que algunas sí que tenían nociones básicas, pero otras no.

Carmen Peláez, la vetarana del grupo. Foto de Grupo Pelayo

Carmen Peláez, la vetarana del grupo. Foto de Grupo Pelayo

“Se hizo una primera prueba de navegación de 48 horas en ritmo de regata para saber cómo funcionaban,-señala- a través de unas escuelas que trabajan con nosotros, algunas de ellas se están preparando los títulos náuticos“, nos aclara.

En cuanto a la parte física, se les hacen entrenamientos personales dirigidos a la preparación de la regata.

“Desde el punto de vista médico, también se les ha incluido el bienestar emocional y psicológico. Se han hecho grupos de trabajo para mejorar el rendimiento emocional. Ahora mismo están en un momento óptimo, con una energía increíble y muy ilusionadas con el proyecto.”

Cuidados médicos en alta mar

La actividad médica también incluía la parte de nutrición y los complementos dietéticos para adecuar los requerimientos nutricionales y de suplementos a este tipo de pruebas físicas.

“La alimentación ha habido que adaptarla al tipo de trabajo y a las dificultades de conservación en un barco de estas características. Al ser un barco que navega rápido y no para, las posibilidades de trabajar con el alimento y de cocinarlo son escasas y los menús tienen ciertas particularidades”, señala.

Además ha elaborado dos botiquines grandes, “lo más extensos posibles; no se puede llevar un hospital encima, porque el espacio es limitado y el peso está muy controlado por el tema de la velocidad del barco”.

Resalta que llevan todo tipo de medicamentos: para el dolor, para la cinetosis (mareo), para la rehidratación, antibióticos, etc.

¿Cuidado especial tras superar un cáncer?

“Alguna de ellas, puede estar tomando algún tratamiento de sostén que habrá que administrarle, pero ninguna está en tratamiento de quimio activo, son del grupo de pacientes del 85% del cáncer de mama libre de enfermedad”, afirma el doctor.

Posibles urgencias

Barco Cannonball, foto de Grupo Pelayo

Barco Cannonball, foto de Grupo Pelayo

“Las urgencias serán fundamentalmente problemas traumatológicos como golpes, torceduras, heridas, etc, eso es lo más frecuente en un barco que va rápido, está mojado, y va inclinado todo el rato”, destaca.

También se debe tener cuidado con el acastillaje del barco (los cabos, las poleas, las velas, etc.) con todo el material se desarrolla una fuerza de carga muy alta- explica el médico- y se deben desarrollar con cuidado porque pueden pillar (incluso aplastar) una mano o un pie.

Recursos en caso de emergencia

“En mitad del océano, los recursos son los que nos podemos proveer nosotros mismos, es una regla general en todas las regatas de altura y en todas las travesías”, comenta.

Resalta que esa es la “vida del explorador”, porque se pregunta: “¿quién puede asistir a una persona que esté llegando al polo norte si tiene un problema?, Pues prácticamente nadie”, se responde a sí mismo”.

De ahí la importancia de llevar asistencia médica, para paliar en cierta parte ese problema. “Hay que tener en cuenta que en muchas urgencias médicas la solución es estrictamente hospitalaria como una gran cirugía, pero si un paciente sufre una amputación de un dedo o alguna lesión así lo podemos manejar allí”, asegura el doctor Francés.

Cuaderno de bitácora

Alberto Francés recogerá un relato diario sobre lo que ocurra en la embarcación y lo mandará vía satélite; y con ello “pretende reflejar el sentir físico-emocional de las protagonistas de la historia”.

Las cinco protagonistas de este reto, foto de Grupo Pelayo

Las cinco protagonistas de este reto, foto de Grupo Pelayo

Fuente: Noticias EFE – Salud.