Estudian los efectos de los últimos fármacos antirretrovirales en el cerebro

INVESTIGACIÓN VIH La Fundación Lucha contra el Sida, entidad sin ánimo de lucro de la Unidad del VIH del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0,10
INVESTIGACIÓN VIH

La Fundación Lucha contra el Sida, entidad sin ánimo de lucro de la Unidad del VIH del Hospital Germans Trias i Pujol (Can Ruti) de Badalona, está investigando los efectos de los últimos fármacos antirretrovirales en el cerebro, comparando el funcionamiento cerebral de personas con y sin VIH.

EFEfuturo Barcelona Martes 01.11.2016

El estudio, denominado ARBRE y pionero en España, comenzó hace un año y pretende evaluar cómo influyen las últimas terapias antirretrovirales en el sistema nervioso central.

Ahora, gracias a la colaboración de BCN Checkpoint y el Instituto de Diagnóstico por la Imagen, el estudio se ampliará contando con la participación de voluntarios seronegativos.

La investigación comparará el funcionamiento cerebral de personas con VIH que empiecen el tratamiento de manera precoz, de personas que lo comiencen de forma más tardía, y de personas sin VIH.

Según ha explicado el investigador principal del estudio, el doctor Jose A. Muñoz-Moreno, hasta ahora se sabe que el VIH alcanza el cerebro desde los primeros días después de la transmisión, pero hasta el momento los estudios que han investigado la eficacia de los tratamientos antirretrovirales en los trastornos cognitivos asociados al VIH “se han centrado en aspectos muy específicos y tienen limitaciones importantes”.

La mayoría de los estudios realizados están basados en tratamientos antiguos, que hoy ya no se prescriben.

De las terapias antirretrovirales más actuales, que están combinadas principalmente con una familia de fármacos (los inhibidores de la integrasa), no disponemos de información“, ha señalado Muñoz-Moreno.

Además, los parámetros investigados hasta hoy han sido muy concretos ya que aún se desconocen los efectos de los antirretrovirales en funciones cognitivas como la memoria o el aprendizaje, por ejemplo.

La mayoría de estos estudios previos tampoco han tenido en cuenta el momento de inicio del tratamiento, que puede ser más o menos próximo al momento de la infección.

Actualmente, el tiempo entre la transmisión del virus y el momento de inicio del tratamiento se está acortando de forma sustancial, con la relevancia que ello implica a diferentes niveles de salud, ha destacado el especialista.

Conclusiones reveladoras

Con la colaboración de BCN Checkpoint, un centro comunitario para detectar el VIH y otras infecciones de transmisión sexual, y del Instituto de Diagnóstico por la Imagen, ahora los investigadores podrán recoger datos del funcionamiento cerebral de personas con VIH que inicien tratamiento de forma precoz (menos de 3 meses entre la transmisión y el inicio de la terapia), personas que lo inicien de forma más tardía (más de 6 meses), y personas seronegativas.

“En la investigación alrededor del VIH, las conclusiones que se extraigan a partir del análisis del funcionamiento cerebral de estos tres grupos de participantes pueden ser reveladoras y tener un gran impacto“, según Jose A. Muñoz-Moreno.

“En el caso de las personas seronegativas, la información obtenida será prioritaria, ya que no es habitual explorar el estado del cerebro de manera tan exhaustiva en la población general sin ninguna patología específica. La participación de estos voluntarios sin la infección es de gran interés, tanto en la investigación del VIH como en la investigación biomédica en general”, ha añadido.

El proyecto también abre la puerta, en el caso del grupo de personas seronegativas, a investigar la influencia sobre el funcionamiento cerebral de variables como el nivel de escolaridad, el consumo de drogas, o el estado emocional, según el investigador..

El estudio, que se lleva a cabo en el Hospital de Can Ruti de Badalona (Barcelona), conlleva tres visitas en un año. En cada una, los participantes se someten a una extracción de sangre y a varias exploraciones para evaluar su funcionamiento cerebral, desde el funcionamiento cognitivo evaluando la memoria, hasta la concentración o el aprendizaje.

También son sometidos a pruebas funcionales de la vida diaria, de forma autorreferida, pero también con métodos objetivos y marcadores de neuroimagen, que incluyen parámetros de volumen de regiones cerebrales, densidad neuronal, marcadores inflamatorios, indicadores de posible daño de la sustancia blanca, y marcadores de conectividad y funcionalidad cerebral, entre otros.

Las evaluaciones se realizan justo antes del inicio de la terapia, un mes después del inicio, y 12 meses después.

Cuando el estudio finalice, los participantes obtendrán los resultados de todas las pruebas que se les hayan realizado sobre su estado neurológico. EFE

Fuente: EFE Noticias – Futuro