La inmunoterapia se posiciona contra los cánceres de mama más agresivos

DÍA CÁNCER DE MAMA La inmunoterapia, fármacos que estimulan el sistema inmune contra el cáncer, ya es una realidad en melanoma o pulmón pero en mama ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0
DÍA CÁNCER DE MAMA

La inmunoterapia, fármacos que estimulan el sistema inmune contra el cáncer, ya es una realidad en melanoma o pulmón pero en mama todavía está en fase de investigación. Las expectativas son altas ya que se está posicionando como tratamiento en todos los subtipos de cáncer de mama, pero especialmente en los más agresivos. Una nueva terapia a las puertas en el Día Mundial del Cáncer de Mama

:)

MADRID/EFE/ANA SOTERAS Lunes 17.10.2016

“Se va a posicionar como una opción terapéutica fundamentalmente en cáncer de mama triple negativo y Her2 positivo, los más agresivos, y probablemente en el de receptores hormonales positivos, aunque en este último los resultados hasta ahora son algo peores”, asegura la oncóloga Esther Holgado.

La oncóloga Esther Holgado, experta en inmuno-oncología en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Foto cedida.

La oncóloga Esther Holgado, experta en inmuno-oncología en el Hospital Ramón y Cajal de Madrid. Foto cedida.

Y el recorrido que la inmuno-oncología abre en el tratamiento del cáncer de mama y su experiencia en este campo ha propiciado que la doctora Holgado acabe de incorporarse al Hospital Universitario Ramón y Cajal de Madrid para organizar este tipo de estrategias en la Unidad de Cáncer de Mama y Ginecología.

La revolución que ha supuesto en cáncer de mama los tratamientos hormonales, que continúan avanzando, y las terapias dirigidas contra los tumores con receptores positivos y el HER2+, (con dianas que permiten al fármaco atacar, como un misil, directamente a la célula maligna), eficaces terapias, ha hecho que la investigación en inmunoterapia vaya por detrás en mama respecto a otros órganos.

Pero la razón principal es que “se consideraba que se trataba de un cáncer poco inmunogénico, que apenas estimulaba el sistema inmune, y que los tratamientos iban a ser menos eficaces”, precisa la especialista.

Pero esa idea ha comenzado a cambiar. El primer atisbo de esperanza se vio primero en los tumores de mama triple negativo, el subtipo con menos opciones de tratamiento, solo la quimioterapia, al no ser de tipo hormonal, ni expresar ninguna diana molecular específica a la que atacar con las terapias dirigidas.

Sin embargo, el triple negativo se ha revelado como el tumor con más poder inmunológico al presentar más mutaciones genéticas que los otros dos subtipos: el HER2+ y los hormonales, aunque los estudios en marcha podrían demostrar también capacidad inmunogénica en estos tumores.

Imagen del tratamiento diana pertuzumab contra el cáncer de mama HER2.

Simulación al microscopio de cómo actúa el tratamiento diana pertuzumab contra el cáncer de mama HER2 positivo. Foto facilitada por Roche

En los subtipos HER2+ y triple negativo, los más agresivos, los estudios sobre tumores metastásicos y localmente avanzados están arrojando una tasa de respuesta del 18 al 20% y, además, una respuesta prolongada (mayor tiempo sin reactivación de la enfermedad), como está ocurriendo con el melanoma o pulmón ya en la práctica clínica.

En los tumores receptores hormonales positivos, el tercer subtipo de cáncer de mama, la tasa de respuesta es menor, en torno al 12%.

“Los oncólogos queremos que el beneficio de estos tratamientos llegue al mayor número de pacientes”, afirma la doctora que ha participado en ensayos clínicos con nivolumab, inmunotérapico contra el cáncer de pulmón, cuando formaba parte de la Unidad de Oncología Torácica del Centro Integral Oncológico Clara Campal.

Respuesta al tratamiento

Los ensayos clínicos actuales con inmunoterapia están probando esta estrategia tanto como tratamiento único, es decir, monoterapia, como en combinación con quimioterapia como con terapias dirigidas, pero a día de hoy no se sabe cuál será la mejor estrategia.

“La ventaja que presenta la mama -apunta Esther Holgado- es la facilidad para obtener biopsias del tumor y eso nos está permitiendo investigar en profundidad sobre cómo puede responder a los diferentes tratamientos”.

Se ha comprobado que aquellos tumores de mama que presentan mayor número de linfocitos (células del sistema inmunológico) tienen mayores tasas de respuestas completa, es decir que responde mejor a la quimioterapia.

En el tratamiento neoadyuvante (antes de cirugía), distintos ensayos clínicos, algunos en fase III, arrojan la hipótesis de que se podrían conseguir mayores respuestas de la inmunoterapia en combinación con la quimioterapia cuando hay más células inmunológicas en el tumor.

Infografía: Roche

Infografía: Roche

 

PDL1, una señalización también en el cáncer de mama

La proteína PDL1 es una de las causantes de frenar la acción del sistema inmunológico contra el ataque de las células cancerígenas. Y por eso se ha convertido en una de las principales vías de señalización para los fármacos inmunoterápicos ya autorizados (pulmón, melanoma, riñón y vejiga) y también lo es en el cáncer de mama.

Pero no todas las personas que tienen tumores expresan esa proteína. Actualmente, la inmunoterapia va dirigida a todos los pacientes, expresen o no ese biomarcador, “parece que los pacientes que expresan PD-L1 responden mejor a los fármacos anti Pd-1/PD-L1, pero todavía no está claro si debemos tratar solo a los pacientes que expresen PDL1 ya que hay tumores que, independientemente del grado de expresión de esta proteína, responden bien al tratamiento”, señala la experta.

“En mama -añade- todavía no está definido porque todavía no hemos llegado a ese punto. Hay estudios dirigidos a pacientes con PDL1 positivo y otros para todo tipo de afectados. De momento, es un tratamiento que va dirigido a todos los pacientes, aunque se están investigando biomarcadores que nos indiquen cuáles son los que realmente se benefician de la inmunoterapia”.

Todavía muchas incógnitas por resolver y mucho camino por andar en la inmunoterapia para el cáncer de mama. “Dentro de un año -apunta Esther Holgado- vamos a tener ya resultados de los ensayos clínicos en fase III que ya apuntan buenas perspectivas”.

Fuente: Noticias EFE – Salud.