La ronda de la muerte

LITERATURA A nadie le gusta hablar de la muerte y menos aún tratar ese tema con nuestros hijos e hijas. Ni siquiera queremos pensar en ella, la de la ...
publicado por
Agencia EFE avatar photo
hace karma
0
LITERATURA

A nadie le gusta hablar de la muerte y menos aún tratar ese tema con nuestros hijos e hijas. Ni siquiera queremos pensar en ella, la de la guadaña; preferimos disimular su presencia inmortal, como si sus ojos profundamente negros no existieran. Pero su advenimiento amenazador al intelecto infantil nos enfrenta sin remisión a una “inevitable toma de conciencia”, más aún si la muerte se cierne sobre las mujeres, especialmente en su papel maternal, ya que sus estragos encarnan el fin del cariño o del amor y la llegada del desamparo, como pasa en muchos cuentos o en muchas realidades, donde la vida está a merced del capricho de los hombres

MADRID / EFE / GREGORIO DEL ROSARIO Domingo 30.10.2016


Madres muertas

-Mamá, ¿me cuentas un cuento? -dice Elmo.
-¿Cuál? -pregunto, resignada.
-El que tú quieras.
-Érase una vez un rey y una reina que tuvieron una hija guapísima, de labios rojos como la sangre y la piel blanca como la nieve. Por eso la llamaron Blancanieves. La mamá de Blancanieves se murió, y el papá se casó con otra señora.
-Mamá.
-Qué.
-¿Por qué en los cuentos las mamás de verdad siempre se mueren?
Me quedo pensando.
-Anda, pues es verdad. En Hansel y Gretel, en la Cenicienta, en Blancanieves…
Elmo se queda un rato callado. Luego me dice con cara de susto:
-Mamá.
-Qué.
-¿Tú te vas a morir?
-No, mi amor, yo no -le contesto, más asustada que él.

Madres muertas” es un relato breve de la escritora Isabel Cañelles (Editorial Relee).

Una Bailarina del ballet de Montecarlo actúa en el espectáculo de danza "La Cenicienta" en el Teatro Diana de la ciudad de Guadalajara (México), con el que celebraron los 20 años de la compañía, durante los cuales han trabajado especialmente la conjunción de la técnica del ballet clásico y la estética de la danza contemporánea.

Cenicienta necesitó la ayuda de su “Hada Madrina” para escapar de la perfidia de su madrastra y de la envidia de sus dos hermanastras. EFE/José Méndez

Dead mothers

“Mom, will you tell me a story?” says Elmo.
“Which one?” I ask, resignedly.
“Whichever you want.”
“Once upon a time there was a king and a queen and they had a beautiful daughter, with lips as red as blood, and skin as white as snow. That’s why they called her Snow White. Snow White’s mother died and her father married another lady.”
“Mom.”
“What?”
“Why do real mothers die in the stories?”
I think about this.
“Well, actually it’s true. In Hansel and Gretel, in Cinderella, in Snow White ?”
Elmo is quiet for a while. Then he says with a frightened look, “Mom.”
“What?”
“Are you going to die?”
“No, my love, not me,” I answer, more scared than him.

Translation/Traducción: Fionnuala Ni Eigeartaigh.

Isabel Cañelles, escritora, con sus dos hijos, Elmo y Ari, personajes de un libro de relatos-efe Isabel Cañelles con Elmo y Ari

Fuente: Noticias EFE – Salud.