Académicos europeos en el Reino Unido, 'invitados a marcharse' por el Brexit

06.02.2017 – 05:00 H. Mantener a la City como capital económica europea tras el Brexit es una de las grandes obsesiones del Gobierno de Theresa May. Los ...

06.02.201705:00 H.

Mantener a la City como capital económica europea tras el Brexit es una de las grandes obsesiones del Gobierno de Theresa May. Los llamados “pasaportes financieros” ocupan cada día los titulares. Pero, ¿qué ocurre con los “pasaportes académicos”? En el último Ranking Mundial de Universidades 2015-2016 publicado por Forbes, seis centros del Reino Unido encabezan el listado de las diez mejores instituciones de estudios superiores de Europa. Pero no habrá que esperar a que el país abandone el bloque para que la fotografía pueda cambiar: los académicos europeos ya están recibiendo cartas oficiales donde se les invita a dejar el suelo británico.

Colin Talbot, profesor de la Universidad de Manchester, ha visto con sus propios ojos la misiva recibida por una compañera holandesa que, tras vivir más de dos décadas en Reino Unido, solicitó el permiso de residencia cuando el Brexit ganó en el referéndum de junio. La respuesta fue la siguiente: “Como usted parece no tener una base alternativa de estancia en el Reino Unido debería preparar su salida. Si no abandona el país voluntariamente se tomarán medidas para hacer efectiva su salida…”.

Talbot escribió al respecto un mensaje en Twitter y en cuestión de horas recibió más de 2.000 respuestas, la gran mayoría contactándole por privado. Se decidió a investigar la situación. El informe que ha publicado ha superado en cuestión de días las 175.000 visitas. “Realmente existe un problema. Ya no sólo es la preocupación que hay ahora mismo en el sector académico, sino el miedo que tiene la gente a hablar públicamente. Mi propia compañera me pidió que no revelara su identidad”, explica a El Confidencial.


Celia Maza. Londres

El Gobierno de Theresa May lanza el documento que estipula sus prioridades para la salida británica de la UE entre críticas de la oposición laborista, que asegura que “no dice nada”

Según Talbot, la mayor parte de la discusión sobre las universidades se ha concentrado en “cuestiones de financiación, cooperación, investigación y estudiantes”, pero se ha prestado “mucha menos atención a lo que mantiene a los centros funcionando, el personal académico”. “¿Qué va a significar el Brexit para los más de 30.000 académicos europeos que hay ahora mismo en el país?”, se pregunta el experto.

La cifra representa el 16% del profesorado universitario que hay en Reino Unido, según la Agencia de Estadísticas de Educación Superior. Aunque en los centros de más prestigio, el porcentaje es más alto. En Oxford, por ejemplo, los comunitarios representan el 24%, en Cambridge el 22% y en la London School of Economics (LSE) hasta el 38%.

El economista español Luis Garicano, catedrático en LSE, asegura que, sin lugar a dudas, “el liderazgo universitario británico está en riesgo”. “El Reino Unido es un país exportador de servicios y en este sentido el sector académico es clave. Pero con el Brexit se han dado un tiro en el pie”, matiza a este diario. “Ya no es cuestión de que se garanticen derechos, yo espero que prevalezca el juicio, sino de que se ha perdido atractivo, como pasa en todos los sitios donde hay hostilidad hacia el extranjero. Y sí conozco algunos compañeros que están planteando irse. En este sentido, la situación representa una gran oportunidad para España”, señala. “En el sector académico hay tristeza, preocupación y entiendo que algunos también tengan incluso miedo porque yo mismo he vivido tras el referéndum situaciones donde la gente ha reaccionado de forma agresiva”, recalca.

Científicos investigan contra el cáncer en los laboratorios de la Universidad de Oxford, en mayo de 2016 (Reuters)Científicos investigan contra el cáncer en los laboratorios de la Universidad de Oxford, en mayo de 2016 (Reuters)

Los que se van y los que no vienen

En este sentido, Talbot asegura que “a los que se van, hay que sumar los que ya están dejando de venir”. “Hay universidades como en la que yo trabajo donde apenas reciben solicitudes de europeos a las ofertas de empleo. ¿Pero quién va a aplicar a un puesto si nadie le asegura que puede luego quedarse en el país?”, matiza.

Según Universities & Colleges Admissions Service (UCAS) –donde se gestiona la admisión de estudiantes-, desde el Brexit las solicitudes de europeos para las universidades del Reino Unido también han descendido un 7%. La primera ministra británica no quiere dar garantías a los 2,8 millones de comunitarios que viven actualmente en el Reino Unido (la prensa habla de 3,5 millones porque no todos están en registrados en los consulados) hasta que no se ofrezca una seguridad para los 890.000 británicos que viven en otros lugares de la UE, entre ellos, los 300.000 que se encuentran en España (la mayoría jubilados). “Si todos los europeos que hay ahora en Reino Unido pidieran el permiso de residencia se tardarían 140 años en realizar los trámites con el sistema actual”, asegura Talbot.

Ante las críticas de la oposición laborista, David Davis, ministro del Brexit, ha señalado que no se piensa “echar a nadie”. “Esa es una afirmación indignante”, ha dicho. Pero lo cierto es que las cartas que están recibiendo algunos europeos dicen todo lo contrario. “Obviamente estas cartas no pueden tener validez legal porque a día de hoy los comunitarios tienen el derecho de vivir aquí. Pero eso no quita que las misivas generen una gran angustia”, explica Talbot.


Eugenio Blanco. Londres

Los españoles residentes en el Reino Unido no quieren dar la impresión de que se esté produciendo una persecución, pero muchos tienen la impresión de que algo ha cambiado

Según el profesor, el procedimiento actual para solicitar la residencia engloba un documento “kafkiano” de 85 páginas donde se pide una “infinidad de datos complicadísimos de demostrar que dan lugar a errores burocráticos”. “Y en cuanto hay una cosa mal, la respuesta es que tienes que abandonar el país”, explica. “Durante los trámites también se les requisa el pasaporte por un tiempo y esto en el sector académico es inviable. El universitario es un mundo donde se trabaja mucho con equipos internacionales y multidisciplinares”, añade.

El Confidencial se puso en contacto con el ministerio del Interior, pero con respecto a la carta recibida por la profesora holandesa aseguraron que “no hacían comentarios sobre casos concretos” y sobre la situación de los académicos europeos señalaron que “el Gobierno ha manifestado que garantizar los derechos de los comunitarios que viven en el Reino Unido es una de las prioridades” de cara a las negociaciones con Bruselas.

Por su parte, el físico Brian Cox, investigador de la Real Sociedad de Londres, asegura que aunque “muchos de los mejores investigadores y profesores del mundo han hecho del Reino Unido su hogar, sé que hay pocos académicos, si es que los hay, tanto dentro como fuera de la UE, que se sienten ahora más cómodos en nuestro país que antes del referéndum”. “Esta es una receta para el desastre”, recalca.

Fuente: ElConfidencial.com