Atacado con una tabla por “hablar español” en Reino Unido

22.10.2016 – 17:22 H. – Actualizado: 1 H. Unas imágenes grabadas por una cámara de seguridad han revelado un nuevo ataque xenófobo en Reino Unido. La ...

22.10.201617:22 H. – Actualizado: 1 H.

Unas imágenes grabadas por una cámara de seguridad han revelado un nuevo ataque xenófobo en Reino Unido. La agresión tuvo lugar en mayo, en plena campaña previa a la consulta del Brexit del 26 de junio, contra un joven valenciano de 27 años de edad, Tomás Gil, que vivía y trabajaba en Bournemouth, ciudad del sur de la isla. El pasado miércoles se celebró el juicio en el que el agresor, Daniel Way, logró evitar la pena de 12 meses de cárcel por su “débil estado emocional” y fue condenado a 150 horas de trabajos sociales con una compensación de 800 libras (alrededor de 900 euros) que debe pagar a la víctima.


Eugenio Blanco. Londres

Los españoles residentes en el Reino Unido no quieren dar la impresión de que se esté produciendo una persecución, pero muchos tienen la impresión de que algo ha cambiado

“El vídeo fue impactante cuando lo vi en la policía y aunque no pensaba que se iba a montar la que se ha montado pensé que el vídeo por ahí saldría…”, comenta Tomás a este periódico por teléfono desde España, tras su regreso el pasado mes de septiembre. 

Según ha contado Gil, todo ocurrió en la madrugada del 19 de mayo. “Nos íbamos para casa los dos cuando se acercó chillando ‘fucking Spanish, speak English (puto español, habla inglés)’ y en ese momento me encaré un poco, pero Silvia me coge y dice ‘déjalo’…”. En el vídeo se ve cómo el agresor pasa al lado de la pareja y arranca un tablón de la pared con tanta fuerza que cae al suelo para después arremeter contra Tomás.  

“Él hace como que no va con él la cosa y nosotros seguimos a lo nuestro. En eso que coge el palo y viene hacia nosotros y ya cuando me giro veo que viene corriendo pero no veo ni el palo y ahí es cuando me viene el palazo”, recuerda. Un chico y el personal de seguridad de los pubs de la zona corrieron hacia el agresor y consiguieron retenerle hasta que llegó la policía. Tomás perdió el conocimiento y pasó “una semana y pico con la boca hinchada, sin casi poder comer los primeros días”, pero no llegó a romperle nada. 

Captura de la agresión contra el valenciano Tomás Gil en BournemouthCaptura de la agresión contra el valenciano Tomás Gil en Bournemouth

El vídeo, revelado por CCTV, ha comenzado a circular en medios británicos y sirvió para que Way reconociera el ataque durante la audiencia. Incluso admitió que increpó al español para que hablara en inglés y que se sentía algo aturdido después de la caída. Su abogado, Guy Draper, alegó que el agresor está muy arrepentido por su “lenguaje racista” y asegura que incluso lloró al ver las imágenes. Y justificó, según publica el Daily Mirror, que “había sufrido una reciente ruptura con su novia. Probablemente debido a esto, empezó a medicarse y aquella noche bebió mucho“. Otro argumento que aduce la defensa de Way, de 37 años de edad, es que le habían diagnosticado un trastorno por déficit de atención con hiperactividad

“Yo me entero de todo esto porque un amigo me pega el enlace de un periódico inglés (el Bournemouth Echo) en mi muro de Facebook”, cuenta Gil. Después se ha puesto en contacto con la policía de Bournemouth y con las Cortes, pero sólo le han recomendado que se busque un abogado. “No lo entiendo, porque el policía que nos tomó declaración nos llamó para decir que iríamos a juicio y después cuando le di mi email y le dije que volvía a España se cortó la comunicación“, añade.

El abogado alega que el agresor “había sufrido una reciente ruptura con su novia. Probablemente debido a esto, empezó a medicarse y aquella noche bebió”

El propio agresor se puso en contacto con Tomás este viernes. “Supongo que ha sido recomendación de su abogado para rebajarse condena”, señala. Este incidente es el único caso de xenofobia cercana que ha vivido este español, residente en Bournemouth durante cuatro años, algo que achaca a que la ciudad tiene mucha vida universitaria y gente de todas partes del mundo.

La violencia contra los extranjeros estalló de manera evidente después del Brexit. Tan sólo en la semana posterior al plebiscito, un informe policial acreditó un aumento del 57% de los abusos xenófobos con respecto al año anterior. Polacos, pakistaníes, turcos y también la comunidad española han sido víctimas de esa oleada racista que desató la salida de la Unión Europea. Pero la tensión aparentemente continúa, como se ha podido conocer esta semana, tras conocerse un vídeo grabado en el metro de Londres en el que un hombre golpeaba a un hombre de origen bangladeshí y su mujer, sevillana, salía corriendo del vagón detrás de él gritando en español: “cabrón, racista, nazi”.

Fuente: ElConfidencial.com