¿Bajas, qué bajas? El Real Madrid de James se pasea hacia los cuartos

04.01.2017 – 23:37 H. – Actualizado: 3 H. El Madrid no tiene bajas. Esa frase la dijo una vez el entrenador del Leganés y la han pensado otros muchos ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

04.01.201723:37 H. – Actualizado: 3 H.

El Madrid no tiene bajas. Esa frase la dijo una vez el entrenador del Leganés y la han pensado otros muchos que se han enfrentado al Madrid en una situación en la que se ausentaban varios de sus futbolistas principales y han acabado igualmente derrotados. Sampaoli lo tendrá igual de claro a partir de ahora. No jugaron esta ida de los octavos de final de la Copa del Rey ni Keylor, ni Ramos, ni Pepe, ni Bale, ni Benzema, ni Cristiano, ni Lucas. Y qué más dará. Los blancos ya pueden empezar a pensar con libertad en qué equipo prefieren en el sorteo de cuartos, porque esta eliminatoria está prácticamente cerrada. Luego dirán que no, que en el fútbol puede pasar cualquier cosa, pero alguien que crea que a este Madrid, el de los 38 partidos sin perder, se le pueden meter cuatro goles sin recibir ninguno será un iluso.


Jesús Garrido

Pese a la trascendencia del partido y del rival, el entrenador no dudó en dejar fuera a su mejor jugador con la idea de no sobreexponerle y que llegue en las mejores condiciones a final de curso

Cuantos menos jugadores tiene el Madrid, mejor funciona. Esta conclusión se puede obtener después de lo visto en este encuentro, uno de los más completos en todos los sentidos del conjunto merengue en el presente curso. ¿Que no están los mejores? Da exactamente lo mismo, los que juegan son igual de buenos o al menos juegan tan bien o mejor que los que no están. El gran mérito de Zinédine Zidane no es haber ganado tres títulos en su primera experiencia como entrenador, ni los meses invicto, sino conseguir que los 24 jugadores de la plantilla sean competitivos, que no haya titulares y suplentes muy marcados, sino que el que entra sea tan útil como el que sale.

El Sevilla es excepcional, y el Madrid lo ha convertido en una muñeca de trapo inerte. Bueno, el Madrid, el desacierto de Mateu Lahoz y, en parte también, la falta de tino de sus futbolistas cuando tenían todo a favor para marcar ese gol que nos dejaría un encuentro de vuelta con una chispa de gracia. Bajo el mando de Sampaoli, los hispalenses han cambiado media plantilla, o sea, lo de siempre, y han variado su forma de jugar, y pese a estas diferencias tan significativas es el tercer equipo que más puntos ha sumado y sigue vivo en las tres competiciones, aunque en la Copa apenas le quede expirar el último aliento.


Alonso C.

Mateu Lahoz pitó un penalti a favor del Real Madrid que no fue. Una decisión que hizo arder las redes, con el sevillismo en pie de guerra con el colegiado

Apostó esta vez por una defensa tradicional de cuatro y mucho talento de centro del campo hacia delante. Es decir, un equipo construido en torno a la idea de gestionar el fútbol a través del balón; y, como tal, la propuesta inicial fue esa misma: tratar de desarrollar un juego posicional desde la base que apelotonase al Madrid sobre Casilla y, así, encontrar ocasiones de gol. Fantástica idea, lamentable representación de la misma, provocado esto por una presión constante del contrario altísima, escalonada, en una palabra, organizada. El primer gol fue origen de esto mismo: el Madrid, colocado arriba, obligó a Mercado a arriesgar, Casemiro apretó a N’Zonzi, le llegó a James y la puso donde le dio la real gana.

La tijera que intentó Modric. (EFE)La tijera que intentó Modric. (EFE)

Los suplentes sí presionan

Esto es algo que solo puede hacer el Madrid con estos jugadores. No es probable que ocurra lo mismo en otro encuentro con los protagonistas esta vez ausentes en el campo por un simple motivo: ni Cristiano, ni Bale, ni, sobre todo, Benzema son capaces de ejercer una presión tan firme durante tantos minutos para robar arriba. No sirven para eso. Morata, Asensio y James, y más si se posicionan como lo hizo hoy el equipo blanco, con seis jugadores en campo contrario. Tuviese o no el Madrid la posesión, la ubicación de los jugadores era similar. Casemiro cerraba en la mitad del círculo central sevillista, Modric y Kroos volaban a sus anchas y los tres atacantes echaban su aliento a los defensas rivales. No había salida limpia posible. Y James y Varane ponían la guinda con goles definitorios.

Lo que se genera con esta situación es una mayor posesión del Madrid, naturalmente. Y con los jugadores que tiene, sabe qué hacer con el balón. Pues estos futbolistas, además de ser excelentes técnicamente, no escatiman esfuerzos físicos. Ni siquiera James. Ese que dijo hace dos semanas que estaba harto y que se quería largar hizo una primera hora soberbia, con dos goles, donde más disfruta, detrás del delantero, con libertad para moverse por todas partes, para influir allá donde le apetezca y le necesite el equipo. N’Zonzi e Iborra no estaban ni viendo por dónde les salía James.

El Sevilla, como sabe jugar y lo hace bien, alguna tuvo. Pero sus jugadores estaban tan encimados que cada balón que tocaban debía ser repartido con premura para que no se lo robasen, y la fluidez que necesitan jugadores como Nasri y Ganso apenas aparecía. Ganso, en realidad, no apareció más que en los balones parados. Aun con ello, el fallo de Correa y el sucesivo de Iborra habrían hecho que hablásemos de otra cosa, igual que el posterior de Vitolo.

Aunque, para ser justos, si llega a entrar la tijera de Modric, solo hablaríamos de ello, su belleza habría sido incalculable. Y más viniendo del jugador que viene, dotado de una elegancia que no se encuentra a menudo. Zidane, como hizo su maestro Ancelotti, está volviendo a sacar lo mejor del croata, y lo está haciendo dándole tranquilidad y espacio con un escolta a la espalda como Casemiro, del que se puede fiar. De esa manera, Modric (y Kroos) tiene mucha más profundidad. Remató en esa acción, provocó el dudoso penalti. Modric actuaba como si tuviera 20 años otra vez y volviese a ser mediapunta. Ahí Modric es feliz, y si él sonríe, sonríe el Madrid.

Ficha técnica

3 – Real Madrid: Casilla; Carvajal, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro, Kroos, Modric; James (Danilo, m.79), Morata (Mariano, m.83) y Asensio (Isco, m.66).

0 – Sevilla: Sergio Rico, Mariano Ferreira, Rami, Mercado, Escudero, N’Zonzi, Iborra (Kranevitter, m.59); Nasri, Ganso (Sarabia, m.46), Vitolo y Correa (Ben Yedder, m.82).

Goles: 1-0, M.11: James Rodríguez. 2-0, M.29: Varane. 3-0, M.44: James Rodríguez, de penalti

Árbitro: Antonio Miguel Mateu Lahoz (Comité Valenciano). Amonestó a Iborra (m.24), Ganso (m.26), Carvajal (m.42), Marcelo (m.42), Mercado (m.43) y Vitolo (m.83)

Incidencias: partido de ida de los octavos de final de la Copa del Rey disputado en el estadio Santiago Bernabéu ante 78.969 espectadores. Se guardó un minuto de silencio en memoria de Gregorio Paunero, exvicepresidente y exdirectivo del Real Madrid.

Fuente: ElConfidencial – Deportes