Con las fuerzas especiales iraquíes en Mosul

02.11.2016 – 05:00 H. Son los comandos contraterroristas, la antiguerrilla, la unidad de élite de las fuerzas de seguridad de Irak entrenadas por Estados ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1,10

02.11.201605:00 H.

Son los comandos contraterroristas, la antiguerrilla, la unidad de élite de las fuerzas de seguridad de Irak entrenadas por Estados Unidos. Son ellos, los comandos de la Golden Division, los primeros que han entrado en Mosul y quienes lograrán la definitiva derrota de Daesh en la capital iraquí del Califato. Vestidos con casco y gafas de visión nocturna y armados con rifles de asalto, las fuerzas especiales iraquíes (ICTS por sus siglas en inglés) combaten por primera vez en la periferia de la urbe, en la zona industrial de Gaglaji. Esta semana, después del avance desde Bartella, lanzan el último asalto por el este de la ciudad para entrar definitivamente e iniciar la batalla callejera.

Este martes, la Golden Division estableció su frente a la altura de Bazwaia, un pueblo a 3 kilómetros de Mosul. En un pequeño inmueble de carretera, varias unidades se preparan para la ofensiva final. El edificio era antes una posición de los yihadistas; los muros, las ventanas y la azotea están dañados por el impacto de los proyectiles. Desde el tejado, tres vigilantes divisan con dificultad la ciudad de Mosul debido a una repentina tormenta de arena. Los soldados más jóvenes se hacen fotos sobre un Hamvee negro aparcado. Frente a la nueva posición de la División Dorada todavía humean los restos de un coche bomba con el que un yihadista ha atacado a las seis de la mañana. Entre los escombros puede verse una de las piernas del combatiente.

De pronto, frente a la pequeña trinchera levantada en Bazwaia, Daesh lanza otro contraataque. Los francotiradores yihadistas disparan desde edificios próximos a la carretera e incluso atacan con proyectiles de morteroSegún explica Amer Majed, uno de los miembros de estas fuerzas especiales, por la mañana lograron asegurar el pueblo de Bazwaia y el convoy de vehículos militares ha avanzado a la zona de fábricas de Gaglaji. “Seguramente controlaremos esa zona al final del día”, afirma a El Confidencial Majed, que se unió a la Golden Division durante la batalla de Ramadi en el año 2013. El recluta asegura que la resistencia de Daesh es menor que la de hace dos semanas en el inicio de la ofensiva. “Creemos que están cansados y por eso se retiran antes de sus posiciones”, afirma frente a la entrada del pequeño puesto de control.

La estrategia defensiva de Daesh está siendo la misma que durante los primeros días de la operación. Un táctica de defensa basada en la colocación de IEDs en las carreteras y los pueblos de los que se retiran, ataques sorpresa a través de los túneles, el uso de francotiradores en las azoteas y el ataque con coches bomba VBIED. La carretera que une Erbil con Mosul está plagada de los restos de neumáticos quemados y de los agujeros de las minas que las fuerzas iraquíes han retirado. Los combatientes de la Golden Division dicen que esperan el mismo tipo de defensa en el interior de Mosul, “pero a mayor escala y en mayor proporción”.

De pronto, frente a la pequeña trinchera levantada en Bazwaia, donde se arriman algunos periodistas, Daesh lanza otro contraataque. Los francotiradores yihadistas disparan desde edificios próximos a la carretera e incluso atacan con proyectiles de mortero. Los reporteros buscan resguardo en la planta baja del edificio de la Golden Division mientros los militares avanzan con sus rifles de combate. “¡Rápido, rápido!”, grita el Teniente Coronel. Pronto llegan refuerzos desde el este, otros tres vehículos de las fuerzas especiales, con un comando todavía mejor equipado. En quince minutos, Daesh detiene la contraofensiva.

Miembros de la Golden Division en el pueblo de Bazwaia, a tres kilómetros de Mosul (Foto: Pilar Cebrián).Miembros de la Golden Division en el pueblo de Bazwaia, a tres kilómetros de Mosul (Foto: Pilar Cebrián).

Desde Mosul, un convoy de hamvees retrocede hacia las posiciones iraquíes. “Nos han atacado con un túnel doble. Dos yihadistas han salido de él por sorpresa”, exclama uno de soldados con la cara cubierta de arena. “Hoy nos han atacado con unos 3 o 4 coches bomba”, explica otro de ellos, Dahea Mahmud, “pero nosotros hemos avanzado con 23 vehículos”. Y este es precisamente uno de los riesgos de la estrategia iraquí en la ofensiva de Mosul. El rápido avance hacia el núcleo urbano implica que las tropas no ‘limpien’ los pueblos sobre los que marchan. Esta táctica facilita la reaparición de asaltos de la insurgencia.

La unidad de élite reconoce que se prepara para una batalla callejera por Mosul. Un combate muy diferente al de las últimas dos semanas. De momento, los enfrentamientos se han producido a campo abierto y con grandes vehículos blindados, además contar con el apoyo aéreo de la Coalición Internacional. La lucha en Mosul tendrá lugar en un escenario urbano, calle a calle y cuerpo a cuerpo. Un reto en el que las fuerzas iraquíes deberán demostrar su habilidad en la lucha de guerrilla. “No es nuevo para nosotros”, afirma uno de ellos, “ya la aprendimos en batallas como la de Ramadi o Faluya”. Según revela el Teniente Coronel Alaa, el inicio de la gran batalla por Mosul podría comenzar en los próximos “dos o tres días”, aunque “terminaremos con Mosul hacia finales de este año”.


Pilar Cebrián. Bashiqa (Irak)

Los kurdos cercan Bashiqa, a pocos kilómetros de Mosul, para asfixiar a los milicianos de ISIS que resisten en su interior. Así es la batalla que abrirá las puertas hacia la ‘capital’ del ‘Califato’

En el patio interior de la improvisada base de la división de élite, rodeados de chasis, neumáticos y viejos automóviles que los yihadistas usaban para fabricar coches bomba, dos altos mandos comentan los desafíos que presenta una ciudad como Mosul, en la que Daesh se ha atrincherado durante dos años. El Teniente Coronel Alaa asegura que en Mosul solo permanecen “entre 1.000 y 2000 combatientes de Daesh”. El alto rango, que afirma tener informadores dentro de la ciudad, dice que cuando comience la batalla la población ofrecerá resistencia, es decir, “tomarán las armas y se unirán al ejército iraquí”.

A su lado, otro alto rango en una “unidad de inteligencia” dice que de momento lo único que les ha sorprendido de las tácticas yihadistas es un armamento muy avanzado que han incautado a Daesh, probablemente obtenido en Siria. Ambos reconocen que tienen drones sobre el terreno con los que confirman sus fuentes y que hasta ahora han sido fidedignas. “La mayoría de los de Daesh que quedan dentro de Mosul son combatientes, los altos mandos, que son extranjeros, ya han huido. Tenemos la confirmación de que uno de ellos está en Raqqa”.

Fuente: ElConfidencial.com