Cristiano se fue a regañadientes, pero pudo negarse, como ya hizo Messi

26.09.2016 – 05:00 H. Aunque es posible que la mayoría de los aficionados lo desconozcan y puede que hasta muchos futbolistas también, si en un partido hay ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,30

26.09.201605:00 H.

Aunque es posible que la mayoría de los aficionados lo desconozcan y puede que hasta muchos futbolistas también, si en un partido hay un cambio y un jugador no quiere salir del campo, el árbitro tiene que ordenar que se reanude el partido y no se realice la sustitución. Es decir, que aunque es al entrenador a quien le corresponde decidir una sustitución y a su delegado solicitársela al cuarto árbitro, que el cambio se produzca depende en última instancia del jugador que va a ser sustituido, quien normalmente, le guste menos o le disguste más, acepta la decisión de su técnico por respeto a éste, además de al compañero que está en la banda listo  a entrar por él.


Kike Marín

Un libro que lleva por título ‘La fórmula Real Madrid’ revela las ‘cualidades’ que debe tener el entrenador del equipo blanco y que “Florentino Pérez ha aprendido a buscar”

En la regla 3 de las Reglas de Juego de la International Association Board que hace referencia al ‘número de jugadores’, se explica el procedimiento de sustitución, aunque no se especifica que es el jugador sustituido quien tiene que aceptar la decisión de su entrenador para salir del campo y de este modo que pueda entrar su compañero, si bien los árbitros lo saben perfectamente. Es decir, que en cierto modo esto es algo que se da por hecho y que, salvo excepciones, no suele suponer un problema para los entrenadores, a quienes sí corresponde dar a conocer el once inicial de su equipo.

Cristiano se fue a regañadientes, pero pudo negarse, como ya hizo Messi

 

El ejemplo más claro y cercano pudo ser cuando Messi se negó a ser sustituido por Luis Enrique durante un Barcelona-Eibar (3-0). Corría el minuto 76 y el técnico asturiano llamó a Leo para indicarle que iba a sustituirle. Sin embargo, el argentino le hizo un gesto con la mano y se alejó en dirección contraria a los banquillos, de ahí que Luis Enrique no tuviera más remedio que hablar con su segundo, Juan Carlos Unzué, y dar entrada a Munir por Neymar.

Ya en la etapa de Guardiola el crack argentino no quiso abandonar el terreno de juego, también con el único de dosificarle para el siguiente partido, aunque con Pep no fue tan evidente, pues la cosa se quedó en un intercambio de impresiones en el que, eso sí, terminó por imponerse la decisión de un Messi que siguió jugando.     

Cristiano, en el partido contra Las Palmas. (REUTERS)Cristiano, en el partido contra Las Palmas. (REUTERS)

“Tenemos un partido el martes en Dortmund y por eso lo cambié. Él jugó bien, como siempre”. Una cosa es que Zidane fuera valiente al retirar a Cristiano y otra que el entrenador del Real Madrid fuera tan osado de admitir que lo hizo porque el portugués no estaba jugando bien. Basta, por ejemplo, con leer las crónicas de los dos diarios deportivos de Madrid para comprobar que en ambas Cristiano fue calificado con una raya, es decir, la peor puntuación posible. De hecho, tanto en ‘Marca’ como en ‘As’, el portugués fue el único jugador del Real Madrid no es valorado al menos con una estrella o una pica, respectivamente.

Cuando en el minuto 72 el cuarto árbitro levantó la tablilla con el 7 de Cristiano y el 17 de Lucas Vázquez, al portugués se le cambió la cara, pero en ningún momento se le vio dispuesto a negarse a salir del campo y montar así un numerito. Al igual que cuando decidió prescindir de Ronaldo y Bale para el partido de Cornellà, Zizou entendió que lo más inteligente era no preguntar. “Nunca vamos a arriesgar con ningún jugador”, se limitó a comentar. 

Cristiano se marchó despacio, enfadado también por la pitada que le estaba dedicando el Estadio Gran Canaria, y chocó la mano que le ofreció su entrenador, si bien es cierto que no le miró. Una vez sentado en el banquillo, el portugués siguió mostrando su enfado, el cual era tal que tampoco se acrecentó con el empate de Las Palmas. 

A Ronaldo no se le vio cómodo durante el partido. Quizás porque aún no ha cogido su mejor forma, en varias ocasiones estuvo impreciso con el balón. Sabido es que no ver puerta es algo que le exaspera y esta temporada sólo ha podido marcar un gol. Incluso dio la sensación de que Cristiano no celebró el 1-2 de Benzema, en el rechace de Javi Varas a tiro de portugués, quien precisamente parece lamentarse de no haberlo marcado él, algo que por otro lado ya le ha ocurrido más veces. 


Javier Gómez Matallanas

Al francés se le ha ido a lesionar el único futbolista que no tiene recambio natural en la superplantilla del Madrid, para algunos, como Florentino, la mejor que ha tenido nunca

En 238 partidos de Liga con el Real Madrid, Cristiano ha sido cambiado en 19 ocasiones, sin contar entre éstas las que tuvo que retirarse lesionado. La anterior sustitución a la del partido de Las Palmas fue esta misma temporada contra Osasuna en el Bernabéu. Zidane le retiró en el minuto 66, aunque con el partido resuelto y un gol en el casillero del portugués, algo que no sucedió este sábado, donde el Madrid se dejó dos puntos. Cristiano se fue enfadado, pero bien pudo negarse a abandonar el campo y no lo hizo

Fuente: ElConfidencial – Deportes