Del “notable alto” a “un punto cuando no merecíamos nada” en solo una semana

27.11.2016 – 23:45 H. Luis Enrique calificó con un “notable alto” el partido del FC Barcelona ante el Málaga después de un empate a cero en el Camp Nou. ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

27.11.201623:45 H.

Luis Enrique calificó con un “notable alto” el partido del FC Barcelona ante el Málaga después de un empate a cero en el Camp Nou. Ocho días después terminó la rueda de prensa afirmando: “Nos llevamos un empate cuando no nos merecíamos nada”. El técnico ya no ha podido seguir disimulando ante el baño que le dio la Real Sociedad.

El Barça llegará al Clásico a seis puntos del Real Madrid y “eso ni siquiera es lo que más me preocupa”, dijo Piqué. ‘Winter is not coming’, ya está aquí y no hay que esperar hasta el 21 de diciembre cuando lo dicte el calendario. El Barça ya no es el Barça. En Anoeta fue un equipo irreconocible. De tanto colgarse en ‘los tres pepinos’ y esperar la genialidad de turno de Messi, no sólo ha perdido las esencias, sino cualquier tipo de señal que hacía del Barça el Barça.


Gonzalo Cabeza

El equipo azulgrana fue muy inferior a la Real y solo un gol de Messi y un gol mal anulado evitó que fuese peor. Ya son seis puntos los que le lleva el Madrid, que visita el Camp Nou el sábado

La Real fue el Barça: un equipo que quería el balón, que sabía pasarse la pelota, que estaba bien colocada sobre el terreno de juego, que tenía intensidad y criterio. El invierno se ha adelantado en el equipo azulgrana, hace un frío que pela y Luis Enrique ya no lo oculta. “Este puede ser uno de los partidos más fáciles de explicar, ha habido un rival muy superior al otro, nos han presionado de maravilla y no hemos sido capaces de dar cinco pases seguidos. Ha sido un milagro llegar al descanso con empate y ganar hubiera sido totalmente injusto. La Real ha sido infinitamente superior y además con una idea futbolística maravillosa, no estamos acostumbrados a que nos pase esto. Nos llevamos un empate cuando no nos merecíamos nada”, admitió en un ataque de sinceridad el técnico azulgrana. La superioridad de los donostiarras fue tal que decidió no camuflarla con explicaciones vacías. Habían sido mejores y punto

Especialmente en la primera parte, los datos fueron escandalosos. Un 52% de posesión para la Real, siete remates a puerta y ocho córners. El Barça, mientras, solo disparó una vez; Luis Suárez en el minuto 40’ y no fue entre los tres palos. La ‘MSN’ apenas tocó la pelota, el centro del campo ni la olía, Busquets era un islote y la defensa se vio sometida a un calvario constante porque les llegaban como aviones. La sensación no podía ser otra que la de perplejidad para un culé de toda la vida. El rival jugando con sus armas y dejándoles en pelotas, que hasta el mismísimo Luis Enrique no tuvo más remedio que reconocerlo ocho días después del “notable alto”.

Piqué, ante Willian José en Anoeta. (EFE)Piqué, ante Willian José en Anoeta. (EFE)

Sin argumentos futbolísticos

El empate, tras una gran jugada individual de Neymar que remató Messi, no maquilla el infame partido del Barça y las alarmas se han disparado. El clavo ardiendo es ahora el partido del próximo sábado ante el Real Madrid y ahí Luis Enrique sí que se mostró optimista: “Se verá un Barcelona muy diferente”. El problema es que no hay ningún argumento futbolístico que indique la resurrección, aunque por supuesto que es posible y el culé, por historia y ‘tarannà’ -talante, temperamento, actitud-  no está acostumbrado a hacerse el ingenuo.

Menos aún después de escuchar a Gerard Piqué: “Así será muy difícil ganar la Liga”, dijo nada más terminar el partido ante los micrófonos de ‘Movistar’. Y más: “En la primera parte no estábamos, nos han ganado por juego, pero sobre todo por actitud”. Y más todavía: “Jugando en el Barça es muy difícil decir esto, pero el empate es bueno dentro de lo que cabe. Se nos van dos puntos más, pero es lo que menos me preocupa ahora mismo”.

Luis Enrique restó trascendencia a las palabras de su jugador “porque las entrevistas justo al acabar el partido son peligrosas y no se ajustan a la realidad. Estamos en la jornada 13. Desde que yo soy entrenador del Barça esto no nos había pasado nunca, hay que pensar en mejorar sin ninguna duda, pero estamos en noviembre y nada está perdido todavía”.

Es cierto que el Barça aún no ha perdido ningún título. Pero, por primera vez en la era Luis Enrique, se tuvo que conformar con un empate ante un equipo que ha jugado mucho mejor que él al fútbol. Y eso es difícil de digerir una semana después del “notable alto”. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes