Durao Barroso, Guterres… ¿Por qué Portugal produce tantos líderes internacionales?

15.10.2016 – 18:33 H. La elección del ex primer ministro portugués António Guterres como secretario general de las Organización de las Naciones Unidas ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

15.10.201618:33 H.

La elección del ex primer ministro portugués António Guterres como secretario general de las Organización de las Naciones Unidas (ONU) ha venido a confirmar una tendencia: la gran cantidad de líderes mundiales que proceden de un país con poco más de 10 millones de habitantes como Portugal.

Antes de ocupar su nuevo puesto como noveno secretario general de la ONU a partir del 1 de enero de 2017 y tras abandonar su puesto como primer ministro de Portugal en el 2002, Guterres fue electo Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR).

Pero no es el único líder portugués moderno que ha ocupado puestos de representación internacional: José Manuel Durão Barroso, ex primer ministro de Portugal y fue presidente de la Comisión Europea durante casi diez años; Jorge Sampaio, expresidente de Portugal que ha ocupado numerosos puestos en la ONU; Diogo Freitas do Amaral, ex primer ministro interino y que fue presidente de la Asamblea General de las Naciones Unidas; y Mário Soares, expresidente y ex primer ministro de Portugal que asumió diversos cargos en comisiones y fundaciones e intentó ser presidente del Parlamento Europeo tras abandonar la política nacional.

José Manuel Durão Barroso. (EFE)José Manuel Durão Barroso. (EFE)

Sólo cinco de los primeros ministros y presidentes de Portugal tras la llegada de la democracia al país en 1974 no han ocupado cargos institucionales internacionales tras abandonar el cargo. 

Pero ¿por qué un país tan pequeño tiene tanta proyección en instituciones internacionales? En un artículo publicado en la web del Foro Económico Mundial, el CEO de Granito & Partners Rodrigo Tavares aporta cuatro razones:

La dictadura

El ‘Estado Novo’ de Portugal, el régimen autoritario que estuvo en vigor entre 1933 y 1974, fue la dictadura más longeva del siglo XX en Europa. Muchos de estos líderes fueron destacadores opositores a la dictadura y ascendieron al poder tras la Revolución de los Claves con un aura de prestigio internacional por luchar pòr la democracia. Mário Soares fue detenido en doce ocasiones, fue deportado a África y se exilió en Francia. Jorge Sampaio se involucró en la constestación al régimen fascista como líder estudiantil y abogado de presos políticos, al igual que Soares. Durão Barroso fue maoísta durante los años finales de la dictadura.

El sistema de gobierno

La república semipresidencialista que es Portugal, con un poder ejecutivo que reside en un primer ministro elegido por el parlamento y un presidente elegido por sufragio directo, disuade la inactividad político. El presidente, el gobierno, el parlamento y los partidos políticos están inmersos diariamente en debates políticos públicos. El primer ministro acude al parlamento cada dos semana y se reúne con el presidente cada semana.

El expresidente portugués Mário Soares durante un homenaje celebrado a Revolución de los Claveles. (EFE)El expresidente portugués Mário Soares durante un homenaje celebrado a Revolución de los Claveles. (EFE)

“La población exige elocuencia y contundencia de los líderes políticos, posiblemente incluso más que en otros países”, cree Tavares.”Las meteduras de pata en las declaraciones de los políticos son muy criticadas y esa experiencia probablemente ayudó a Guterres: era el candidato a secretario general con mayor habilidad en los debates. Al ser preguntado por su capacidad de mediar en conflictos globales complicados, Guterres a menudo recordó incidentes durante su etapa ‘intensa’ como líder de su partido”, añade.

Un país de consenso y muy neutral

A nivel diplomático, Portugal es ‘incoloro’. “Su posición suele ser la misma que la de la Unión Europa y su voz vacilante a menudo se pierde en la cacofonía global”, expone Tavares. “Más allá de promover la cooperación entre los países lusófonos y pedir más relaciones entre Europa, África y América Latina, (donde se hayan sus antiguas colonias), no tiene objetivos propios que puedan alterar las aguas internacionales“, explica. Por eso, los cinco Estados miembros permanente del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas (China, Francia, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos) y los países ricos de la Unión Europa tienen poco que objetar a un líder portugués.

Un antiguo imperio

Portugal tuvo colonias desde 1415 hasta 1999 pero los portugueses, cree Tavares, no lloran estas pérdidas, a diferencia de otras potencias colonizadoras. Aun así, “criarse en Portugal todavía significa tener una visión amplia del mundo. El extranjero no son tierras movedizas” para los lusos, explica.

Fuente: ElConfidencial.com