El Barcelona se independiza de España… al menos en marcar goles

25.09.2016 – 05:00 H. Que el Barcelona ha cambiado es evidente. No hay más que ver cualquiera de sus partidos para entender que el estilo no es el mismo de ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,80

25.09.201605:00 H.

Que el Barcelona ha cambiado es evidente. No hay más que ver cualquiera de sus partidos para entender que el estilo no es el mismo de otros tiempos. Sigue siendo un equipazo, pero es uno diferente. En eso ha tenido mucho que ver la salida de Guardiola, pero es aún más importante la política de fichajes. Cuando tienes que cuadrar en un once a Messi con Luis Suárez y Neymar firmas una hipoteca en condiciones beneficiosas. Sabes que con eso vas a ganar casi cualquier partido, que te conviertes de inicio en favorito para todas las competiciones. También que la manera de afrontar el fútbol está marcada por ellos, que no son organizadores sino finalizadores, aunque fútbol no les falte. 

La presencia de tres estrellas mundiales no es el único factor determinante en esto. El Barça ha cambiado en esta década, de arriba abajo, desde la presidencia a la cantera. Lo que antes era el club que pensó Cruyff ahora es un híbrido de muchas cosas en las que algunos factores principales han dejado de tener relevancia. La cantera, por ejemplo. No ha dejado de producir jugadores, la última irrupción satisfactoria, Sergi Roberto, demuestra que queda fondo de armario, pero ya no es la figura central que fue en otros días. El fútbol del Barcelona es hoy más de Suárez o de Neymar que de Busquets, aunque este siga teniendo un papel preponderante para darle cuerpo al equipo.  


Gonzalo Cabeza

El equipo de Luis Enrique deja el balón al rival durante buena parte de los partidos, pero no le importa, porque la pegada, incluso sin Messi, sigue siendo tan superior que no hay comparación

Eso también se ha notado en el remate. El Barcelona se ha internacionalizado, se ha acercado al Madrid en su idea de contar con el mejor jugador del mundo en cada puesto. Especialmente en lo que se refiere al gol. Llevan en esta temporada 19 goles a favor en la Liga Santander y ninguno de ellos fue de un español. La lista comprende a Messi, Suárez, Neymar, Arda, Rakitic, Mathieu y Rafinha. Cierto es que dos de ellos, Rafinha y Messi, son producto de la Masía, pues la internacionalización de la cantera viene de largo, pero el dato es, en sí mismo, chocante. Como si el Barcelona hubiese empezado a independizarse efectivamente de España. 

“Parece que fue un partido fácil, pero no lo fue”, decía Luis Enrique al calor del resultado. Es cierto, el resultado marca una goleada que no concuerda con lo que aconteció en El Molinón. Fue cosa del Sporting, corajudo y bien plantado, pero sobre todo del propio equipo y su pérdida de identidad. El Barcelona no domina de la manera que lo hacía antes, aunque los resultados son tan llamativos que no dan espacio para la preocupación por ello. El técnico, de todos modos, es consciente de todo esto. “Hay muchas cosas que mejorar“. 

“Empezamos flojos”

“La segunda parte empezamos muy flojos y dimos la posibilidad al Sporting de que se metiese en el partido; con un 0-2 el partido nunca está cerrado”, comentaba el técnico. Sus dos primeros goles habían llegado en la primera parte, casi seguidos, con dos zarpazos de Suárez y Rafinha que habían dejado noqueados a los gijoneses. Había en el ambiente la sensación de que el Sporting podía dar un susto. Por más que aquello fuese algo lejano porque solo hay que ver el reparto económico de la liga para saber que eso, realmente, no es una posibilidad. “La expulsión de Lora decantó el resultado final”, aceptó Luis Enrique en su conferencia de prensa. 

Quiso destacar Luis Enrique el trabajo de los laterales, aunque todo el mundo entendió a la primera que a quien se refería era a Sergi Roberto. Digné, ni fu ni fa. “Se jugó bien por las bandas y eso es importante cuando tienes enfrente a equipos que se cierran atrás”, explicó el asturiano. Luego abundó más en el canterano, al que se iban los ojos en muchas jugadas del equipo del partido que estaba haciendo. “No hay un lateral derecho mejor para el Barcelona, puede jugar de interior, de pivote lo que da muchas posibilidades”, explica. Da para pensar en la cantidad de cosas que podría hacer con él Guardiola, con lo que le gusta a Pep reconvertir a sus jugadores. 


Gemma Herrero

“Si hay un club y un jugador acostumbrados a este tipo de casos somos el Barcelona y Neymar”, aseguró el técnico asturiano antes de jugar ante el Sporting este sábado

Sergi Roberto, con tanto mareo de posiciones, parece contento de haber encontrado un espacio propio. “Estoy acostumbrándome, aprendiendo movimientos en ataque y defensa. Le estoy cogiendo cada vez más gusto a jugar en el lateral y contento por el equipo sobre todo”, decía, sin salirse de lo obvio, cuando terminaba el partido a pregunta de BeInSports. Él también cree que el equipo puede dar más y que hubo ratos en los que pudieron tener problemas. “En la primera parte nos ha costado, cuando hemos marcado el primero ya ha sido más sencillo para marcar más goles“, decía. 

Hay cosas, de todos modos, que nunca cambian. Se puede haber marchado la filosofía, haber suprimido el tiki-taka y abrazado la verticalidad, pero hay razones de aquella época que sobreviven y pasan de padres a hijos -de unos canteranos a otros, en este caso- y que se quedan instaladas en el argumentario. El portador de la antorcha, ahora, es el propio Sergi Roberto: “El campo no estaba en las mejores condiciones para hacer nuestro juego”. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes