El embrollo del calendario tras el aplazamiento del Celta-Real Madrid

04.02.2017 – 21:19 H. La climatología ha provocado un auténtico problema con el Celta-Real Madrid, aplazado por LaLiga este sábado por los desperfectos en ...

04.02.201721:19 H.

La climatología ha provocado un auténtico problema con el Celta-Real Madrid, aplazado por LaLiga este sábado por los desperfectos en Balaídos. ¿Cuándo se jugará? Mejor dicho, ¿cuándo se podrá jugar? Echando un vistazo al calendario de todas las competiciones, tanto nacionales como internacionales, la solución no es nada sencilla. Es un problema cuadrar este encuentro cuando a la vista sólo hay una fecha libre, pero a unos días de la última jornada liguera.

“LaLiga propondrá posibles fechas para disputar el citado partido escuchando la opinión de los clubes y los operadores de televisión, para que el presidente de la RFEF decida, como indica el procedimiento del reglamento federativo de acuerdo a los artículos 239, 240 y 241 para fijar la fecha de un partido aplazado, y que habitualmente delega en el Comité de Competición”, indicó la liga en su web pasadas las 21 horas de este sábado.


Alonso Castilla

El fuerte temporal ha dañado parte de la estructura de la grada de Río del estadio municipal de Balaídos. Durante la jornada del sábado se vivió en la incertidumbre

La tercera semana de mayo es la única que aparece en blanco. Sin embargo, no son fechas viables porque durante ese fin de semana se disputa la jornada 38 de la Liga, la última del campeonato. Por lo tanto, casi con total seguridad no se podrá acoplar entonces este encuentro entre Celta y Real Madrid que ha sido aplazado por el mal tiempo.

Imagen de una grada de Balaídos afectada por el temporal (EFE)Imagen de una grada de Balaídos afectada por el temporal (EFE)

Dentro de dos semanas, la Champions League y la Europa League se vuelven a poner en marcha. Uno y otro equipo están en liza en sus respectivas competiciones. La eliminación de los dos, llegado el caso, facilitaría la labor en el futuro, pero es algo que en estos momentos queda al azar. El equipo de Zidane se enfrenta al Nápoles en los octavos de final del gran torneo, mientras que la escuadra gallega quedó emparejada con el Shakhtar Donetsk en la fase de dieciseisavos. Y hasta marzo no se sabrá si el equipo de Zidane sigue en liza o no, mientras el Celta disputará sus dos partidos contra el combinado ucraniano en febrero.

En un año sin Mundial, Eurocopa o Copa América, pero sí con Copa Confederaciones, varias jornadas de LaLiga Santander se han acoplado entre semana. Todavía quedan por disputarse una a finales de febrero y principios de marzo, otra en la primera semana de abril y una última en el final de este mismo mes. Además, no conviene olvidar que el Real Madrid también tiene pendiente por disputar su partido ante el Valencia (en Mestalla), aplazado en su momento por la disputa del Mundial de Clubes. El encuentro se fijó para el próximo 22 de febrero, semana de competiciones europeas pero en la que no juega el equipo blanco.

Eduardo Berizzo sale ganando porque de esta manera puede preparar mejor el decisivo partido de Copa del Rey frente al Alavés, que se disputará en Mendizorroza. Tenía pensado, como él mismo desveló, dar prioridad a este partido, y ante el Real Madrid reservar a alguno de sus mejores efectivos. Al que no le habrá gustado nada el aplazamiento es a Zidane, que ve cómo el calendario se comprime todavía más, lo que no le hace ninguna gracia porque muchos jugadores deberán asumir más desgaste sin apenas tener tiempo para recuperarse.

En la imagen, Zidane y Berizzo (Reuters)En la imagen, Zidane y Berizzo (Reuters)

Así las cosas, si Real Madrid y Celta se mantienen con vida en Europa, no liberando ninguna fecha entre semana, habría que encajar este encuentro aplazado a la fuerza, y no sin polémica, durante esas jornadas de Liga en las que hay partidos entre martes y jueves. De esta manera, se podría aprovechar un lunes, aunque para ello, por detrás y por delante, habría que hacer encaje de bolillos para satisfacer a los dos clubes.

Las selecciones nacionales tampoco ‘ayudan’ porque entran en juego a finales de marzo. Así, la última semana habrá desbandada general porque hay fijadas fechas FIFA, con partidos clasificatorios con vistas al Mundial de Rusia 2018. En el caso de España, se mide a Israel el viernes 24 de marzo, en El Molinón, y el 28 disputa un amistoso ante Francia en París.

Fuente: ElConfidencial – Deportes