El Estado Islámico está herido pero contraataca con dureza en Irak

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

Las calles del centro de Kirkuk se convirtieron este fin de semana en una batalla campal. Un comando de un centenar de combatientes suicidas del Estado Islámico penetró en esta estratégica ciudad petrolera, a 150 kilómetros al sudeste de Mosul, y asaltó edificios gubernamentales y comisarias. El impresionante asalto yihadista, que se alargó hasta 48 horas, se saldó con medio centenar de combatientes radicales muertos, mientras que las fuerzas de seguridad perdieron 43 efectivos y hubo cientos de heridos en los combates. De nuevo, Daesh demostró que, pese a estar herido, sigue teniendo fuerzas para contraatacar.

La ciudad recuperó ayer su bulliciosa actividad después de un fin de semana de miedo y destrucción entre fieros tiroteos en la calle, explosiones de coches suicidas, asaltos a escuelas, mezquitas y toma de rehenes en hoteles. Los edificios que fueron testigos de la batalla presentan perforaciones de balas en los muros y paredes, ventanas arrancadas cristales rotos en el suelo, y techos ennegrecidos por el fuego de las explosiones.

El Estado Islámico está herido pero contraataca con dureza en Irak

“Su objetivo era tomar la comisaria de Policía, que está detrás del centro”, explica Shahsan Rashid Kaka, director del Instituto de secundaria donde se atrincheraron al menos tres a suicidas. En casi todos los edificios que fueron tomados por los yihadistas se repetía la misma fórmula. Unidades de tres a cuatro combatientes pertrechados con chalecos de explosivos y armas automáticas que se atrincheraban y combatían hasta la muerte contra las fuerzas de seguridad. Precisamente, la capacidad de dispersarse en pequeños grupos por todo la ciudad hace sospechar que podrían tratarse de células durmientes.

Lo más sorprendente es que un escuadrón suicida pudiera entrar con tanta facilidad en Kirkuk, donde hay desplegados más de 12.000 efectivos entre fuerzas de seguridad iraquíes, ‘asayish’ (fuerzas kurdas), turcomanos y cristianos, y está rodeada por un perímetro de seguridad con cientos de retenes y trincheras del ejército iraquí y los ‘peshmerga’.

Asayish y policia iraqui entran en uno de los edificiosgubernamentales tomados por el ISIS este fin de semana, en Kirkuk (Foto: E. Bonet).Asayish y policia iraqui entran en uno de los edificiosgubernamentales tomados por el ISIS este fin de semana, en Kirkuk (Foto: E. Bonet).

El ataque yihadista cogió tan por sorpresa a las fuerzas de seguridad que el sábado fue necesario enviar refuerzos desde Bagdad y las ciudades kurdas de Erbil y Suleimaniya. “Aunque siempre estamos en alerta nunca nos habíamos preparado para un ataque de un centenar de yihadistas suicidas. Fue impresionante. No tuvimos capacidad de reacción inmediata”, reconoce el jefe de las fuerzas de seguridad (asayish), Halo Najat, que nos recibe en el cuartel general de Kirkuk.

El comisario jefe explica que desde hace más de medio año había advertido tanto a las tropas iraquíes como a las kurdas de la falta de seguridad en todo el perímetro para defender la ciudad. “Entre el último puesto de control del ejército iraquí y el de los ‘peshmerga’ hay cuatro kilómetros de distancia que están sin asegurar. Así que un asalto como este era algo que iba a pasar”, arguye el teniente coronel Najat.

‘Nunca nos habíamos preparado para un ataque de un centenar de yihadistas suicidas. Fue impresionante. No tuvimos capacidad de reacción inmediata’Para el jefe de la Policía kurda los “yihadistas tuvieron refuerzos desde dentro de la ciudad porque atacaron desde centro de la ciudad a los barrios periféricos”. “Más de la mitad de la población en Kirkuk es árabe, muchos de ellos suníes resentidos con el Gobierno central de Bagdad”, señala el comisario de Policía. “No digo que todos los sunies en Kirkuk apoyen a Daesh pero hay muchos simpatizantes del grupo yihadista en la ciudad”.

Además, continúa, hay 600.000 desplazados de Diyala, Tikrit y Ambar (feudos del partido Baaz, del expresidente Sadam Husein). “Todo el mundo sabe que Daesh tiene vínculos con los antiguos miembros de la Guardia Republicana de Sadam”, sentencia. Aunque al teniente coronel no le gusta hablar de política no puede evitarlo porque, según él, si todavía no se ha vencido a Daesh en Irak ha sido por “cuestiones políticas entre árabes y kurdos”.

Reducir la presión en Mosul

El jefe de la Policía reprocha a las fuerzas de seguridad iraquíes que “no enviaran a ninguna patrulla” cuando los yihadistas irrumpieron con armas de fuego y chalecos de explosivos en el centro de la ciudad. “La policía iraquí no fue alertada hasta el sábado”, censura. Las Fuerzas del Orden en Kirkuk están compuestas por 6.000 efectivos árabes, 4.000 kurdos y 2.000 entre turcomanos y cristianos. “No hay verdadera intención de coordinación entre Bagdad y Erbil”, asiente el alto responsable kurdo de la Policía.

Ese misma descoordinación se extrapola en las actuales operaciones militares de las fuerzas iraquíes y kurdas que no están organizando en el avance hacia Mosul. Aunque Kirkuk está a más de 150 kilómetros de Mosul, asegurar esta estratégica ciudad petrolera es vital para taponar a los yihadistas e impedir que puedan avanzar desde su bastión más al sur: Hawiya. Esta localidad con “más de 300.000 sunies radicales” es una de las mayores canteras de yihadistas locales del Estado Islámico en Irak.

“Hawiya ha sido el hogar seguro para todos los grupos que apoyan el terrorismo en Irak”, apunta el teniente coronel Najat que se refiere, entre otros, a la organización radical de Ansar Al Sunna, Al Qaeda de Irak (AQI) y el Estado Islámico. Desde hace días se especula con que el ataque del comando suicida del ISIS en Kirkuk tenía como objetivo reducir la presión en el frente de Mosul. Si es así, ha dado resultado. Se esperaba que este domingo se abriera un nuevo frente al sureste de Mosul para liberar el feudo del ISIS de Hawiya, y según han confirmado varias fuentes militares a El Confidencial, la operación, por el momento, se ha retrasado otras dos semanas.

Fuente: ElConfidencial.com