El plan de Google para salvar al mundo de yihadistas

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
2,10

En un mundo ideal (al estilo Huxley), los malos de la película no son capturados después de haber cometido el asalto, el robo a mano armada, el asesinato. Los malos son interceptados antes, mucho antes, de que se vuelvan malos. Y con buenas palabras, terapia y ejemplos, los malos deciden no hacerse malos. Este es el escenario idílico que plantea un nuevo programa piloto de Google (o, para ser más exactos, una nueva manera de aplicar su ya sofisticado sistema de anuncios personalizados con un objetivo más altruista y menos comercial). El plan es localizar usuarios proclives al mensaje del gran enemigo de Occidente, el Estado Islámico, y susceptibles de ser reclutados online, y ofrecerles una serie de anuncios específicos para ellos, en los que disimuladamente dirigirles a contenido que refuta las tesis del ISIS y podría ayudar quitarles de la cabeza la idea de unirse al ‘Califato‘.

Hace años que los gobiernos de todo el mundo, empezando por el de Estados Unidos, se rompen los sesos buscando maneras ganar la guerra de propaganda que se libra en internet contra un enemigo cada vez más sofisticado. “El ISIS 2.0 se ha convertido en una gigante maquinaria mediática“, aseguraba Richard Stengel, vicesecretario de diplomacia del Gobierno estadounidense, en la presentación, en el Brookings Institute de Washington, de este experimento de lucha antiterrorista digital liderado por Google. “No trabajan solo en las redes sociales sino en carteles, kioskos de prensa, televisiones”. Cómo luchar contra esta potente maquinaria de reclutamiento ha sido “la pregunta perenne que ha obsesionado al gobierno americano durante más de una década”, explicaba William McAnts, experto de Brookings, en el mismo acto.

El sector privado ha venido en su ayuda y quién mejor que el propio Google, la herramienta que la gran mayoría de usuarios de internet usan cotidianamente para casi todo. Un programa piloto desarrollado por una incubadora del gigante tecnológico, llamada Jigsaw, ha puesto en práctica durante un periodo de dos meses un plan ambicioso que, aseguran, ha dado prometedores resultados. La idea es casi obvia: el motor del buscador incorpora una serie de palabras clave muy cuidadosamente definidas (todas aquellas que los expertos han determinado denotan en el usuario un interés por averiguar información sobre la lucha del ISIS con predisposición a aceptar las tesis de éste). Cuando el usuario teclea en Google alguna combinación de estas palabras (1.700 en árabe, 1.000 en inglés), además de los resultados que de manera logarítmica Google ofrece como en cualquier búsqueda, aparecen dos o tres anuncios como primera opción. Se trata de cebos inteligentemente disimulados que llevan, una vez el usuario pincha en ellos, a listas de vídeos en Youtube que han sido específicamente seleccionadas para ofrecer una narrativa alternativa que refuta las principales tesis del ISIS.

El plan de Google para salvar al mundo de yihadistas

El piloto se puso en marcha, tras meses de investigación, en un periodo de cuatro semanas. En ese tiempo, Jigsaw y sus socios en el proyecto, la Fundación Next Gen de California, la start-up londinense Moonshot CVE (siglas que corresponden a Counter Violent Extremism) para la parte en inglés y la consultora de medios libanesa Quantum Communications para la parte en árabe, han podido medir el alcance de los anuncios: 500.000 minutos de vídeos vistos en dos meses por 320.000 usuarios (la gran mayoría en árabe); con una permanencia muy superior a la que, de media, un usuario está viendo una playlist de Youtube. Los anuncios aparecen tanto por escrito, como en los resultados de búsquedas de imágenes o vídeo. Con cebos del tipo: “Experimenta el Califato“; “Yihad, ISIS, Siria: ¿tienes dudas? ¡Mira nuestros vídeos!”, o “¿Cómo es la vida en el Califato?”. Las playlist que se han elaborado tienen 160 vídeos agrupados por las diferentes temáticas. 

¿Quiere decir esto que el método es “eficaz”? “Evidentemente, es imposible medir a cuántos de estos individuos les hemos convencido de no unirse al ISIS; pero sí podemos ver estos datos como muy positivos en cuando a que podemos “atrapar” a este tipo de usuario, muy proclive ya a la narrativa del ISIS, y exponerle a varios minutos de una narrativa que rebate todos esos mensajes“, explicó Yasmin Green, directora de investigación de Jigsaw, que se entrevistó con varios excombatientes para averiguar, por ejemplo, qué tipo de términos son los más buscados y qué tipo de retórica que desvela una postura ideológica cercana al Estado Islámico.

“Los individuos que están interesados en unirse al ISIS buscan contenido relativo a su competencia militar, a su eficiencia como Gobierno. Creo que muchos seguidores del Estado Islámico buscan respuestas a problemas que el ISIS no les va a resolver. Se apuntan sin saber muy bien a qué se están apuntando’“Los individuos que están interesados en potencialmente unirse al ISIS o en su mensaje buscan contenido relativo a su competencia militar, a su eficiencia como Gobierno, a sus posturas religiosas”, enumeró Green. “Hay también cierto grado de ingenuidad en los usuarios muy jóvenes, que quizá pinchan en contenidos muchas veces teniendo en cuenta el aspecto que tiene, no tanto el fondo del mensaje”, matizaba Ross Frenett, cofundador de Moonshot y uno de los líderes del proyecto. “Continuamente observábamos qué contenido funcionaba, y conseguía clicks, y qué contenido era completamente ignorado, y cambiábamos sobre la marcha. Hacía falta no ser aburridos, no ser abiertamente anti-ISIS, usar verbos en forma activa”, explicó. “Creo que muchos seguidores del Estado Islámico buscan respuestas a problemas que el ISIS no les va a resolver. Se apuntan sin saber muy bien a qué se están apuntando. Y la información está ahí fuera, solo hay que ayudarles a encontrarla”, argumentaba el director de Moonshot.

El plan de Google para salvar al mundo de yihadistas

Para comprender la sofisticación del método, Green explicaba cuál es la dinámica habitual de un usuario de Youtube: “El usuario no busca cosas que no le gustan. Buscamos cosas que nos gustan. Este perfil de usuario proclive al mensaje del ISIS no confía en las fuentes de información tradicionales. No va a buscar explicaciones sobre el ‘Califato’ en la BBC o la CNN. De lo que nos dimos cuenta es de que existen un montón de voces locales, una corriente orgánica de “contramensajes”, que se encuentran ya en Youtube”. El método del “método de redireccionamiento” (“Redirect Method”, ese es su muy orwelliano nombre oficial) no consiste en crear contenido específico, sino encontrar lo ya publicado en la web, las voces más auténticas y menos sospechosas, y ofrecérselo en una lista ya cerrada al usuario, que, de otra manera, podría no llegar nunca a ese contenido. “Nos dimos cuenta de que las fuentes que gozan de mayor credibilidad son las locales, del periodismo ciudadano, imanes moderados, desertores… siempre con un tono que no sea condenatorio, que no agite el dedo en tu cara. Que despierten el interés, que les ofrezca lo que ellos buscan”, explica Green.

“Esa lista de palabras clave necesitará ser secreta, y estar en constante revisión, puesto que las búsquedas suelen tener que ver en la mayoría de las ocasiones con eventos y noticias que acaban de pasar”, explica a El Confidencial Veryan Khan, jefa editorial de TRAC, uno de los más importantes conglomerados de fuentes y recursos online sobre el extremismo político violento que existe en internet. “Pero el principal problema es que los individuos de los que estamos hablando no suelen buscar estas cosas en Google. Recurren a sistemas de mensajes y chat encriptados como Telegram. Hace cuatro años era más frecuente encontrar este tipo de cosas abiertamente en internet, pero ahora que Twitter y Youtube han cerrado cuentas, y que hay más vigilancia, es mucho más difícil. Una persona interesada normalmente lo hace a través de alguien que le introduce y le ayuda a abrirse una cuenta en Telegram. Ahí es donde te encuentra un reclutador del ISIS y se acerca a ti”. Como señala Khan, la propia política de Google tanto en el buscador como en Youtube (y otras redes sociales como Facebook o Twitter) de censurar contenido pro-violencia o cerrar cuentas que hacen apología del terrorismo lleva a la mayoría de los individuos interesados en el ISIS a buscar su información en otros lugares.

El plan de Google para salvar al mundo de yihadistas

“La propaganda del ISIS llega en multitud de plataformas, en 13 idiomas distintos. Los vídeos que hace el Califato tienen a veces mejor calidad que una película de Hollywood. Me parece que deberíamos conseguir que nuestros actores, músicos, deportistas, se involucraran en campañas similares”, reflexiona Khan. El Estado Islámico cuenta con al menos tres grandes productoras/emisoras de contenido (Al-Furqan, Al-I’tisam, Al-Hayat, y Ajnad) a cuya imparable producción de documentales, mensajes de líderes, vídeos de secuestrados o de zonas de guerra se añade lo que producen por sus propios medios celebrities del Califato como los convertidos Sally Jones (o la Señora Terror), o el Yihadista John, o Shami Witness, con gran seguimiento en las redes sociales.

El “método de redireccionamiento” no está en estos momentos funcionando en el buscador, una vez terminada la campaña piloto. Demostrada su eficacia y su potencial, Google ofrece su metodología para todo aquel que quiera poner en marcha campañas similares. Moonshot CVS ya apunta a usos más allá del terrorismo islámico, como las milicias de extrema derecha en EEUU. Hablan, además, de una segunda fase en la que ofrecer al usuario un escenario más personal, enganchar con él en un chat privado, ofrecer consejo y ayuda médica: “Esto no sucede en el vacío, muchas veces se trata de individuos especialmente vulnerables. Los excombatientes con que hemos entrevistado hablan no solo de ideología, sino de sentimiento de pertenencia, encontrar un trabajo. Si incluimos anuncios con frases como “¿Sientes ansiedad? ¿Estás deprimido, te sientes solo?” en los anuncios, hemos visto que hay tres veces más posibilidades de que el individuo haga click en ellos” explicaba Frenett de Moonshot en la presentación. La responsable de investigación de Jigsaw ve mucho futuro en su programa: “El siguiente paso es escalar este experimento cuantitativamente, y a más idiomas, por parte de otras organizaciones. Es un modelo totalmente versátil”.

Fuente: ElConfidencial.com