Emery, de estar en la calle a pensar en cómo acabar con su gran pesadilla: Messi

14.02.2017 – 05:00 H. – Actualizado: 6 H. Apenas ha transcurrido mes y medio desde que Unai Emery salvara su primer ‘match ball’ al ...

14.02.201705:00 H. – Actualizado: 6 H.

Apenas ha transcurrido mes y medio desde que Unai Emery salvara su primer ‘match ball’ al frente del PSG y el entrenador guipuzcoano se congratula, al fin, de haber dado con la tecla que le permita encarar con ciertas garantías de éxito el test más importante de la temporada para la escuadra ‘parisién’. Y es que la visita del Barcelona al Parque de los Príncipes estaba marcada en rojo en el calendario de un conjunto cuya dinámica ha cambiado diametralmente con el estreno del nuevo año.


David Ruiz

Cuatro resultados negativos han puesto en la picota al criticado técnico vasco, incapaz de domar un vestuario que no acepta de buen grado su exigente metodología de trabajo

Aunque el juego del vigente campeón francés sigue sin enamorar y adolece de continuidad a lo largo de los 90 minutos, los resultados positivos acumulados en los últimos 45 días (9 victorias y un empate en 10 partidos) le han otorgado una estabilidad de la que careció a lo largo del primer tercio del ejercicio. Sólo el pujante Mónaco, y en el tiempo de prolongación, ha impedido que el PSG haya llegado al partido del año al mando de la Ligue 1 y con pleno de triunfos desde que el equipo volvió al trabajo tras el breve parón navideño.

La cercanía de los compromisos importantes y, sobre todo, el aumento de la competitividad en ataque con las llegadas de Draxler, Guedes y Lo Celso han servido de estímulo y motivación a una plantilla a la que le ha costado lo suyo entender las directrices futbolísticas pretendidas por el sustituto de Blanc en el Parque de los Príncipes. Acostumbrados a vivir bajo el paraguas que les proporcionaban los goles de Ibrahimovic, el preparador español estuvo muy cerca de perder su empleo a fines de diciembre dada su incapacidad para cambiarle el paso a un conjunto acomodado y falto de apetito que se resistía a alterar su ADN de los últimos años por otro basado en el juego colectivo y el sacrificio defensivo de cada jugador sobre el césped, sin excepción alguna.

El uruguayo Edinson Cavani está completando un ejercicio sensacional (Reuters)El uruguayo Edinson Cavani está completando un ejercicio sensacional (Reuters)

Presión alta

Precisamente si algo tiene claro Emery, y así se lo ha transmitido el de Hondarribia a sus pupilos, es que el único camino para sorprender al Barça y viajar a la Ciudad Condal con opciones de dar el gran golpe pasa por dejarse el alma en la primera entrega de la eliminatoria que arranca esta noche. Saben perfectamente en la Ciudad de La Luz que los de Luis Enrique parten como claros favoritos para dar el salto a los cuartos, pero el ex técnico del Sevilla ha mentalizado a los suyos de que si son capaces de mantener un ritmo constante en la presión alta durante los 90 minutos que impida a su rival sacar cómodamente el balón desde el fondo y saben aprovechar las oportunidades que sean capaces de crearle a la zaga azulgrana, sus posibilidades de salir airosos crecerán exponencialmente.

La condición física será, de hecho, una de las premisas fundamentales en las que se basará el once que Emery oponga al actual campeón español. El preparador vasco quiere a once jabatos sobre el verde que no cejen un segundo en su empeño por estrangular los intentos de los volantes culés de hacer llegar la pelota al temido tridente barcelonista, sin duda los que hacen la diferencia en el cuadro catalán. Y muy especialmente a uno de ellos: Messi.

Di María ha empezado a recuperar su mejor nivel (EFE)Di María ha empezado a recuperar su mejor nivel (EFE)

Di María, recuperado para la causa

El crack argentino es infalible cada vez que se cruza en el camino del guipuzcoano, quien por cierto sólo ha salido airoso en una ocasión de las 21 en que se enfrentó al Barça con Almería, Valencia, Spartak de Moscú y Sevilla. Un pésimo bagaje del que gran parte de culpa (por no decir toda) la tiene ‘la pulga’, autor de 25 tantos en esa larga lista de duelos entre los equipos del hoy técnico del campeón galo y los azulgrana. No es de extrañar, por tanto, que Emery tenga la firme convicción de que sin piernas, sin pasión y sin fe, el PSG estará muerto antes de empezar el asalto a la que es su gran asignatura desde que el Qatar Investment Authority se hiciera cargo de la entidad parisina en 2011.

La baja por sanción de Motta, el ‘Busquets’ de los franceses, será un contratiempo difícil de salvar para conseguir llevar a buen puerto sus planes, aunque por contra Emery recupera a Verratti, su otro pilar en mediocampo, tras cuatro encuentros en el dique seco. El internacional italiano, que rayó a un buen nivel el pasado viernes en el choque frente al Girondins de Burdeos (0-3), tendrá la difícil misión de tratar de superar a sus homólogos azulgranas en la zona donde se cocinan los partidos. Matuidi y el joven Rabiot serán sus escuderos. La vuelta a escena de Di María, recuperado para la causa desde la reciente llegada al equipo del talentoso Draxler, que le ha puesto en órbita, es una de las mejores noticias para el estratega de Hondarribia. Su renovada implicación y sus ganas de liársela al Barça por su pasado blanco son un plus para una escuadra no demasiado comprometida en el trabajo defensivo y en la que el gol prácticamente se ha reducido hasta ahora a la aportación, brutal eso sí, de una desatado Cavani.

El brasileño Lucas Moura está completando su mejor temporada desde que llegó a París (Reuters)El brasileño Lucas Moura está completando su mejor temporada desde que llegó a París (Reuters)

Lucas Moura, una alternativa

El ariete uruguayo, además de ser el principal sostén ofensivo del equipo con 31 goles en todas las competiciones (25 en liga), es un incordio permanente para los zagueros enemigos, a los que encima sin tregua a lo largo de los 90 minutos. Está por ver quién acompaña al dueto sudamericano en el tridente parisino. El alemán Draxler ha tenido un gran impacto desde su llegada el mes pasado procedente del Wolfsburgo, si bien sus prestaciones han bajado en intensidad en los últimos duelos. Sus ausencias, sobre todo cuando la pelota está en poder del rival, harán difícil que Unai se la juegue con él en la banda derecha del ataque, con lo que podría ser el brasileño Lucas Moura quien ocupe finalmente esa demarcación.

El ex de Sao Paulo se ha convertido en uno de los fijos en el esquema de Emery, llegando a ser incluso el jugador más utilizado en Liga (1.855’) por el vasco. Sus 14 dianas hasta la fecha son su mejor registro goleador en una temporada desde que llegó a Francia en enero de 2013. Sólo su endeble condición física, con el depósito limitado hasta los 80 minutos, le ha impedido concluir buena parte de los encuentros en los que ha sido titular.

Alineaciones probables

París Saint Germain: Trapp; Aurier o Meunier, Marquinhos, Kimpembe, Kurzawa; Verratti, Rabiot, Matuidi; Lucas o Di María, Cavani y Draxler.

FC Barcelona: Ter Stegen; Sergi Roberto, Piqué, Umtiti, Alba; Busquets, Rakitic o André Gomes, Iniesta; Messi, Luis Suárez y Neymar.

Árbitro: Szymon Marciniak (POL).

Estadio: Parque de los Príncipes de París.

Hora: 20.45.

Fuente: ElConfidencial – Deportes