¿Es este el mejor discurso de la campaña en Estados Unidos?

14.10.2016 – 13:15 H. La primera dama se dejó la piel sobre el escenario. Y su defensa de las mujeres ante un candidato a la Casa Blanca “que se ha ...

14.10.201613:15 H.

La primera dama se dejó la piel sobre el escenario. Y su defensa de las mujeres ante un candidato a la Casa Blanca “que se ha jactado de agredir sexualmente” ha acabado convertida en el que, para muchos, es el mejor discurso hasta la fecha de la campaña presidencial. Sucedió en Manchester, New Hampshire, un estado ‘bisagra’, crucial para la victoria demócrata o republicana el 8 de noviembre. Michelle Obama había acudido ‘en ayuda’ de una Hillary Clinton que, pese al escándalo del vídeo y las posteriores denuncias contra Donald Trump de presuntas víctima de abusos, no acaba de noquear a su rival. 

“Me ha estremecido hasta el fondo del alma de un modo que no podría haber predicho”, dijo Obama, quien aseguró no puede dejar de pensar en que un hombre candidato a la Presidencia del país “se ha jactado de agredir sexualmente a mujeres”. “Un hombre poderoso hablando (en el vídeo de 2005) libre y abiertamente de un comportamiento sexual depredador” y, “para empeorar las cosas, ahora parece muy claro que no es un incidente aislado”, sino otro ejemplo de cómo Trump “ha tratado a las mujeres durante toda su vida”. “Los comentarios vergonzosos sobre nuestros cuerpos. La falta de respeto a nuestras ambiciones e intelecto. La creencia de que puede hacer lo que quiera con una mujer. Es cruel, aterrador. Y la verdad es que duele. Duele”, zanjó.

A continuación, enfatizó la importancia de acudir a las urnas el 8 de noviembre para votar a Clinton, porque quedarse en casa equivale a “ayudar a elegir a su oponente”. El día de las elecciones “podemos mostrar a nuestros hijos que aquí en EEUU rechazamos el odio y el miedo”, que en tiempos difíciles “nos levantamos para encarnar los valores de igualdad, oportunidad y sacrificio que siempre han hecho a este país la mejor nación de la Tierra”, concluyó la primera dama, que hasta ahora no han ofrecido ningún mitin junto a Clinton.

Mientras, en el bando contrario, la esposa del magnate, Melania Trump, amenaza con una demanda a la revista ‘People’ por un artículo en el que se acusa a su marido de agresión. En una misiva entregada este jueves, el equipo legal de la mujer de Trump ha solicitado que la autora del mencionado artículo se retracte y presente sus disculpas por las afirmaciones “falsas y completamente parte de una novela”. La autora del texto es Natasha Stoynoff, redactora de la revista que el miércoles publicó un texto titulado ‘Físicamente atacada por Donald Trump: la desgarradora historia de una redactora de ‘People’, en el que acusa al candidato de haberse propasado con ella.

Además del artículo publicado en ‘People’, este mismo miércoles salieron a la luz otras tres denuncias por tocamientos inapropiados en diferentes medios. El diario ‘New York Times’ publicó los testimonios de dos mujeres que, décadas atrás, habrían sufrido acoso por parte del magnate, acusaciones que la campaña de Trump trató de desmentir, tildándolas de “falsas”. Trump dijo que las denuncias son “un ataque coordinado y vicioso” de la clase dirigente, los Clinton y la prensa “corrupta”, que ven en él una “amenaza”.

Donald Trump habla con su hijo Eric y su esposa, Melania, tras el segundo debate presidencial contra Hillary Clinton (Reuters). Donald Trump habla con su hijo Eric y su esposa, Melania, tras el segundo debate presidencial contra Hillary Clinton (Reuters).

Biden, al rescate en Nevada

Mientras Michelle Obama acudía en ayuda de Clinton en New Hampshire, el vicepresidente Joe Biden hacía lo propio en Nevada, otro de los estados clave para las elecciones de noviembre y donde el Partido Demócrata se juega un importante asiento para la Cámara Alta. Consciente de la relevancia de ganar en Nevada, que reparte 9 de los 270 votos electorales necesarios para llegar a la Presidencia, Biden hizo acto de aparición ayer a Las Vegas para impulsar tanto a Clinton como a la aspirante demócrata al Senado, Catherine Cortez-Masto.

La mayoría de los asientos del Senado en juego este noviembre ahora están en manos de los republicanos, y ellos tienen que defender su hegemonía, pero en Nevada ocurre lo contrario, ya que el Cortez-Masto se presenta para ocupar el asiento del líder de la minoría demócrata, Harry Reid, que se retirará al final de este ciclo. La victoria de los demócratas en ese estado podría marcar la diferencia entre tener o no el control de la Cámara Alta, algo de vital importancia para el partido de cara a la nueva Presidencia, sobre todo por las escasas opciones de recuperar la mayoría en la Cámara Baja, ahora también en manos republicanas.

Fuente: ElConfidencial.com