Falsas noticias contra el 'establishment' europeo: el portal Breitbart cruza el Atlántico

25.01.2017 – 19:30 H. Esta pasada Nochevieja, una turba de más de un millar de norteafricanos, jóvenes y violentos, entre gritos de “¡Alá es ...

25.01.201719:30 H.

Esta pasada Nochevieja, una turba de más de un millar de norteafricanos, jóvenes y violentos, entre gritos de “¡Alá es grande!” prendieron fuego a la Iglesia más antigua de Alemania, situada en Dortmund, lanzándole fuegos artificiales. El grupo, en el que algunos llevaban banderas de grupos islamistas, había atacado previamente a familias con niños y a varios agentes de la policía. Esto es, al menos, lo que relató varios días más tarde el portal ultraderechista estadounidense Breitbart, famoso por haber contribuido a la victoria de Donald Trump en las elecciones estadounidenses y a popularizar el término “fake news” (informaciones falsas) con sus coberturas intencionadamente distorsionadas.

La realidad en Dortmund tuvo poco que ver. Efectivamente había alrededor de mil personas tirando fuegos artificiales en las celebraciones del nuevo año, como es tradicional en toda Alemania. Pero no eran sólo extranjeros o musulmanes. Había también alemanes festejando. Además, los norteafricanos a los que alude eran en verdad sirios. Y las banderas que portaban no eran de una organización “afiliada a Al Qaeda y Estado Islámico”, como apuntaba el texto de Breitbart, sino del Ejército Libre Sirio (ELS). Tampoco atacaron a la policía y las familias que estaban por allá. Es cierto que un cohete causó un pequeño incendio en el tejado de una iglesia, pero se cree que no fue intencionado y, en todo caso, pudo ser extinguido rápidamente. Por no ser, ni siquiera el templo de Sankt Reinoldi es el más antiguo de Alemania.

Así lo reveló la propia policía de Dortmund en una rueda de prensa convocada expresamente para aplacar el revuelo que estaba causando en las redes sociales la viral noticia de Breitbart, que se difundió profusamente por Austria y Alemania. “No se ha denunciado hasta la fecha ningún acontecimiento extraordinario o espectacular en Nochevieja”, recalcó un portavoz policial. De hecho, aquella noche transcurrió -según la valoración del jefe del dispositivo especial de guardia- entre “normal y tranquila”. Según los últimos datos publicados por las fuerzas de seguridad, aquella noche se produjeron 185 intervenciones policiales, frente a las 421 de la Nochevieja previa.


D. Iriarte

El portal de noticias políticas apostó por la campaña del magnate, y ahora se ve recompensado con el nombramiento de su exdirector como jefe de estrategia. La alianza promete ser estrecha

Los ojos de Alemania han pasado ahora de mirar con alarma a la noticia a sentirse alertados ante el medio que la difundió. Se trata del portal Breitbart, el que hasta hace poco dirigía Steve Bannon, al que Trump ha nombrado su asesor jefe. Y no sólo porque de nuevo pueda, a distancia, arrojar sal en la herida que ha abierto en la sociedad alemana la crisis de los refugiados y los primeros atentados yihadistas en el país. Tras los éxitos cosechados en Estados Unidos, Breitbart planea ahora expandirse a Europa, empezando por Francia y Alemania. El portal de noticias, que cuenta con una oficina en Reino Unido, ha tanteado ya a varios periodistas alemanes, según distintas fuentes.

Breitbart quiere subirse a la ola del populismo de derechas que se extiende por el viejo continente y replicar aquí la fórmula que tan bien le ha funcionado en la campaña electoral estadounidense, tanto a nivel de audiencia como en el resultado electoral. El movimiento no es fortuito. Este año hay elecciones en Francia, Holanda y Alemania. Quizá también de nuevo en Italia. Y en los cuatro países se esperan buenos resultados de la ultraderecha populista y radical, de Marine Le Pen a Geert Wilders, pasando por la líder de Alternativa para Alemania (AfD), Frauke Petry. Según las encuestas, la francesa podría pasar a segunda ronda de las presidenciales, el Partido Liberal del holandés podría ser el más votado y la formación de la alemana podría acabar tercera con apenas cuatro años de vida.

La prensa alemana, del sesudo Frankfurter Allgemeine Zeitung al tabloide Bild, pasando por el Süddeutsche Zeitung y el Die Welt, han criticado duramente a Breitbart por la información sobre Dortmund. El primero le dedicó una editorial en la que advertía que esa noticia podía ser “un aperitivo de las próxima campaña electoral”. “Páginas web como Breitbart podrían emplear la desinformación y la distorsión para erosionar la confianza en las instituciones establecidas”, argumentaba este rotativo, referente de centro-derecha. De forma ilustrativa, el Süddeutsche titulaba su columna sobre los planes de expansión del portal estadounidense con un “Esperando a la tormenta”.

Steve Bannon, ex director de Breitbart y actual consejero de Donald Trump, llega a la inauguración presidencial en Washington, el 20 de enero de 2017 (Reuters)Steve Bannon, ex director de Breitbart y actual consejero de Donald Trump, llega a la inauguración presidencial en Washington, el 20 de enero de 2017 (Reuters)

El precedente Facebook

Entre los pocos sectores que han aplaudido en Alemania la posible llegada de Breitbart se encuentra AfD. El partido no ha dicho nada oficialmente al respecto, pero su delegación en la ciudad de Heidelberg no dudó en asegurar, en Twitter: Breitbart viene a Alemania. ¡Fantástico!”. A su juicio, su irrupción iba a ser como un “terremoto” en el “fosilizado paisaje mediático”. No es casualidad que sea en sus manifestaciones y en las de los Patriotas Europeos contra la Islamización de Occidente (Pegida) en las que se grita a la prensa tradicional “¡Lügenpresse!” (prensa mentirosa), empleando un infame vocablo que popularizaron los nazis.

No obstante, Breitbart no lo va a tener fácil en Alemania. La misma experiencia del fascismo que hace que las libertades políticas estén nítidamente ancladas en la constitución, lleva a que se incluyan a su vez claros límites a la libertad de expresión. Las leyes de protección de datos y sobre delitos de odio son en Alemania mucho más estrictas que en Estados Unidos. Esto ha conformado un entorno de medios de comunicación que, aunque ideológicamente diverso, es en su inmensa mayoría pro sistema y poco dado a los ataques personales a políticos y personajes públicos.

Breitbart puede aprender de la experiencia de Facebook en Alemania. La reina de las redes social ha tenido en los últimos meses varios encontronazos con el Gobierno alemán. Algunos de ellos serios. Y le esperan más este año. Todo gira en torno a la protección de datos y el derecho a la privacidad, a la lucha contra la publicación de mensajes racistas y contra la difusión de noticias falsas.


Antonio Martínez. Berlín

Un equipo de unas 600 personas de diferentes nacionalidades decide qué contenidos son inadecuados. La exposición constante a éstos tiene un gran impacto psicológico en los trabajadores

Berlín está obligando a Facebook (y también a Google y a Twitter) a censurar los mensajes que podían constituir un delito de odio según sus leyes. Principalmente, comentarios racistas y xenófobos. El ministro de Justicia, Heiko Maas, considera que estas tecnológicas no están haciendo lo suficiente y no descarta emprender acciones legales contra ellas en los próximos meses. Según Der Spiegel, la Fiscalía de Múnich está investigando al fundador de Facebook, Mark Zuckerberg, por complicidad en los delitos de incitación al odio y la negación del Holocausto, entre otros, en relación a la difusión de mensajes de odio a través de esa red social.

Además, el Gobierno alemán está barajando una serie de medidas para combatir los delitos de odio en internet, reformas legales que obligarían a estas empresas, entre otras cuestiones a poner en marcha canales para registrar quejas y a contratar equipos de censores. Las plataformas digitales que no cumplan con esta normativa serían penalizadas con sanciones calculadas en base a su facturación anual y multas de hasta 500.000 euros si no eliminan en 24 horas mensajes que incumplan las leyes sobre delitos de odio.

Facebook, presionada por el Gobierno alemán, acaba de poner en marcha en este país y algún otro más un sistema de análisis de informaciones dudosas. El objetivo es poner coto a las “fake news” en la red social. En breve, según anunció la empresa en Alemania, un mensaje alertará a los usuarios de aquellas noticias que, según un equipo de supervisores externo e independiente, sean de carácter dudoso. Los lectores podrán asimismo denunciar aquellas informaciones que crean falsas.

Fuente: ElConfidencial.com