Fillon intenta salvar su candidatura: “No tengo nada que esconder. Todo fue legal”

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

Un François Fillon en caída libre en los sondeos intenta salvar su candidatura. El candidato conservador a la Presidencia de Francia, ‘herido’ de gravedad por el caso de los supuestos empleos ficticios de su esposa, ha comparecido esta tarde en rueda de prensa para “aclarar las cosas”. Fillon, que ha descartado devolver el dinero que cobró su mujer, ha asegurado que no tiene “nada que esconder” y que los hechos que se le reprochan son “legales y transparentes“, aunque ha reconocido que “fue un error” y ha pedido “perdón a los franceses”.

“He utilizado a mi esposa como colaboradora. Se hizo cargo de tareas sencillas, pero necesarias. Todos los hechos mencionados (en el caso) son legales y trasparentes“, ha dicho Fillon ante 200 periodistas en la sede de su campaña en París. El candidato ha reconocido que su mujer, Penelope Fillon, trabajó como su asistente parlamentaria y ha asegurado que contrató a sus familiares de forma “legal”. El sueldo de su mujer, ha añadido, estaba “perfectamente justificado”. La Fiscalía no investiga la contratación en sí, que fue legal y es una práctica habitual en Francia, sino la sospecha de que Penelope Fillon cobró por un empleo que en realidad no ejercía.

“Sí, empleé a mi esposa como colaboradora. Luego fue la colaboradora de mi suplente, antes de volver a ayudarme. Ocupó este puesto durante quince años, por 3.677 euros netos, un salario perfectamente justificado para una persona licenciada en Derecho y Literatura”, ha explicado el candidato. Fillon se ha comprometido a publicar en internet los detalles de la remuneración de su esposa, Penelope, y de sus hijos Charles y Marie, que también fueron empleados como asistentes parlamentarios. Sobre Penelope, ha asegurado que se ocupaba de asuntos en la circunscripción electoral de Sarthe y, por ello, no acudía al Parlamento.

Juppé reiteró hoy que no va a sustituir al candidato, después de que ‘Le Figaro’ publicase que está dispuesto a encabezar la campaña conservadoraFillon ha afirmado que emplear a su esposa e hijos como asistentes parlamentarios fue “un error” desde el punto de vista ético, porque los franceses “ya no aceptan” ese tipo de prácticas. “El primer paso en política es reconocer los errores: colaborar con la familia en política ya no es algo aceptable para los franceses (…) Fue un error, lo siento profundamente y presento mis excusas a los franceses”.

Un nuevo sondeo difundido este lunes confirma la caída del hasta ahora favorito. La líder del Frente Nacional, Marine Le Pen, y el exministro de Economía Emmanuel Macron se disputarían la Presidencia de Francia en la segunda vuelta electoral que se celebrará el 7 de mayo, según una encuesta de Opinionway que concede a Fillon un 20% de los votos, insuficiente para luchar por la victoria en una segunda vuelta. Macron y Le Pen obtendrían el 23 y 26%, respectivamente.

Las revelaciones periodísticas que han hundido sus aspiraciones al Elíseo han convertido a Fillon en un lastre para su partido, los Republicanos. Aunque el ex primer ministro Alain Juppé reiteró hoy que no va a sustituir al candidato -después de que ‘Le Figaro’ publicase este lunes que el propio Juppé está dispuesto a encabezar la campaña conservadora- el ‘Plan B’ para buscar a un candidato alternativo está en marcha. La rueda de prensa de este lunes es la primera de las intervenciones mediáticas que prepara Fillon para esta semana, una “contraofensiva” para defender su candidatura. “Nada me hará renunciar“, ha dicho hoy Fillon, quien aseguró que es objeto de “una campaña difamatoria y calumniosa”.


Luis Rivas. París

El escándalo convierte al hasta hace poco favorito en un lastre para su partido. El Plan B para buscar un candidato alternativo a Fillon está en marcha. Macron avanza y Le Pen recupera votos

Y ahora… financiación ilegal

Fillon ha comparecido ante la prensa cuando la Justicia francesa estudia si debe ampliar las acusaciones contra el candidato conservador a los delitos de financiación ilegal de una campaña electoral y de tráfico de influencias, según revela ‘Le Monde’. El diario sostiene que del interrogatorio ante los investigadores que analizan el ‘Penelopegate’ se desprenden otros posibles cargos contra el jefe del Gobierno entre 2007 y 2012.

El hasta ahora favorito en la carrera por el Elíseo declaró que su hijo Charles, contratado como asistente suyo en el Senado entre 2005 y 2007, trabajó en realidad para la campaña presidencial de Nicolas Sarkozy en 2007. “Me ayudó trabajando en el programa para las presidenciales y en asuntos institucionales”, afirmó. Dicha confesión podría abrir una nueva vía de investigación por un posible delito de “financiación ilegal de campaña electoral“, señala el diario.

¿Qué es el ‘Penelopegate’?

Según el semanario ‘Le Canard Enchaîné’, Penelope Fillon estuvo formalmente contratada entre 1998 y 2002 como colaboradora de su marido, que era entonces diputado, pero no tenía en la práctica ninguna misión ni en la Asamblea Nacional ni en la circunscripción electoral. Su sueldo, de 3.900 euros brutos al mes hasta 2001, fue elevado a 4.600 al año siguiente.

En mayo de 2002, cuando al comienzo de la presidencia de Jacques Chirac Fillon se convirtió en su ministro de Asuntos Sociales, su esposa fue contratada de nuevo como asistente parlamentaria, pero esta vez por el diputado al que su marido cedió la circunscripción, Marc Joulaud. Fue un contrato indefinido a tiempo completo con un salario que en esa ocasión era de 6.900 euros brutos al mes, y que en 2006 pasaron a 7.900 euros, según la investigación.

En Francia, los parlamentarios disponen de una financiación (9.561 euros al mes actualmente) para contratar hasta a cinco asistentes para el ejercicio del cargo, y no es ilegal hacerlo con familiares. La sociedad no parece estar de acuerdo con la legislación: el 76% de los consultados en un sondeo de France Info se muestran partidarios de prohibir por ley la contratación de familiares como colaboradores.

Fuente: ElConfidencial.com