Fútbol en el paraíso: así es la esforzada vida del Formentera

15.10.2016 – 12:08 H. “El primer minuto ha sido malo porque pensamos que habíamos perdido una oportunidad histórica, pero en el minuto 2 ya empezamos a ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,20

15.10.201612:08 H.

“El primer minuto ha sido malo porque pensamos que habíamos perdido una oportunidad histórica, pero en el minuto 2 ya empezamos a ilusionarnos”. Así relata, en charla con El Confidencial, el entrenador de la Sociedad Deportiva Formentera cómo se vivió el sorteo de los dieciseisavos de final de la Copa del Rey. “Vamos a jugar en una catedral del fútbol como es el Sánchez Pizjuán”, resume. Tito García Sanjuán -hermano de Jesús, jugador que con el Zaragoza ganó la Recopa- y sus plantel soñaban con verse las caras con Real Madrid o Barcelona, pero el Sevilla también les ha llenado. Ya con la mente fría, todos entienden que es una eliminatoria histórica para el modesto club de Tercera división, el único de la categoría que tendrá el privilegio de disputar esta fase del torneo copero. Jugadores que se ganan la vida con otros trabajos, porque con el fútbol no les alcanza. Hay hasta un albañil en su plantel.

Con unos 400.000 euros de presupuesto, las gentes de la paradisíaca isla muestran un entusiasmo extremo con su equipo. Modesto donde los haya y que ha sufrido hasta el límite para alcanzar el objetivo. Tuvo que disputar hasta tres eliminatorias previas para clasificarse para los dieciseisavos de final. Y todas ellas decididas desde el punto de penalti. Tandas agónicas ante Atlético Saguntino, Lorca -26 lanzamientos- y Tudelano de las que salieron victoriosos los jugadores del club balear. “Tiene mucho mérito, sobre todo lo del Lorca, un súper equipo que tiene un presupuesto de unos 4 o 5 millones de euros”, subraya el técnico. “Y tras ir perdiendo 0-2”, exclama.

El equipo balear soñaba con enfrentarse a Real Madrid o Barcelona (EFE)El equipo balear soñaba con enfrentarse a Real Madrid o Barcelona (EFE)

Apenas 350 socios

Un club en el que a diario se multiplican esfuerzos por parte de todos. Empezando por el entrenador, que se tuvo que buscar la vida para tener a punto informes pormenorizados de los tres equipos a los que se enfrentaron en la Copa del Rey. Tito completó un buen trabajo de ‘scouting’ para que sus jugadores, a la hora de afrontar esas tandas de penaltis, dispusieran de la información necesaria de sus rivales. “Igual que muchos colegas que trabajan en clubes modestos, yo corto y edito todos los vídeos para que mis futbolistas tengan la máxima información. Hoy en día, el que quiere ser entrenador debe manejar a la perfección las nuevas tecnologías”, destaca.

El club sobrevive con pocos medios, pero cualquier adversidad es derribada con ilusión. La SD Formentera apenas supera los 350 socios y su estadio tiene una capacidad para unos 1.000 espectadores, aunque está preparado, como sucederá con la visita del Sevilla, para instalar gradas supletorias. La asistencia media es de unos 400 aficionados, pero con la visita del Sevilla el lleno está garantizado. Con unos 12.000 habitantes, la gesta del equipo de la pequeña isla ha calado hondo en su población. Cuando el equipo llegó a casa tras un viaje eterno desde Tudela, más de 200 seguidores aguardaban a los anónimo héroes que firmaron un hito histórico para el humilde club.

Una plantilla de 17 futbolistas

Tito hace malabares con una plantilla de tan sólo 17 futbolistas. Sólo uno es balear -Maikel, de Ibiza- y el resto de la península, imponiéndose la colonia andaluza, con varios jugadores de Sevilla y Granada. “Alguno hasta ha cantado el himno de El Arrebato”, comenta el entrenador del equipo. “Todos hemos cumplido una ilusión, pues cuando llegué al club, hace dos meses, todos soñábamos con alcanzar esta eliminatoria de la Copa del Rey”, reconoce Tito. “Ha sido muy sufrido, cada eliminatoria ha sido más difícil que la anterior”, subraya. A diario tiene que tirar del equipo juvenil para que varios chavales se integren en el trabajo del primer equipo.

“Somos humildes, pero trabajamos igual que cualquier equipo de Primera división”, enfatiza Sanjuán, para dejar claro que el Sevilla tendrá que sudar. Por las mañana toca gimnasio y por las tardes trabajo en el campo. Como si de un equipo profesional se tratara. Lo peor para el Formentera son los viajes. Sin aeropuerto, cualquier desplazamiento incluye barco, avión y autobús. Ahora que el verano queda en el olvido y la mar está más agitada, esas excursiones sobre las olas hacen sufrir a más de un jugador. “Varios vomitaron en el viaje de regreso de Tudela”, reconoce el técnico. “Es un lugar precioso, pero ese aspecto es lo más duro”, reconoce.

Espectacular imagen de una playa de Formentera (FOTO: Turismo de Formentera)Espectacular imagen de una playa de Formentera (FOTO: Turismo de Formentera)

De Finlandia a la isla

Todas las instalaciones, incluido un relajante spa que aprovechan todos los jugadores a conciencia, son óptimas para trabajar. “Tanto el club como la isla en general están volcados con nosotros”, reconoce Tito. Benicarló, Racing Benicarló, Borriol, Villarreal C, Vinaroz y Rapitenca son los modestos clubes que ha dirigido hasta ahora en España, aunque su última etapa, durante temporada y media, la vivió en Finlandia, donde dirigió al Legirus Inter, entonces en la segunda categoría. El estratega apunta un dato fundamental para aceptar hace meses el ofrecimiento de la dirigencia del Formentera: “dispone de un terreno de juego grande y de muy buenas condiciones”. Perfecto para desarrollar el fútbol vistoso que tiene su adn de entrenador.

Para Tito no es una eliminatoria más porque enfrente estará Jorge Sampaoli, “uno de mis referentes futbolísticos al igual que Pep Guardiola. Me animé a venir aquí porque el terreno de juego, de césped artificial de última generación, es perfecto para que el equipo pueda desarrollar un fútbol atractivo”. “Mi idea siempre es jugar bien, manejar el balón… Estamos contentos porque el equipo, además, sólo ha encajado 3 goles en la liga. Trabajé un tiempo en el Villarreal y ya se sabe cuál es su filosofía”, resalta. “Para mí, a nivel personal, también es una oportunidad después de haber trabajado en tantos clubes. Es una buena ocasión para subir un peldaño”, subraya Tito García Sanjuán. Es el gran capitán de un barco que navega a diario sorteando con ilusión y esfuerzo cualquier problema. En el paraíso también toca sufrir para soñar…

Fuente: ElConfidencial – Deportes