Invasión de esteladas en el Camp Nou: otro pulso independentista a la UEFA

13.09.2016 – 20:55 H. El problema sigue enquistado y no parece que vaya a ser extirpado de manera inmediata. El Barcelona vuelve a quedar en el punto de ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

13.09.201620:55 H.

El problema sigue enquistado y no parece que vaya a ser extirpado de manera inmediata. El Barcelona vuelve a quedar en el punto de mira ante la inflexible UEFA tras una nueva invasión de esteladas en el Camp Nou, coincidiendo con la visita del Celtic de Glasgow en partido de Champions League. El organismo europeo ya ha multado al club catalán en un pasado reciente y seguramente repetirá en esta nueva oportunidad para castigar lo sucedido en el estreno del equipo de Luis Enrique en esta competición.

Nada más ingresar los jugadores en el terreno de juego, las esteladas aparecieron por todos los rincones del Camp Nou. Cuando sonaron los acordes del himno de la Champions League, los silbidos impusieron su ley de manera muy mayoritaria. De esta manera, el rechazo de la afición barcelonista se mostró de manera casi unánime, al mismo tiempo que los gritos de “¡independencia!” se dejaban escuchar con manifiesta claridad. Gritos que se multiplicaron en su intensidad, como en otras ocasiones, en el minuto 17 y 14 segundos. Hay que recordar que en 1714 Barcelona fue sitiada por las tropas borbónicas.

El Barcelona volvió a dejar claro este lunes que no tiene nada que ver con esta nueva iniciativa impulsada por diferentes asociaciones, pero en paralelo pelea en frentes jurídicos para defender el derecho de la afición azulgrana a expresarse con total libertad. Las asociaciones ANC (Asamblea Nacional Catalana), Òmnium, Drets y la Plataforma Pro Seleccions Esportives Catalanes repartieron 30.000 banderas esteladas antes de que comenzara el partido, que se hicieron ver de una manera notable cuando el balón se puso en movimiento. Invitados en el palco estuvieron Jordi Sánchez, cabeza visible de ANC, Jordi Cuxart, presidente de Òmnium, y Xavier Vinyals, dirigente de Plataforma Pro Seleccions.

Imagen panorámica del Camp Nou antes de que comenzara el partido. (Reuters)Imagen panorámica del Camp Nou antes de que comenzara el partido. (Reuters)

Antes de que comenzara el partido, y ante el micrófono de beIN, Jordi Mestre, vicepresidente deportivo del Barcelona, afirmó que “es un acto que no organiza el club y que se hace fuera del estadio. Lo respetamos y como siempre, tal y como le hemos hecho ver a la UEFA, consideramos que nunca han sido violentos y jamás han generado violencia. Se trata de libertad de expresión. Los socios, por lo tanto, pueden entrar al estadio con esteladas“.

El delegado del partido designado por la UEFA a buen seguro reflejará en su informe lo sucedido en el Camp Nou. Seguirá, presumiblemente, el mismo camino que otros colegas que se encontraron en el pasado en la misma situación. Ahora toca esperar la resolución del Comité de Disciplina, que el pasado mes de junio ya impuso una fuerte multa de 150.000 euros al club catalán por la exhibición de esteladas en el estadio azulgrana durante la pasada edición de la gran competición continental. Hay que recordar que 50.000 euros quedaban en suspenso si los hechos no se repetían en dos años. Y se han repetido a las primeras de cambio… 

El club azulgrana se encuentra en ‘modo bucle’, ha entrado en una espiral que no tiene fin. En la final de la Champions de 2015, celebrada en Berlín —el Barça se impuso a la Juventus—, aparecieron miles de esteladas en el Olímpico de la ciudad alemana, siendo castigada la institución con una multa de 30.000 euros. Meses después ascendió a 40.000 cuando se repitieron las mismas escenas, esta vez en el Camp Nou, en un partido ante el Bayer Leverkusen. El Barça recurrió al Tribunal de Arbitraje Deportivo (TAS), pero este organismo estimó que la documentación del club llegó fuera de plazo.

Las esteladas fueron repartidas en los alrededores del Camp Nou. (Reuters)Las esteladas fueron repartidas en los alrededores del Camp Nou. (Reuters)

La UEFA siempre se ha remitido al artículo 16.2 de su reglamento disciplinario, entendiendo que el club en cuestión, en este caso el Barcelona, es responsable cuando se produce un “comportamiento inapropiado de sus aficionados”, apelando a “gestos, palabras u objetos” que transmitan “mensajes de naturaleza política, ideológica, religiosa, ofensiva y provocativa”.

El Barcelona, mientras, siempre ha manifestado que “el Camp Nou es un espacio de libertad” —Josep Vives, portavoz del club, apeló a ello este lunes— y ya mantuvo este verano un encuentro con ejecutivos de la UEFA para tratar de resolver por las buenas un problema que va creciendo de tamaño con el paso del tiempo. El club emitió a principios de agosto, tras dicho encuentro, un comunicado en el que manifestaba “su disconformidad con la sanción [la de 150.000 euros], porque entiende que las esteladas responden a un sentimiento popular muy antiguo y arraigado socialmente”, destacando que “sobrepasa a cualquier posible mensaje político y que, por lo tanto, su exhibición en un campo de fútbol no puede ser objeto de ningún castigo en el futuro”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes