La apuesta de Mohamed VI por Clinton: once millones para afianzar su relación

27.10.2016 – 05:00 H. Era “un aliado que será difícil de sustituir”. Cuando en febrero de 2013 Hillary Clinton dejó de ser secretaria de Estado, la ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,30

27.10.201605:00 H.

Era “un aliado que será difícil de sustituir”. Cuando en febrero de 2013 Hillary Clinton dejó de ser secretaria de Estado, la Embajada de Marruecos en Washington envió un cable a Rabat deplorando su salida del Departamento de Estado. El documento diplomático marroquí fue desvelado en el otoño de 2014 por un tuitero anónimo, junto con otros muchos papeles secretos.

Hillary y también su marido, el expresidente de EEUU, mantienen desde hace años una estrecha relación con la familia real marroquí que quedó puesta de manifiesto con su asistencia, en 2002, a la boda del rey Mohamed VI. “El rey me ha dicho que considera a la secretaria de Estado como un miembro de su familia (…)”, declaró en una ocasión el consejero real Taieb Fassi-Fihri.

Una filtración de 4.000 correos electrónicos acaba de aclarar parcialmente cómo se estableció el trato entre el monarca y la ex secretaria de Estado y qué cantidades se barajaron: 11 millones de eurosAntes y después del maridaje hubo otros gestos y palabras de elogio hacia el monarca alauí, Marruecos y sus iniciativas durante la llamada “primavera árabe” o con relación al Sáhara Occidental. Nunca una jefa de la diplomacia estadounidense ensalzó, por ejemplo, en términos tan contundentes la propuesta de autonomía marroquí para resolver el conflicto en la antigua colonia española. La describió en 2011 en Washington como “seria, realista y creíble”.

El expresidente Bill Clinton empezó, en mayo de 2015, su discurso en Marrakech resaltando la “larga amistad” -se remonta a 1999- de Marruecos y su rey con “mi familia y Estados Unidos”. Inauguraba así la edición anual de la Clinton Global Initiative (CGI), que organiza la fundación que lleva el apellido del matrimonio demócrata. El CGI es un foro que reúne a “líderes globales para imaginar y desarrollar soluciones para los desafíos mundiales más acuciantes” en África y en Oriente Próximo.

No es de extrañar, por tanto, que cuando Hillary Clinton barajó celebrar esa conferencia en la Palmeraie Golf Palace de Marrakech en mayo, el soberano alauí se mostrase dispuesto a sufragarla. La carrera presidencial empezaba a arrancar en EEUU y Hillary Clinton podía ser la ganadora.


Eva Catalán. Los Ángeles

La publicación de ‘mails’ comprometedores de la Fundación Clinton, aunque no prueban nada ilegal, dan alas a los que argumentan que “Hillary no es de fiar”

4.000 correos filtrados

Una filtración de 4.000 correos electrónicos por Wikileaks acaba de aclarar parcialmente cómo se estableció el trato entre el monarca y la ex secretaria de Estado y qué cantidades se barajaron: 12 millones de dólares (11 millones de euros). Cuando la campaña electoral para las presidenciales está en su recta final, el lote de emails desvelados ha tenido un enorme eco en EEUU, y también en Marruecos, pero en España la prensa lo ha ignorado.

“El rey se ha comprometido a [proporcionar] aproximadamente unos 12 millones de dólares para la dotación y el apoyo de la reunión” del CGI en Marrakech, escribió en un correo, en enero de 2015, Huma Abedin, consejera de Hillary Clinton, a John Podesta, ahora jefe de la campaña electoral de la candidata demócrata. Fue la propia Hillary la que se empeñó en celebrar la reunión en Marruecos en mayo del año pasado tras descartar otras opciones.

A cambio de su ayuda los marroquíes solo pidieron que Hillary Clinton acudiera personalmente a la cita. “Ella montó este lío y lo sabe”, se queja Huma Abedin en su correo. Aunque se comprometió a ello, la ex secretaria de Estado no se desplazó a Marrakech –hizo campaña en Nevada y en California en esas fechas- pero sí envió a Marruecos a su esposo, Bill Clinton, y a su hija, Chelsea.

Hillary Clinton saluda al ministro Taieb Fassi Fihri en el Departamento de Estado, en Washington, en marzo de 2011 (Reuters).Hillary Clinton saluda al ministro Taieb Fassi Fihri en el Departamento de Estado, en Washington, en marzo de 2011 (Reuters).

Siete empresas y bancos marroquíes

No está claro si, al final, la Fundación Clinton obtuvo la cantidad apalabrada por organizar el evento en la “ciudad ocre” como describen a Marrakech los folletos turísticos. L’Office Chérifien des Phosphates (OCP), la mayor compañía pública marroquí, figura entre los donantes de los Clinton con entre cinco y diez millones de dólares, mientas otras entidades marroquíes (Akwa Group y la Confederación General de las Empresas Marroquíes) desembolsaron entre medio y un millón, según el análisis pormenorizado del diario marroquí online ‘Le Desk’.

En el pelotón de cola de los benefactores de los Clinton se sitúan el BMCE Bank, el Crédit Agricole du Maroc, la Banque Centrale Populaire y Attijariwafa Bank, un banco integrado en el holding de la familia real marroquí (Société Nationale d’Investissement). El diario ‘The New York Times’ informó incluso de que el propio monarca había financiado a la Fundación Clinton con medio millón de dólares, pero la institución lo desmiente.

Hillary Clinton y su entorno no han querido confirmar la autenticidad de los documentos publicados por Wikileaks, pero tampoco la han desmentido. Su rival republicano, Donald Trump, ha aprovechado de nuevo para arremeter contra la candidata demócrata mientras algunos medios de comunicación estadounidenses -no solo la televisión conservadora Fox News- ponen en duda la ética de los Clinton. El prestigioso periodista Bob Woodward acusó incluso el lunes a la Fundación Clinton de ser “corrupta”.

Fuente: ElConfidencial.com