La cifra por la que la 'premier' May quiere llevarse bien con Rajoy

14.10.2016 – 05:00 H. En política, los números son clave y este jueves había uno en especial que no se le podía ir de la cabeza a la ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
4,90

14.10.201605:00 H.

En política, los números son clave y este jueves había uno en especial que no se le podía ir de la cabeza a la ‘premier’ Theresa May mientras estaba reunida con Mariano Rajoy. La cifra en concreto es la de 301,40 millones de euros y responde a la cantidad que el año pasado Reino Unido tuvo que pagar a España por la atención sanitaria que sus compatriotas recibieron en nuestro país. En definitiva, Londres pagó más que a ningún otro país de la Unión Europea. Por su parte, España tuvo que desembolsar a las arcas británicas 4,60 millones de euros.

A falta de cifras oficiales (ya que no todos están registrados en sus respectivos consulados), se calcula que hay alrededor de 200.000 españoles residiendo actualmente en Reino Unido y más de 800.000 británicos viviendo en España, con la particularidad de que la mayoría de estos últimos son jubilados. Y en este sentido, Downing Street es el primer interesado en conseguir un buen acuerdo bilateral con Madrid tras el Brexit, ya que sus compatriotas se benefician más del sistema nacional de salud español que viceversa. Pese a todo, frases como “los inmigrantes colapsan los servicios públicos” o “turismo sanitario” son mensajes que aún calan entre los euroescépticos.


Juan Cruz Peña

La primera ministra de Reino Unido dejó fuera de su agenda a las empresas con intereses allí. Estas, por su parte, guardan silencio públicamente, a pesar de su temor al Brexit duro

Entre 2000 y 2010, el número de residentes británicos mayores de 60 años se incrementó en un 400%. Las autoridades españolas estiman que casi la mitad de los expatriados británicos son mayores de 50. Los pensionistas elogian el acceso a los especialistas, la calidad del equipo médico y la infraestructura del sistema de salud pública de España. Incluso alaban el esfuerzo de los médicos por hacerse entender, ya que muchos ingleses —sobre todo los que residen en la Costa del Sol— no hablan español.

Antes del histórico referéndum del pasado 23 de junio, muchos de ellos ya mostraban su preocupación ante un Brexit. La gran mayoría emplearon sus ahorros para comprar una vivienda y ahora con la crisis los precios se han devaluado, por lo que no se plantean la vuelta a su país. En este sentido, una estampida tampoco beneficiaría los intereses españoles, ya que hay determinados municipios que sobreviven todo el año en gran medida gracias a ellos. San Fulgencio (Alicante), por ejemplo, es el pueblo con mayor proporción de extranjeros de toda España. Más del 70% de sus 10.000 habitantes proceden de otro país y la gran mayoría son pensionistas británicos.

En Reino Unido, vive un porcentaje menor de jubilados españoles. Pero el panorama para ellos tampoco es fácil. Ramón Blasco, que lleva más de 50 años viviendo en Londres, explicaba sus preocupaciones a El Confidencial. “En cuestión de sanidad, necesitaríamos ahora un seguro cada vez que vayamos a España. Pero cumplidos los 70, ¿quién nos lo va a dar?”, se pregunta.

Británicos residentes en España tras una reunión informativa sobre el Brexit, en Benalmádena, el 4 de octubre de 2016. (Reuters) Británicos residentes en España tras una reunión informativa sobre el Brexit, en Benalmádena, el 4 de octubre de 2016. (Reuters)

 A día de hoy, nadie puede aún contestarle porque lo único que se sabe es que May activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa para dar comienzo a los dos años de negociaciones a finales de marzo de 2017. El calendario elegido y las polémicas propuestas en materia de inmigración que ha anunciado en los últimos días se han interpretado como la posibilidad de que la ‘premier’ apueste por un “Brexit duro”.

Aparte de obligar a las empresas a revelar el número de trabajadores de otros países y reducir el número de estudiantes extranjeros en las universidades, el Ejecutivo también quiere que en 10 años todos los médicos que ejerzan en el Sistema Nacional de Salud Pública (conocido como NHS) sean británicos. El sistema sanitario es uno de los campos con mayor número de inmigrantes: el 37% los médicos que trabajan en Reino Unido obtuvieron su licenciatura en otros países.

“No sé dónde irá la sanidad sin extranjeros”

Actualmente, hay 2.400 médicos y 2.200 enfermeros españoles. “De verdad, no sé dónde va a ir el NHS sin personal extranjero. Los propios ingleses nos muestran su preocupación”, afirma Cristina, una enfermera española que trabaja en el hospital público de St Thomas.

Ante la oleada de críticas desatadas por el giro radical de su discurso y su apuesta por expulsar del país a los ciudadanos no nacionales, el Ejecutivo de May estudia nuevas medidas que suavicen su postura. Según ‘The Telegraph’, el Gobierno británico ha concluido que al menos un 80% de los 3,6 millones de comunitarios que viven en Reino Unido tendrán derecho de residencia permanente para 2019, cuando se calcula que el país salga del bloque. May se plantea entonces conceder una amnistía al porcentaje restante, una medida que, sin embargo, se prevé que cause controversia entre los ‘tories’ más euroescépticos. La presión que estos ejercen sobre la primera ministra británica y su obsesión por recuperar el control de las fronteras podría acabar con la retirada del Reino Unido también del mercado único.

También busca un estatus especial Escocia, donde los nacionalistas amenazan con convocar otro plebiscito de independencia. Con un ojo puesto en Cataluña, Rajoy aseguró a May que el Ejecutivo español no alentará ningún tipo de intento de secesión que pueda provocar el BrexitEn este sentido, la Cámara Oficial de Comercio de España en Reino Unido ha emitido un comunicado en el que recuerda que las empresas “necesitan estabilidad regulatoria e institucional” y se queja de que desde Londres “actualmente se están emitiendo mensajes preocupantes y contradictorios“. Hay 700 empresas con capital británico en España y 300 españolas en Reino Unido, entre las que destacan el Banco Santander, Telefónica, Iberdrola o Ferrovial, que gestiona cuatro aeropuertos en todo el país, entre ellos Heathrow, el más transitado de Europa. Según el Instituto de Comercio Exterior, las relaciones comerciales entre ambos países están valoradas en 55.000 millones de euros.

Por otra parte, está la cuestión de Gibraltar. Aunque fuentes de Downing Street consultadas por este diario no aclararon si sería uno de los asuntos a tratar en la reunión de hoy en La Moncloa, según fuentes diplomáticas, Rajoy planteará un acuerdo para compartir la soberanía del Peñón. La diplomacia española inició hace tres semanas una campaña en defensa de la cosoberanía del Peñón. Felipe VI lo planteó en la ONU y el ministro de Exteriores, José Manuel García-Margallo, hizo lo propio con sus homólogos europeos en una carta que les envió hace dos semanas. El Gobierno de Rajoy quiere que Gibraltar salga de la negociación entre la UE y el Reino Unido y se trate de forma bilateral entre Madrid y Londres.

La cifra por la que la ‘premier’ May quiere llevarse bien con Rajoy

Pero tanto May como el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, se niegan. Este último, de hecho, asistirá este jueves a ‘El estado de Europa’, un debate que congregará en Bruselas a jefes de Gobierno, funcionarios de la Comisión Europea, parlamentarios, académicos y representantes de diversas organizaciones internacionales. Picardo aspira a que Londres pueda negociar con la UE un estatus específico para el Peñón, que mantenga incluso unos mayores vínculos con Europa de los que tendrá el Reino Unido cuando se concrete su salida. Los gibraltareños —un 95,1% defendió la permanencia en el club cuando votó en el plebiscito— están especialmente interesados en mantener el acceso al mercado único europeo.

El que también busca un estatus especial es Escocia, donde los nacionalistas de la ministra principal, Nicola Sturgeon, amenazan con convocar otro plebiscito de independencia. En este sentido, con un ojo puesto en Cataluña, Rajoy aseguró este jueves que el Ejecutivo español no alentará ningún tipo de intento de secesión que pueda provocar el Brexit, como la independencia de Escocia.

Fuente: ElConfidencial.com