La evolución de Luis Enrique: ni el tridente ni Busquets son intocables

19.09.2016 – 05:00 H. Luis Suárez fue sustituido en el minuto 56’ en Butarque después de marcar un gol y dar dos asistencias, con 0-4 en el marcador y a ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

19.09.201605:00 H.

Luis Suárez fue sustituido en el minuto 56’ en Butarque después de marcar un gol y dar dos asistencias, con 0-4 en el marcador y a cuatro días de que el FC Barcelona reciba en casa a un rival por el título, el Atlético de Madrid. Enumerado así resulta lo más lógico, pero no es normal, en el sentido de habitual. Porque el uruguayo sólo había sido sustituido anteriormente en la final de Champions en Berlín y en la final de Copa tras lesionarse. “El cambio lo entiendo yo y lo entendemos todos, somos seres humanos y necesitamos descanso“, declaró el uruguayo tras el partido. Que le cambien, lo acepte, lo entienda y no se enfurruñe ya es novedad desde que está en el Barça. Algo ha cambiado.


Alonso C.

El Barcelona jugó en Leganés con defensa de tres. Luis Enrique dio descanso a Sergi Roberto mientras Aleix Vidal se quedó en la Ciudad Condal. Está sentenciado

Luis Enrique ya ha dejado claro en la jornada cuatro de Liga en pleno septiembre que el plan ha cambiado. La MSN no se tocaba nunca y así lo atestiguan las estadísticas de la pasada campaña. Suárez sólo fue sustituido en el último partido de Copa frente al Sevilla en el Calderón. Antes sólo se había quedado fuera de la convocatoria en la ida de Copa ante el Villanovense y la vuelta contra Espanyol y Valencia, y en otros dos no disputó ni un minuto, contra el Levante, el Getafe y en la vuelta de Copa contra el Villanovense, además de la Real Sociedad en el que estaba sancionado. 

Respecto a Messi y Neymar, Luis Enrique cambió al brasileño en la segunda jornada de Liga ante el Málaga en el minuto 87. Y lo volvió a hacer en el Mundial de Clubes, cuando dio entrada a Mathieu en el último minuto de partido, mientras que Leo Messi fue sustituido ante Las Palmas tras lesionarse en la rodilla a finales de septiembre, reapareció en la segunda mitad en el Bernabéu. En enero, Luis Enrique también le sustituyó por precaución ante el Athletic tras los primeros 45 minutos.  El resto de encuentros jugaron los tres y lo jugaron todo. Hay incluso goleadas en el mes de abril, como el 0-8 al Deportivo y el 6-0 al Sporting en el que el tridente no se movió. Esta temporada, en cambio, ya no es intocable

Luis Enrique y Sergio Busquets durante un entrenamiento del Barcelona (Alejandro García/EFE)Luis Enrique y Sergio Busquets durante un entrenamiento del Barcelona (Alejandro García/EFE)

El técnico asturiano se ve con la suficiente fuerza en el vestuario en su tercera temporada y con la confianza suficiente también cuando mira al banquillo como para no exprimir al ‘equipo A’, que será el que juegue salvo sorpresa monumental frente al Atlético pasado mañana. Mientras tanto, ante rivales de menor entidad, ya ha dejado claro que va a rotar como lo hizo nada más aterrizar en el cargo. Entonces, ni él conocía a los jugadores ni los futbolistas a él. Pasó que se le alborotó el gallinero de mala manera hasta que la derrota en Anoeta y el encontronazo con Messi le hizo cambiar su plan de ruta inicial y dejó de mover las piezas en el tablero salvo sanción o lesión. La inesperada derrota frente al Alavés esta vez no ha variado la idea, más aún cuando el técnico afirmó el día antes en rueda de prensa que no estaba pensando solo en el choque de Champions, sino en los siete partidos en 23 días que les esperaban. Por eso, en Leganés no estaba ni siquiera Sergio Busquets y Sergi Roberto se quedó en la grada. 

A Busquets, sin sustituto natural en la plantilla y sabiendo que también es clave cuando se vaya con la selección española y que, por ejemplo, contra Italia jugará los 90 minutos, Luis Enrique tiene planeado darle un respiro siempre que pueda. Si hay que cambiar el sistema, como en Butarque, se cambia. El Barça la pifió la pasada temporada en la Champions en abril frente al Atlético y las pasó canutas tras perder con el Madrid en el Camp Nou para ganar la Liga. Jugadores claves llegaron justos de fuerzas y el técnico ha aprendido la lección. La prueba más evidente estuvo en Leganés, sin ‘Busi’ y sustituyendo a Luis Suárez nada más empezar la segunda mitad. El Barça ha entrado en una nueva era.

Fuente: ElConfidencial – Deportes