La sorprendente restauración del Niño Jesús de Ontario, el 'Ecce Homo' de Canadá

21.10.2016 – 08:08 H. – Actualizado: 1 H. Canadá ya tiene su propio Ecce Homo de Borja. La restauración ‘casera’ de una estatua religiosa ...

21.10.201608:08 H. – Actualizado: 1 H.

Canadá ya tiene su propio Ecce Homo de Borja. La restauración ‘casera’ de una estatua religiosa está dando la vuelta al mundo. La desconocida iglesia de Santa Ana de los Pinos, en la localidad canadiense de Sadbury -provincia de Ontario-, se ha hecho famosa en las últimas horas después de que una artista local restaurara, de una manera muy peculiar, una estatua de la Virgen con el Niño Jesús.

Todo ocurrió después de que el pasado año un grupo de vándalos decapitaran la imagen del Niño Jesús, situada en la entrada del templo. Después de varias intentonas del párroco Gérard Lajeunesse por restaurarla, la falta de dinero de la congregación le impidió hacerlo por lo que la artista local Heather Wise se ofreció a hacerlo al sentirse “triste” por ver la imagen sin cabeza.

Una cabeza de arcilla

Ante esto, y con el permiso del religioso, la artista comenzó a diseñar la testa del Niño Jesús. Eso sí, en vez de utilizar un material semejante en color y consistencia al de la estatua, utilizó arcilla. El resultado de la restauración habla por sí mismo: una cabeza que se parece a cualquier otra cosa menos a un Niño Jesús. Las burlas y críticas no se han hecho esperar y algunos ya han encontrado parecidos: un diablo o Maggie Simpson. Sin embargo, para ella, es “el mayor honor en toda mi carrera artística”.

En una entrevista en ‘Sadbury.com’, la artista ha justificado el uso de la arcilla confesando que durante un curso de bellas artes no le enseñaron a trabajar con materiales como el mármol. Por ello, en los próximos días se pondrá en contacto con “empresas de tallado de lápidas” para ver si hay posibilidad de sustutir la cabeza de arcilla por una de un material más duro y que aguante el paso del tiempo y las condiciones climatológicas. 

El Ecce Homo de Borja y otros ‘horrores’

En los últimos años, varias han sido las restauraciones de imágenes religiosas que se han alejado de la realidad. En nuestro país, la más conocida es, sin duda, la que en 2012 realizó Cecilia Giménez en la localidad zaragozana de Borja. La obra de Elías García, que pertenece al Santuario de Misericordia de Borja, quedó irreconocible después de la ‘reparación’ realizada por esta jubilada.

A pesar de las duras críticas que recibió, Borja se convirtió sin pretenderlo en un lugar de peregrinaje, ya que más de 200.000 personas han viajado a esta localidad para verlo y se han recaudado más de 85.000 euros gracias al cobro de una entrada con un precio simbólico de dos euros. 

A la izquierda, la obra original. A la derecha, la restauración de Cecilia Giménez.A la izquierda, la obra original. A la derecha, la restauración de Cecilia Giménez.

En la localidad salmantina de Peñaranda de Bracamonte, un aficionado a la pintura hizo su particular restauración de una talla del siglo XVII de San Miguel Arcángel. La transformación fue tal que se le cambió por completo el color del pelo y de la cara así como la vestimenta.

Expertos en Patrimonio calificaron esta transformación como “un nuevo atentado contra el patrimonio”. Sin embargo, lo ocurrido no fue denunciando ante la Junta de Castilla y León ni ante el Obispado. El párroco retiró la talla días después de que saltara la noticia.

Montaje de 'El diario de Salamanca'Montaje de ‘El diario de Salamanca’

Fuente: ElConfidencial.com

Palabras relacionadas: