La UE gastó 58 millones para deportar a 18.000 inmigrantes desde 2009

30.10.2016 – 18:20 H. La imagen de centenares de personas colgadas de la valla de Melilla o el desalojo del campamente de Calais, en el que miles de ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

30.10.201618:20 H.

La imagen de centenares de personas colgadas de la valla de Melilla o el desalojo del campamente de Calais, en el que miles de personas esperaban cruzar la frontera en busca de oportunidades, muestran cómo los países de la UE se exponen para evitar la entrada o expulsar a personas en situación irregular. Pero no siempre sus políticas anti inmigración han ocupado el foco de la actualidad. Desde 2009, los países europeos han expulsado, por la puerta de atrás de la UE, a 17.786 personas en situación irregular. Para ello, utilizaron 58 millones de euros procedentes de fondos europeos.

Las expulsiones en vuelos organizados de forma coordinada por los Estados y finanaciada por  la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), suponen un gasto de 3.000 euros de media por persona expulsada. La “limpieza” fue silenciosa, con la cortina corrida. Sin ruborizar a medio mundo como ocurrió en Melilla o Calais.

Los datos a los que ha tenido acceso este diario, gracias a una solicitud de acceso a la información presentada a Frontex, demuestran que los vuelos de repatriación de personas sin papeles son una práctica habitual en los últimos años. Unas operaciones, denominadas JROs (Joint Return Operations, en inglés) y asistidas por Frontex, que en 2015 permitieron deportar a casi el doble de personas en relación con años anteriores.

Estos vuelos son una parte de todos los que se llevaron a cabo durante el período ya que cada país puede fletar un vuelo de deportación sin contar con el apoyo de Frontex u otros Estados. Además, las operaciones conjuntas entre países abaratan los costes de deportación. Si comparamos esos 3.000 euros con los 7.000 que le costó al Gobierno español deportar a cada persona en situación irregular en los últimos cuatro años, las operaciones suponen un menor coste que, además, recae a cargo de la UE..

Junto con Alemania, España es el país desde el que más personas se han deportado. Los destinos más habituales son Colombia, Ecuador, y Nigeria, algunas de las nacionalidades más representadas entre la población extranjera en España. En el caso de Alemania, los vuelos se dirigen en su mayoría hacia Kosovo y Serbia. Más de tres millares de personas han sido deportadas a los países balcánicos en el último lustro.

En África, Nigeria es el país al que se deportaron más personas en situación ilegal. De los datos proporcionados por Frontex no se puede extraer si todos ellos eran de origen nigeriano o, por el contrario ,se les repatrió al país centroafricano por tener buenas relaciones con Europa, con el que negocian un nuevo acuerdo para ampliar las repatriaciones, y fronterizo con muchos otros Estados. En este sentido, Frontex no ha respondido a las preguntas planteadas por este diario.

Un futuro negro

A pesar de las continuas denuncias de organizaciones humanitarias de los denominados “vuelos de la vergüenza”, lo cierto es que lejos de decrecer, han aumentado en los últimos tiempos. Si en 2012 se expulsó a dos millares de personas entre todos los países miembro, tres años después la cifra alcanza las 3623 personas. Los vuelos además pasaron de los 37 anuales a casi el doble. Aunque la información para el presente año es parcial, ya que sólo se dispone de datos hasta el mes de mayo, todo apunta a que en diciembre el número de deportados alcanzará una cifra récord en Europa.

No sólo ha aumentado el número de vuelos y personas deportadas en los últimos meses. Además, esta semana el director de Frontex, Fabrice Leggeri, anunció que en 2017 la agencia aumentará su partida presupuestaria de repatriaciones. Aunque no precisó la cifra, sí señaló que el presupuesto global crecerá hasta los 330 millones, comparados con los 250 millones de euros del presente año.

[GRÁFICO MILLONES]

El aumento podía preverse de acuerdo también al gasto cada vez mayor de los Estados en miembro en ejecutar este tipo de operaciones de retorno. El año pasado entre todos los países que participaron y cooperaron en este tipo de operaciones de deportación se gastó 11’2 millones de euros. Una cifra muy superior a los 7 millones de 2012, 2013 y 2014. Durante la primera mitad de este año ya se ha alcanzado esa cifra por lo que se prevé que el gasto final supere los registros anteriores.

 

Metodología

Los datos de los que parte el artículo provienen de  una solicitud de acceso a la información a la Agencia Europea de la Guardia de Fronteras y Costas (Frontex), a través del portal AsktheEU. Los datos son parciales ya que no se proporcionan el coste de los vuelos, ni la empresa o aerolínea que gestionó cada uno de los procedimientos de expulsión.

Durante la limpieza de los datos, y ante la imposibilidad de conocer cuántas personas habían sido deportadas a cada país en el caso de vuelos con escalas, se ha optado por dividir en grupos iguales a los expulsados y asignarlos a cada uno de los países de destino de un vuelo. De esta forma, es posible tener una estimación más real del flujo de vuelos de “la vergüenza” que se han producido en los últimos años. 

Fuente: ElConfidencial.com