Las primeras encuestas dan la victoria a Hillary Clinton en el debate presidencial

27.09.2016 – 09:17 H. – Actualizado: 33 M. La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ganó este lunes el primer debate presidencial a ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,10

27.09.201609:17 H. – Actualizado: 33 M.

La candidata demócrata a la Casa Blanca, Hillary Clinton, ganó este lunes el primer debate presidencial a su rival, el republicano Donald Trump, según el 62 % de los encuestados por la cadena ‘CNN’, que en su mayoría eran demócratas. Tan solo un 27 % de los 521 encuestados, todos ellos votantes registrados, respondió que fue Trump el que se impuso en el debate celebrado en la Universidad de Hofstra (Nueva York).


A.V.C.

El próximo día 8 de noviembre, los estadounidenses acudirán a las urnas para decidir quién será el sucesor de Barack Obama al frente de la Casa

El 41 % de los encuestados se identificó como votante demócrata, mientras que el 26 % como republicano, mientras que al resto no les identifica la filiación política. Trump y Clinton volverán a debatir los próximos 9 y 19 de octubre en San Luis (Misuri) y Las Vegas (Nevada), respectivamente.  

Una fiesta en Estados Unidos

Estados Unidos vivió este lunes el esperado primer debate en bares, casas y calles como si se tratara de una fiesta política. La expectación generada por el cara a cara entre el candidato republicano y la demócrata pudo palparse especialmente en la capital del país, Washington DC, donde la política es la fuente de empleo de una gran parte de la población.


Argemino Barro

El millonario aspiraba por la nariz, bebía agua constantemente y tuvo dos momentos críticos en los que se defendió de los ataques con una nube de frases inconexas

Tres horas antes del debate ya se veían filas para entrar en los bares más políticos de la capital y en la zona del Capitolio había tanta animación que parecía más un sábado que un lunes. Uno de los bares favoritos de los jóvenes que trabajan en el Congreso captó toda la atención con dos imitadores de Donald Trump y Hillary Clinton con los que todo el mundo quería tomarse una fotografía.

“Hola, ¿eres de la prensa? ¡Ah! Trátame de manera justa y te trataré de manera justa”, saludó el imitador de Trump a Efe, bromeando con las recurrentes críticas del magnate a los medios de comunicación por considerar que favorecen a su rival. Preguntado por si se siente cómodo en Washington, una ciudad de amplia mayoría demócrata, el imitador, muy metido en el personaje, respondió: “Es muy probable que aquí prefieran a Clinton, pero a mí no me importa porque yo soy muy seguro”.

El debate presidencial. (Reuters)El debate presidencial. (Reuters)

Le interrumpió la imitadora de Clinton para preguntarle si “ya está acaparando toda la atención” y ambos comenzaron a bromear sobre los correos electrónicos de la ex secretaria de Estado, el muro con México que quiere construir el magnate y otros temas icónicos de esta atípica campaña. Un afroamericano gritó al pasar por el bar “Trump, ¡a ganar! ¡Vamos!” y, poco después, llegó a la fila Antonio, un joven republicano de padres mexicanos convencido de que “Trump va a ganar el debate porque Hillary ya no puede mentir más”. Este exbecario del Congreso puso cara de “eso no va conmigo” cuando se le preguntó sobre si se ha sentido ofendido por los comentarios del magnate sobre los mexicanos. “Mi familia emigró legalmente”, subrayó.

En el lado opuesto de la ciudad, decenas de jóvenes progresistas abarrotaron uno de los bares más de izquierdas de la capital, que sirvió durante el debate una bebida especial de cada candidato. La de Trump se llamó “agua del grifo de DC”, un agua que no destaca precisamente por su buen sabor. “Ella tiene que demostrar que es inteligente, divertida, dura pero no demasiado. Él solo tiene que evitar decir exabruptos y con eso ya le darán por vencedor”, comentó a Efe Adam, vestido con una camiseta a favor de Hillary.


Daniel Ureña

Por lo general, quién mejor prepara un debate suele ganarlo. Y a Hillary se le notaba muy segura, contundente en sus ataques y ágil en sus respuestas

Este local, conocido por su compromiso social, organizó una mesa de análisis con expertos para después del debate, algo que da la medida de la intensidad con la que se vive la política en una ciudad en la que una gran parte de la población vive de ella de alguna manera.

Pero este debate, como toda la campaña, ha llegado también a millones personas que hasta ahora no tenían un especial interés por la política. Es el caso de los padres de Maggie, una joven demócrata de Pensilvania que mostró a Efe la fotografía que acababan de enviarle sus padres, fervientes republicanos desde la llegada de Trump. En la imagen puede verse una elegante mesa de restaurante con platos elaborados y en el centro un teléfono móvil con la emisión del debate. “No les interesaba mucho la política, pero en estas elecciones Trump les ha convencido“, explica Maggie, que evita todo lo que puede hablar de las elecciones con su familia.

Un bar de EEUU durante el debate. (Reuters)Un bar de EEUU durante el debate. (Reuters)

Como Maggie, varias decenas de jóvenes progresistas ocuparon hasta el último centímetro cuadrado del cine más independiente de la ciudad, que abrió sus puertas un lunes de manera extraordinaria para proyectar en su evocadora sala de cortinas rojas el debate presidencial. Las intervenciones de Clinton se vitorearon con entusiasmo, sobre todo su defensa de la igualdad salarial y el reconocimiento de la discriminación que existe contra los afroamericanos.

Los comentarios de Trump suscitaron carcajadas y gritos de “venga ya” y una pareja jugaba a beber cada vez que decía alguna de sus frases más manidas, como la de que México se ha llevado empleos de Estados Unidos. Al final del debate, los jóvenes se quedaron a las puertas del cine comentándolo como si de una película se tratase. “¿Qué te ha parecido?“, se preguntaban unos a otros. La respuesta era siempre la misma. Ellos, como mucha gente en Estados Unidos que apoya a uno de los candidatos con absoluta convicción, conocían ya el final de la película: para ellos Hillary iba a ganar de todos modos.

Fuente: ElConfidencial.com