Los candidatos en las elecciones de Francia: de Mélenchon al pastor Lasalle

Marine Le Pen, French National Front (FN) political party leader and candidate for French 2017 presidential election, attends a political rally in ...
Marine Le Pen, French National Front (FN) political party leader and candidate for French 2017 presidential election, attends a political rally in Arcis-sur-Aube, near Troyes, France April 11, 2017. REUTERS Benoit TessierMarine Le Pen, French National Front (FN) political party leader and candidate for French 2017 presidential election, attends a political rally in Arcis-sur-Aube, near Troyes, France April 11, 2017. REUTERS Benoit Tessier

Todas las encuestas colocan a la líder del Frente Nacional como una de las dos opciones para disputar la presidencia en la segunda vuelta, empujada por la victoria de Donald Trump y el auge los populismos en la UE. Su programa está compuesto de 144 propuestas entre las que se incluyen salir del euro, un referéndum sobre la pertenencia a la UE, restablecer las fronteras nacionales y abandonar el espacio Schengen. También quiere rebajar de 62 a 60 la edad de jubilación, más ayudas para los ancianos y necesitados -siempre y cuando sean franceses de nacimiento- y expulsar automáticamente a los criminales y delincuentes extranjeros.

Ninguna de sus ideas se escapa de la crítica. Si gana, endurecerá los requisitos para acceder a la nacionalidad francesa, establecerá la cadena perpetua y luchará contra la inmigración ilegal. Entre sus objetivos está acabar contra el terrorismo y para ello cerrará todas las mezquitas y prohibirá la financiación pública de los lugares de culto. Potenciará el patriotismo económico, es decir, apoyará económicamente a empresas francesas frente a la competencia internacional y gravará la contratación de trabajadores extranjeros para priorizar el empleo nacional.

Su campaña se ha visto empañada por varias investigaciones judiciales por financiación ilegal y desvío de fondos, cuestión que ella misma ha denunciado como “una auténtica persecución”.

Fuente: ElConfidencial.com