Los emails hallados por el FBI ponen en peligro la ventaja de Clinton

29.10.2016 – 09:56 H. Ha sido un quiebro inesperado, como si los guionistas del universo que escriben esta campaña presidencial hubieran decidido darle un ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

29.10.201609:56 H.

Ha sido un quiebro inesperado, como si los guionistas del universo que escriben esta campaña presidencial hubieran decidido darle un poco más de emoción cuando sólo quedan 11 días para el 8 de noviembre. ¿Qué mejor que unir los hilos argumentales de dos investigaciones, una de ellas con escándalo sexual, para el capítulo final?

La “sorpresa de octubre” le ha tocado a la campaña demócrata. El FBI continuará investigando la manera en que Hillary Clinton gestionó los emails oficiales cuando fue secretaria de Estado entre 2009 y 2013. Correos que manejó desde su móvil privado, pese a contener potencial información clasificada. Aunque ella pidió perdón el año pasado, su equipo borró más de 30.000 emails que nunca fueron recuperados.


Agencias

La reapertura de la investigación llega a apenas semana y media de las elecciones presidenciales del próximo 8 de noviembre

La investigación había sido declarada completa en julio, pero los agentes han dado por casualidad con decenas de miles de correos de Clinton en el ordenador de Anthony Weiner, el excongresista investigado por enviar mensajes sexuales a una menor y marido separado de la mano derecha de Clinton: Huma Abedin, vicepresidenta de campaña. Esta los habría guardado en el ordenador de su expareja. Correos “pertinentes” para la investigación, en palabras del director del FBI, James Comey.

Lo que pasará ahora es una incógnita. Comey, que hizo el anuncio en una breve carta a varios comités del Congreso, aclaró que no se sabe qué contienen esos correos, si son “significativos”, o nuevos, o si contienen información valiosa. Y que ni siquiera se sabe cuánto tiempo llevará revisarlos.

Hillary Clinton habla con su equipo, incluida Huma Abedin, durante un trayecto de campaña en avión. (Reuters)Hillary Clinton habla con su equipo, incluida Huma Abedin, durante un trayecto de campaña en avión. (Reuters)

El anuncio ha pillado a Clinton con el pie cambiado y a sólo 11 días de las elecciones. El mediodía del viernes se había quedado media hora en su avión, rodeada de periodistas; al salir ignoró sus preguntas. “Pedimos al FBI que revele toda la información que tiene”, declaró después en una conferencia. “Que lo saquen a la luz”. Esa es su estrategia de campaña: presionar al FBI para que desvele los detalles y no deje al país votar en vilo con algo en mente de lo que no se sabe la gravedad.

El jefe del FBI, James Comey ha saltado a las brasas de la opinión pública. Este hombre de 55 años, descrito como alguien amable, honesto y ajeno a los juegos políticos, ha sacudido la campaña en la recta final. “Tengo mucho respeto por Jim Comey, pero no entiendo esa idea de soltar esta bomba que podría ser un gran fiasco”, dijo a Politico Peter Zeidenberg, exfiscal federal. “Hacerlo a una semana o 10 días de unas elecciones presidenciales sin más información… Simplemente invita a la especulación”.

Esa es su estrategia de campaña: presionar al FBI para que desvele los detalles y no deje al país votar en vilo con algo en mente de lo que no se sabe la gravedad

El nombramiento de Comey fue ampliamente apoyado por ambos partidos en 2013. Se le considera una figura justa y seria, pero el escándalo de los emails le ha dejado magulladuras. Fue Comey quien salió públicamente a decir que no había motivo para procesar a Hillary Clinton, un gesto poco habitual en quienes han ostentado su cargo.

Su posición respecto al nuevo hallazgo era extremadamente difícil: o bien esperar a que los emails fuesen revisados, lo cual le granjearía aún más críticas de los republicanos. O bien informar de que, efectivamente, hay nuevo material y por tanto hay que seguir investigando, ganándose el ataque de los demócratas. Comey optó por lo segundo.

El ganador obvio de esta sorpresa es Donald Trump, que no ha tardado en felicitar al FBI por su iniciativa. “Quizás, al final, se hará justicia”, declaró. “La corrupción de Hillary Clinton es de una escala nunca vista. No podemos dejar que lleve su agenda criminal al despacho oval”, y elogió a la institución, en extremo contraste con sus críticas del pasado verano, cuando Comey eximió a Clinton.

El candidato republicano ha sido arrinconado este mes por la filtración del vídeo de 2005 donde presume de asaltar sexualmente a las mujeres. Hasta una decena de personas le han denunciado desde entonces por acoso y una buena porción del partido republicano le ha dado la espalda, lo cual se nota en las donaciones.

Los mecenas del partido y los SuperPacs han virado el grueso de los recursos a financiar las campañas de los senadores para mantener la Cámara Alta, en peligro de pasar a manos demócratas. El propio Trump, que lleva invirtiendo una media de dos millones de dólares de su propio bolsillo, cada mes, en campaña, “sólo” dedicó 31.000 dólares en las tres primeras semanas de octubre, como si anticipase una derrota.


Jaume Esteve

La campaña de la candidata demócrata se ha visto salpicada por algunos escándalos con un denominador común. ¿Cuánto daño harán los ‘hackeos’ de móviles y de correos?

Eso dicen la mayoría de las encuestas. El portal FiveThirtyEight, que agrega varios sondeos, da a Hillary Clinton un 81,5% de posibilidades de ganar la presidencia. La demócrata obtendría casi seis puntos más que Donald Trump en el voto popular y 325 votos electorales frente a 211, incluyendo los estados clave de Florida, Pensilvania y Carolina del Norte. Lo que ocurra de aquí al martes 8 de noviembre, la manera en que van a pesar esos miles de emails nuevos, queda en manos de los guionistas.

Fuente: ElConfidencial.com