Los empresarios británicos piden a May que no intente reducir la inmigración

14.10.2016 – 10:20 H. El Instituto de Directores (IoD), que agrupa a empresarios del Reino Unido, pidió este viernes a la primera ministra británica, ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
4,30

14.10.201610:20 H.

El Instituto de Directores (IoD), que agrupa a empresarios del Reino Unido, pidió este viernes a la primera ministra británica, Theresa May, que abandone su objetivo de reducir la inmigración de cara a la salida del país de la UE. En un informe, el IoD señala que el Gobierno debería suprimir sus objetivos “arbitrarios e ilógicos” de control de extranjeros y se mostró a favor de reiniciar una nueva política inmigratoria cuando el país abandone el bloque europeo, posiblemente en 2019.


Celia Maza. Londres

En política, los números son clave, y había uno en especial que no se le podía ir de la cabeza a May mientras estaba reunida con Rajoy: 301,40 millones de euros

El Gobierno ha afrontado críticas después de que la titular del Interior, Amber Rudd, diera a conocer recientemente planes para obligar a las empresas a revelar el número de sus empleados extranjeros a fin de promover la contratación de británicos. “El Brexit ofrece la oportunidad para que el Reino Unido reinicie la política inmigratoria. El fracaso de sucesivos gobiernos para establecer un plan coherente de largo plazo sobre el control en el ingreso (de extranjeros) y la fuerte retórica sobre el supuesto coste de la inmigración han exacerbado las preocupaciones de la gente (sobre este asunto)”, apunta el documento.

El instituto pide que el Gobierno garantice que los estudiantes internacionales y los académicos sigan teniendo acceso “sin restricciones” a las universidades británicas, y destaca la gran contribución de los inmigrantes en la prosperidad del país. Agrega que es necesario “empezar otra vez”, con “un nuevo plan que tenga en cuenta el impacto (de la inmigración) en los negocios, los servicios públicos y la economía del Reino Unido”. Según el informe, el apoyo al Brexit fue una “indicación clara” del descontento de la gente en materia migratoria, pero considera que este asunto debe ser abordado de manera que “no sea perjudicial” para la futura prosperidad británica.


Juan Cruz Peña

La primera ministra de Reino Unido dejó fuera de su agenda a las empresas con intereses allí. Estas, por su parte, guardan silencio públicamente, a pesar de su temor al Brexit duro

May aún no ha definido cómo será la situación de los comunitarios que viven en el Reino Unido una vez que el país salga de la UE. La “premier” ha informado ya de que activará el artículo 50 del Tratado de Lisboa, que fija un periodo de negociaciones de dos años sobre la salida de un país comunitario en el primer trimestre de 2017, por lo que el país estaría fuera del bloque en 2019. 

Fuente: ElConfidencial.com