Por qué Real Madrid y Barcelona se pegan por Paulo Dybala

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,40

“Dybala es el futuro del fútbol”, esta frase tan rotunda como el disparo de un misil, la pronunció la primavera pasada alguien de la jerarquía de Messi. Paulo Dybala (23 años), argentino, no quiere llevar la contraria al ’10’ de la selección albiceleste y se afana en conseguirlo. Ya es, hoy, el jugador más valioso del ‘calcio’ y la Juventus, que hizo un gran negocio con la venta de Paul Pogba, se frota las manos ante lo que se le avecina por ‘La Joya’. Con Real Madrid y Barcelona en primera línea en la lista de pretendientes.

Porque así lo llamó el periodista Marcos J. Villalobo, cordobés como el jugador, cuando, pasmado, observó las diabluras que hacía un chico con el balón desde la quinta división de las inferiores de Instituto de Córdoba. “Atentos porque ustedes tienen una joya del fútbol”, aseguró el autor del libro ‘El pase y otros relatos de goles olvidados’. Dybala, con apenas 19 años, recaló en el Palermo previo pago de 10 millones de euros. Antes rompió las redes de muchos campos de Argentina, embelesó a su hinchada y pulverizó el añejo récord de su paisano Mario Kempes como futbolista de Instituto que más goles logró con menos años: 17.

En el Palermo, Dybala confirmó punto por punto las predicciones de sus mentores y la Juventus, señor hegemónico del ‘calcio’, puso sobre la mesa 42 millones de euros para vestir a ‘La Joya’ de blanco y negro. En el equipo de Turín llegó la explosión definitiva de Dybala (jugador de regate diabólico por ambos lados y disparos a puerta como auténticos latigazos), su cotización se disparó.

Paulo Dybala junto a Gonzalo Higuaín (EFE)Paulo Dybala junto a Gonzalo Higuaín (EFE)

Hará saltar la banca

El equipo piamontés quiere renovarle el contrato (aunque el actual finaliza en 2020), porque los 2,2 millones netos que cobra en la actualidad se quedaron estrechos dado los números que sobrevuelan por las cabezas de los cracks. Los dueños de la sociedad turinesa multiplicarán por cinco el sueldo de Dybala, pues quieren tener feliz al hijo de doña Alicia a sabiendas de que el chico, de aquí a nada, será protagonista de un inminente pelotazo económico como ocurriera el pasado verano con su amigo Paul Pogba.

Un futbolista con un talento especial para la concepción del fútbol, según Menotti. Un mago, ha dicho de él Carlos Bianchi. Un futbolista que lo hace todo y todo perfecto, según el Narigón Salvador Bilardo. Técnicos de todo el mundo coinciden en que Paulo Dybala va a ser el próximo crack mundial, alguien que por su edad está llamado a reinar en el trono del universo fútbol en cuanto languidezca la figura de Messi.

Por eso, los principales clubes del mundo calientan motores para la pugna por hacerse con este crack argentino. El Real Madrid anda al acecho y la Juventus maquina su próxima obra de ingeniería financiera. No es el único el club de Florentino. El Manchester United lo ve como la alternativa perfecta de Ibrahimovic, y ya hace cuentas para poner en la caja juventina otro cheque por más de 120 millones. En el City de Guardiola se imaginan un trío Agüero-Dybala-Silva y sueñan. Sueñan por contar en sus filas con un jugador de 1,76 centímetros, piernas musculosas y cabeza que dibuja jugadas de fantasía a la velocidad de un rayo

El Barcelona, hace año y medio, lo tuvo en el frontal de sus objetivos e intensificó sus movimientos cuando Neymar y su padre estuvieron coqueteando con el Real Madrid. Los catalanes hubieran ido de cabeza a por Dybala si el brasileño no llega a dar en el último momento un volantazo al sellar todas las salidas con su renovación con los azulgrana. Pese a ello, el Barça sigue con ojos muy abiertos las evoluciones del crack de los turineses, pues saben que es la pieza que le falta al equipo para completar su póker.

Dybala, en la imagen junto a Messi, en un partido con la selección de Argentina (Reuters)Dybala, en la imagen junto a Messi, en un partido con la selección de Argentina (Reuters)

Colega de Morata

Paulo tiene otro amigo: Álvaro Morata. Con el hoy madridista guarda una relación especial, pues ambos compartieron risas y goles en la Juve y el argentino conoce de primera mano las entrañas de un club que siempre le hizo cosquillas en sus emociones. Paulo admira a Benzema, y ha llegado a confesarlo en público: “Lo sigo fecha tras fecha, porque siempre aprendo de él, de sus movimientos en la cancha. Karim es un jugador que lo tiene todo”.

Aunque cordobés, el club del que Dybala es hincha es Boca Juniors. Y un día quiso parecerse al ‘diez’ más querido por la hinchada xeneize: Juan Román Riquelme. Otro de sus preferencias es el Kun Agüero, por la facilidad del futbolista del City en la definición cuando huele el arco adversario. Por supuesto le encandila Leo Messi, cuya presencia le impresiona. Eso sí, le incomoda que aseguren que es el sucesor del ’10’ de Argentina y dice que es un honor demasiado pesado. Confiesa Paulo que mira siempre los pasos del rosarino cuando conviven en Ezeiza, el predio de la selección argentina. Pero siente aversión por las comparaciones.

Lo que sí tiene claro Dybala es que, si consigue salir de la Juventus, su mejor destino es el Real Madrid. Está convencido de que el tridente Messi, Luis Suárez y Neymar tiene cuerda para muchos años y él no quiere actuar de segundo espada. En Chamartín se toparía con su amigo Morata y también con Benzema. Ambos se saludarían con efusión y luego trazarían bocetos de gol en medio de la cancha.

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: