Reyes, un sevillista confeso que habría encajado (y disfrutado) con Sampaoli

28.01.2017 – 05:00 H. José Antonio Reyes (33 años) dibuja una sonrisa soleada cuando aterriza en el vestuario de la Ciudad Deportiva del Espanyol. Esta ...

28.01.201705:00 H.

José Antonio Reyes (33 años) dibuja una sonrisa soleada cuando aterriza en el vestuario de la Ciudad Deportiva del Espanyol. Esta semana es especial para el de Utrera, que recibirá la visita del Sevilla, su equipo del alma, un escuadrón que vuela muy alto y asusta. Pero Reyes, con sentimientos contrapuestos, está ahora mismo en la otra trinchera, la blanquiazul, dispuesto a derramar su talento contra los blancos de Nervión. Este domingo, a la hora del café, el perico Reyes idea poner un palo en la rueda del Sevilla y tratará de demostrar que la épica del fútbol no conoce amigos.


José Manuel García. Sevilla

El Sevilla trata de mejorar su contrato y subir su cláusula, pero se encuentra con un muro. Eso sí, pese a ser tentado por la Juve y el City, no se irá en este mercado

Pero del dicho al trecho existe una autopista: “Lo mío con el Sevilla no es normal. Es mi casa”, aseguró Reyes esta semana al diario ‘ABC’. “Con el Sevilla lo he conseguido todo, incluso, mucho más de lo que hubiera pensado. Ganamos tres títulos de la Europa League, y en uno de ellos yo levanté la copa, algo impresionante por lo que sentí. Pero, sin duda, con lo que siempre me quedaré es con el cariño de la afición. Sentir lo que siento con ellos es muy especial. Yo, cuando acabe de jugar al fútbol, seré un aficionado más del Sevilla. E iré al estadio a verlo”. Pero ahora, asegura el veterano futbolista con tono solemne: “Me debo al Español y vamos a hacer todo lo posible por ganar el domingo, pero no digo nada extraño si reconozco que lo que siento por el Sevilla después de tantos años es especial”.

En el aire de los sevillistas flotará siempre una pregunta: ¿Qué hubiera ocurrido con Reyes con Sampaoli a los mandos? El utrerano salió del club justo dos semanas después del aterrizaje de un nuevo técnico en Nervión y se comprometió con el Espanyol. Reyes, que no conocía el término acuñado por el argentino sobre el amateurismo, es un claro exponente de esa filosofía y tuvo sus enganchones con Unai Emery, pues el técnico vasco veía a los jugadores como soldados y a todos les concedía el mismo trato. Ya nadie sabrá cómo habría funcionado Reyes en el Sevilla de Sampaoli.

Quique Flores reclutó a uno de sus jugadores fetiche para reforzar el Espanyol (EFE)Quique Flores reclutó a uno de sus jugadores fetiche para reforzar el Espanyol (EFE)

La década prodigiosa

El ex futbolista del Arsenal (ha lucido seis escudos distintos) tiene en su armario un particular récord Guinness: es el jugador que más medallas de campeón de la UEFA Europa League se ha colgado en el pecho. En su día entró en la historia de LaLiga Santander al ser, con 17 años, el futbolista más joven en marcar un tanto en primera división. Debutó una temporada antes, con 16. Su traspaso del Sevilla al Arsenal (24 millones de euros) significó algo más que una inyección definitiva para sacar al club blanco de sus penurias económicas; fue la llave que abrió la puerta a la década prodigiosa del viejo equipo de Nervión (esta semana ha celebrado su 127 aniversario), un camino que descorchó toda una catarata de títulos nacionales y europeos, y abrió paso a un presente cincelado en oro y sonrisas.

Ahora, con 33 años, el sultán de Utrera esgrime su media sonrisa y echa la vista atrás a sus viejos compañeros del vestuario nervionense, en particular al canario Vitolo, con el que protagonizó duetos memorables y desternillantes, o con Vicente Iborra, un capitán de alta alcurnia y goles definitivos que habla emocionado del utrerano: “José es muy apreciado por nosotros y nos acordamos mucho de él. Aparte del gran jugador que es y de la increíble carrera que lleva, como compañero es un 10, siempre dispuesto a ayudar y a darte lo que necesites”.

José Antonio Reyes celebra un gol marcado con el Sevilla (EFE)José Antonio Reyes celebra un gol marcado con el Sevilla (EFE)

El viejo aspirante

Pero el domingo no habrá tregua entre espanyolistas y nervionenses. Los de Sampaoli necesitan la victoria para seguir en la segunda plaza y acechar al Real Madrid, un líder en horas bajas. El Espanyol no es equipo de fácil mordisco. Atrás quedó el estrepitoso 6-4 del debut liguero, con un Sevilla desatado y un Espanyol lleno de agujeros defensivos. Ahora, el equipo entrenado por Quique Sánchez Flores, el técnico predilecto de José Antonio Reyes, cerró compuertas y desde la novena posición anda fresco para seguir escalando.

Resulta curiosa la historia de amor y desamor de Quique Sánchez Flores con el Sevilla. El madrileño, amigo personal de Monchi, ha estado varias veces a punto de ser entrenador del Sevilla y siempre se le escapó el jabón en el último instante. Le pasó cuando trabajaba al Getafe, luego cuando se encontraba dirigiendo en Arabia Saudí; la temporada pasada, cuando el trasiego de Unai Emery, el Sevilla llamó a la puerta de Quique, pero éste se había comprometido con el Espanyol. Y le llegó el turno a Sampaoli

Fuente: ElConfidencial – Deportes