Vitolo, el único elemento que le faltó a Simeone para fabricar un Atlético superior

08.10.2016 – 05:00 H. Algunos parecen hacerle descubierto ahora, pero otros muchos le tienen calado desde hace ya mucho tiempo. En esta nueva etapa que ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,40

08.10.201605:00 H.

Algunos parecen hacerle descubierto ahora, pero otros muchos le tienen calado desde hace ya mucho tiempo. En esta nueva etapa que ahora se ha abierto con Julen Lopetegui, un jugador ha entrado con una inusitada potencia en la vida de la Selección española. Víctor Machín Pérez, Vitolo para el gran público, ha aterrizado en el equipo nacional para quedarse durante largo tiempo. El nuevo seleccionador ha demostrado con hechos que el canario tendrá en la Roja un rol de protagonista estelar. Normal que el Cholo Simeone apretara al máximo para que la directiva del Atlético de Madrid hiciera un último esfuerzo este pasado verano con un fichaje que consideraba fundamental.


Jesús Garrido

España jugó un brillante encuentro como los de antes en el que aplastó a Italia contra la meta de Buffon, que cometió un grosero error que Vitolo aprovechó. Después, el capitán provocó el empate

El diario ‘AS’ informaba, pasado el ecuador de agosto, sobre el interés del Atlético de Madrid en reforzarse con Vitolo. No pudo ser al final, pues de inmediato el Sevilla cerraba la mejora y prórroga del contrato de su futbolista. Su libertad estaba fijada en 25 millones, pero no hubo nada que hacer y el centrocampista rubricaba con el club hispalense un nuevo compromiso, hasta junio de 2020. Desde hacía ya unos meses Simeone apretaba para contratar un jugador que se manejara con brío por el flanco derecho; la dirección deportiva que dirige Andrea Berta escudriñó aquí y allá para satisfacer al argentino, pero éste llegó a la conclusión de que el jugador idóneo para apuntalar el nuevo proyecto era el goleador de la Roja en Turín. Era la guinda del pastel.

La presión que ejerció el Atlético de Madrid fue constante y consistente. Pensaba que el flanco izquierdo estaba perfectamente cubierto con Yannick Carrasco a la hora de atacar, pero echando un vistazo a la plantilla consideraba que por el otro la plantilla se quedaba algo coja. El Cholo Simeone insistió una y otra vez, mientras los ejecutivos se movían, aunque dudando en algún momento porque la inversión de 25 millones era importante. Pasó que el Sevilla, que ya llevaba bastante tiempo negociando con el protagonista una mejora de sus condiciones contractuales, dio un acelerón definitivo en el último momento y puso sobre la mesa de Vitolo el documento indiscutible y que finalmente firmó.

Vitolo, durante el Atlético-Sevilla disputado en el Calderón la pasada temporada (EFE)Vitolo, durante el Atlético-Sevilla disputado en el Calderón la pasada temporada (EFE)

Monchi, su gran valedor

Un personaje jugó finalmente un papel definitivo para que Vitolo siga vistiendo la camiseta del Sevilla para desgracia del Cholo. Se trata de Monchi, el hombre que maneja todos los hilos deportivos del club andaluz desde hace años. Se puso a temblar cuando en un momento dado se dio cuenta de que el Atlético de Madrid, por orden de Simeone, iba realmente en serio. Con el mes de agosto entrando en su fase final, el ejecutivo casi entró en pánico, pues la salida de Vitolo habría provocado un tremendo destrozo, de incalculables consecuencias, al equipo de Jorge Sampaoli. Tocó, a la carrera, mover ficha para amarrar, con dinero por medio, a un jugador fundamental para el Sevilla, ahora también para la Selección de Julen Lopetegui.

El director deportivo del Sevilla le hizo ver al jugador la capital importancia que tenía -tiene- para el nuevo proyecto tras la exitosa etapa firmada por Unai Emery. También apeló al corazón, al momento en el que apostó por un futbolista de Segunda división. Y es que fue Monchi el que se la jugó con Vitolo cuando éste se movía en la categoría de plata y después de haber sufrido una grave lesión en una rodilla en el pasado. Fue en noviembre de 2010 cuando su carrera quedó cortada durante largos meses, pero en 2013 ya había recuperado vuelo y Monchi se empeñó en fichar a Vitolo aunque no tuviera experiencia en la máxima categoría. Las Palmas no cedió con el precio y el Sevilla se vio obligado a pagar 3 millones de euros. Una inversión que con el tiempo se ha desvelado como impecable.

Un año antes, en 2012, fue el Real Madrid el que fijó su mirada en Vitolo, pero consideró que los 3 millones que exigía Miguel Ángel Ramírez, presidente de Las Palmas, era un precio excesivo para reforzar el equipo filial que por entonces entrenaba Alberto Toril. El mandatario canario, que ya le demostró al Sevilla este verano que es un duro negociador, al no dejar salir a Roque Mesa a cualquier precio, ejerció de igual manera cuando Miguel Pardeza, director de fútbol del club blanco entonces, descolgaba una y otra vez el teléfono. No cedió el dirigente canario y el Real Madrid se quedó sin un futbolista que con el tiempo alcanzó la cima con otra camiseta. Y no rojiblanca, como hubiera querido Simeone

Fuente: ElConfidencial – Deportes