11 formas en que tu ciudad te CONTROLA sin que lo notes ¡La #9 es algo cruel!

¿Alguna vez has andado por las calles y te has sentido observado? O peor aún, ¿has tenido esa incómoda sospecha de que tu comportamiento y movimientos ...
publicado por
Leticia Garcia avatar
hace karma
42

¿Alguna vez has andado por las calles y te has sentido observado? O peor aún, ¿has tenido esa incómoda sospecha de que tu comportamiento y movimientos están siendo controlados? Ciertamente, la mayor parte del tiempo este “sentido arácnido” no pasa de mera superstición.

Sin embargo, quizá tu paranoia esté bien justificada. Tu propia ciudad podría estar moldeando tu comportamiento y controlando tus acciones en este mismo instante sin que lo percibas en lo más mínimo. En el mundo entero estas prácticas de control del comportamiento colectivo son tan comunes y cotidianas que ya han dejado de incomodar a prácticamente todos.

1 – Falsas cámaras de seguridad.

Montar un centro de video vigilancia no es nada barato, por lo que algunas ciudades optan por combinar cámaras reales con cámaras falsas para prevenir los delitos en lugares públicos. La decepción viene cuando se descubre que la cámara que debería haber filmado todo no es más que una carcasa metálica.

cidade_controle12

2 – Bancos con formas extrañas.

No, no se trata de que el paisaje urbano adquiera un toque “modernista”. Esta clase de bancos tiene el sencillo propósito de que las personas no se sientan cómodas en ellos. Como lo acabas de leer – al menos, que no se sienten durante demasiado tiempo. Son incómodos a propósito para que las personas no se sienten durante largos periodos de tiempo o los utilicen para otros fines, como el ambulantaje.

cidade_controle11

cidade_controle16

3 – Bancas con descanso para los brazos.

Esos “reposa brazos” no tienen como finalidad principal tu comodidad, están ahí para prevenir que los indigentes tomen las bancas públicas como sus camas particulares.

cidade_controle4

4 – Basureros públicos con aberturas pequeñas.

Se diseñan de esta forma para evitar que los transeúntes o vecinos arrojen cosas demasiado grandes y las llenen en poco tiempo, forzando así a las personas a utilizar sus propios medios para deshacerse de los residuos de gran tamaño.

cidade_controle5

cidade_controle17

5 – Trozos de metal colocados aleatoriamente en las superficies.

Este tipo de instalaciones, que a simple vista parecen aleatorias y sin razón, tienen mucho sentido e intención. A través de estas barras de metal se evita la práctica del skate, que en muchas ciudades es considerada una práctica nociva.

cidade_controle9

cidade_controle6

cidade_controle7

6 – Puentes bajos.

Seguramente te habrás encontrado con un puente muy bajo en cierta ocasión, y pensaste “que tontería hacer un puente tan bajo”. Estos puentes con poca altura tienen, como todo lo que mostramos antes, propósitos bien definidos: evitar que camiones, maquinaria pesada o vehículos muy altos circulen por determinadas áreas de la ciudad.

cidade_controle3

7 – Edificios con las luces encendidas.

“Que injusticia, todavía hay gente trabajando a estas horas”. Puede que así sea en algunas empresas, pero también hay otra razón. Algunas ciudades solicitan que determinadas habitaciones, especialmente aquellas con ventanas grandes y situadas al frente de la calle, se mantengan con las luces encendidas. Una vez más, esto sirve para prevenir la práctica de delitos, pues sugiere al delincuente la posibilidad de que lo están observando.

cidade_controle1

8 – Luces azules en baños públicos.

Es una práctica de iluminación que viene en aumento, y la intención es que los usuarios de drogas inyectables, como la heroína, no puedan encontrar la vena para inyectarse.

cidade_controle2

cidade_controle8

9 – Pirámides, ondulaciones y adoquines bajo puentes y otros lugares.

Una medida simple y eficaz de tolerancia cero contra los indigentes que construyen sus albergues particulares bajo los puentes, viaductos o cualquier otro lugar donde no sean bienvenidos.

cidade_controle13

cidade_controle14

10 – Postes revestidos.

Debido a la cantidad ridícula de propaganda que suele colocarse sobre los postes, muchas ciudades han empezado a revestirlos con un material que impide la adherencia de estos anuncios.

cidade_controle10

11 – Patrullas vacías.

Hay ciudades que pueden darse el lujo de tener patrullas de sobra, y en estos lugares es común que estacionen esas patrullas sobrantes en puntos estratégicos para, una vez más, comunicar esa sensación de que estás siendo vigilado e inhibir la práctica del delito, especialmente las faltas de tránsito.

cidade_controle15

 

Agrega un comentario