FKM 2016 | Jimmy Maslon presenta el cine de Herschell Gordon Lewis

El FKM, Festival de Cinema Fantástico da Coruña está llegando a su recta final. Concluirá con la famosa Zombiewalk, en la que muchos frikis y amantes de la ...
publicado por
Ana Capreo avatar photo
hace karma
0

El FKM, Festival de Cinema Fantástico da Coruña está llegando a su recta final. Concluirá con la famosa Zombiewalk, en la que muchos frikis y amantes de la carne putrefacta andante se maquillarán de muertos vivientes caminando por la ciudad de la Torre de Hércules. Uno de los platos fuertes del festival fue el homenaje al considerado padre del gore, Herschell Gordon Lewis. El director tenía confirmada su asistencia, el FKM sería el último homenaje a su persona, pero su muerte truncó todo.

En su lugar asistió su buen amigo, y productor de bastantes de sus películas, Jimmy Maslon, que habló muy emocionado de su amistad con Gordon Lewis echando mano de algunos recuerdos muy jugosos y divertidos. Comentaba el productor que descubrió el cine de Lewis, en concreto ‘Blood Feast’ (íd., 1963), diez años después de su realización, en un autocine que estaba a reventar. Se obsesionó con el film y luchó por los derechos de exhibición.

Comentaba Maslon que en aquellos años no existía ni video ni televisión por cable —ni se imaginaban algo así—, así que Maslon consiguió los derechos por un precio razonable. Hasta ese instante se dedicaba a ver la película muchas veces, incluso grabar sus diálogos en cassette para interpretar las secuencias con sus compañeros de escuela. Su intención era proyectar la película en diez salas. Le pagaban 150 dólares por proyección, así que diez salas al mes serían 1500 dólares.

Maslonfkm

Maslonfkm

Más tarde Maslon conoció personalmente a Gordon Lewis y ahí nació una muy fructífera amistad. Cuenta el productor que el mítico director murió con 90 años, pero que tenía una gran energía y pocos días antes de su muerte aún hablaban de volver a hacer una película. Teniendo en cuenta que H.G. Lewis las filmaba en una semana aproximadamente no era una idea tan descabellada. Maslon concluyó su charla con las influencias de Lewis en otros directores, o escritores como Stephen King.

‘Blood Feast’ tiene el título, por así decirlo, de ser el primer film gore propiamente dicho. Lo cierto es que si nos ponemos rigurosos tal afirmación es muy osada. No hay más que bucear en el cine underground de la época y encontrar muestras que anteceden esta obra. En cualquier caso, el “título” sigue ahí. A ello sin duda ha contribuido la gforma que Lewis tenía de mostrar la violencia. Muy gráfica y explícita, puede que incluso mucho más de lo que títulos conocidos del (sub) género han realizado.

Blodfeastf2

Blodfeastf2

Un absurdo título mítico

El argumento del film apenas importa. No era Gordon Lewis alguien preocupado por las historias que narraba, sino por mostrar el lado más bestia de la violencia humana. ‘Blood Feast’ narra la historia de un vendedor de comida egipcia que además se dedica a cometer terribles asesinatos, rindiendo así tributo a una diosa egipcia. La policía, sin pista alguna sobre la identidad del asesino, hará lo imposible por atraparlo. Durante poco más de una hora Lewis se dedica a impactar al espectador de la forma más sangrienta posible.

Llaman la atención un par de momentos. Uno por su gusto por el detalle. Me refiero al momento en el que el asesino arranca la lengua a una de sus víctimas. Otro el inicio, el asesinato en la bañera, en el que los ecos de Hithccock y su película más popular se oyen con claridad. Entre momento y momento, el aburrimiento se apodera del film. Un trabajo al que el paso del tiempo ha hecho trizas. No hay bucle temporal que aguante un film tan mal dirigido como éste.

Inconsistencia argumental. Diálogos absolutamente estúpidos, y actores exagerados hasta el extremo. Lewis, debido al bajo presupuesto, encargaba a los técnicos algunos de los personajes. Prácticamente todos los aspectos descuidados. ‘Blood Feast’ sólo puede disfrutarse desde una perspectiva de cachondeo, aunque me temo que no fue creada para eso. Con todo el final es casi legendario. El asesino, atención, cojo, es perseguido por cuatro policías sanos que no lo dan pillado. Aquél muere triturado por un camión de basura, y el trabajador es felicitado por su servicio a la comunidad.