HIPERTIMESIA: EL DOBLE FILO DE LA MEMORIA PERFECTA

Tener una memoria perfecta o casi perfecta, a primera vista suena como un don que todos desearíamos tener, pero como dicen “nada en exceso es ...
publicado por
Abraham Andrade avatar photo
hace karma
5,30

Tener una memoria perfecta o casi perfecta, a primera vista suena como un don que todos desearíamos tener, pero como dicen “nada en exceso es bueno” y es por eso que la Hipertimesia es un arma de doble filo. Una condición que deja un sabor agridulce.

La Hipertimesia, también llamado síndrome hipertimésico; es una condición que le permite a quien la padece tener una memoria fotográfica para sus recuerdos autobiográficos, una memoria episódica perfecta que permite recordar con lujo de detalles los acontecimientos pasados vividos.

El síndrome hipertisemico es relativamente reciente, nace a principios del año 2000 y de le atribuye al caso de Jill Price. Esta joven decía poder recordar todo desde una temprana edad y buscó en un neurocientífico entender las razones de su padecimiento.

En el caso de Nima Veiseh recuerda que su memoria comenzó a mantener cada recuerdo intacto el 15 de diciembre del año 2000. En esta fecha Veiseh conoció a su primera novia, lo que nos podría hacer suponer que un solo “clic” por decirlo de alguna manera, habría activado esta condición en él.

Es importante resaltar que las personas que padecen hipertimesia no están exentos de cometer errores humanos.

Aunque parece todo una virtud, puede no ser tan agradable cargar con el peso de tu vida, especialmente si la persona crece con alguna clase de trauma infantil o también porque se les hace imposible borrar los recuerdos que les causan dolor o tristezas. En el caso de Neima Veiseh esto lo ha ayudado a ser una persona más tolerante, ya que al no poder olvidar ha tenido que aprender a “perdonar de verdad”.

En el caso de Jill Price y el reportero ruso Solomon Shereshevsky han optado por usar algunas alternativas para vaciar sus recuerdos, en el caso de Price anota sus recuerdos en un diario y en el reportero ruso dibuja una pizarra en blanco donde anotaba sus recuerdos para después borrarlos, todo esto con el fin de hacer sus vidas más llevaderas.

Para algunos la capacidad de recordar todo para otros la incapacidad de olvidar. Lo cierto es que la hipertimesia se pasea en la delgada línea de la virtud y el defecto, una característica superflua de la cual poco tienen la dicha de presumir o la pena de lamentarse.

Palabras relacionadas: