Tricotilomanía: La adicción que puede dejarte sin un pelo

Comienza con estrés o algo de tensión y termina sin cabellos. Esto, para resumir una condición curiosa que sufren alrededor de 2.5 millones de personas en ...
publicado por
Abraham Andrade avatar photo
hace karma
0,60

Comienza con estrés o algo de tensión y termina sin cabellos. Esto, para resumir una condición curiosa que sufren alrededor de 2.5 millones de personas en Estados Unidos. La razón que lleva a las personas a cometer el atentado contra su cabello corporal es porque esto les genera alivio. Tricotilomanía es considerada como un trastorno del comportamiento de una persona que lo lleva a cumplir religiosamente un hábito particular que lo puede dejar sin un pelo, de manera literal.

Este trastorno de la conducta suele presentarse en una edad comprendida entre los 9 y 13 años, su desarrollo puede estar implicado al estrés que las tensiones sociales pueden generar en el niño o niña. Por lo general, el cabello contra el que se tienta es el ubicado en la cabeza, pero también es muy probable que la persona decida optar por arrancar el vello de otras partes de su cuerpo, como las cejas, entre otras.

Diagnosticar a los pacientes que sufren con este tipo de conductas compulsivas puede resultar una tarea que poco tiene de sencilla, esto se debe a que cuando la persona atenta con el cabello de su cuerpo puede ser de una manera automática (similar al trance). O bien puede ser de una manera consciente, pero a pesar de que la persona tiene claridad en sus actos decide no comentarlos por sentir vergüenza de su padecimiento.

Los niños por lo general suelen tener mayor facilidad para superar este padecimiento. de hecho algunos lo logran sin necesidad de algún tratamiento especifico, debido a que es un hábito que puede culminar al cabo de 12 meses. Sin embargo, si es detectado en una etapa más adulta los grupos de apoyo pueden ser una alternativa a considerar para ayudar a la persona a superar esta adicción, estos grupos forman un papel muy importante debido a que pueden ayudar a la persona a sentirse más comoda consigo misma y con las personas a su alrededor, pueden ayudar a aliviar el estrés, la tensión o la baja autoestima y visión negativa que pueda tener.

Nota final: Si sufres de este padecimiento o de algún otro, es importante que sepas que no estás solo, seguramente afuera hay muchas personas con algún padecimiento igual o similar al tuyo, no te sienta solo. Busca ayuda, hay personas especializadas para ayudarte y a quienes les interesa hacerlo.