A un año del conflicto en la Franja de Gaza ¿existe aún esperanza?

GAZA, 28 Jul. 15 (ACI).- A un año de los enfrentamientos entre el ejército israelí y los militantes de Hamas en Gaza, Catholic Relief ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
1,40

GAZA, 28 Jul. 15 (ACI).- A un año de los enfrentamientos entre el ejército israelí y los militantes de Hamas en Gaza, Catholic Relief Services (CRS), la agencia católica de ayuda humanitaria de Estados Unidos, continúa ayudando a que las víctimas del conflicto puedan encontrar un nuevo hogar.

"Es difícil de creer que ya ha pasado un año. Por desgracia no ha sido un año especialmente productivo o positivo", señaló el representante de CRS en en Jerusalén y Palestina, Matt McGarry.

Cerca de 117 mil palestinos en la Franja de Gaza fueron desplazados o quedaron sin hogar durante el conflicto destructivo entre militantes de Hamas y el ejército israelí en julio y agosto de 2014.

Muchas de las casas destruidas de los palestinos representaban el total de su riqueza.

"Perdieron casi todo", dijo McGarry e construidos en las tierras de las familias. Según McGarry, las viviendas de transición proporcionan un "lugar seguro, digno y adecuado para vivir".

"Esta es sólo una de las pequeñas cosas que podemos hacer para tratar de ayudar a las personas a recuperar un poco de dignidad y paz en medio de estas difíciles circunstancias", afirmó.

Uno de los beneficiarios de CRS es Abu Hussein, un palestino que huyó de su casa en Gaza junto a su familia en julio de 2014. Cuando regresó encontró su casa reducida a escombros.

"Quedé paralizado", dijo Hussein a CRS. Estuvo durmiendo al cobijo de unas mantas fuera de su casa destruida cuando conoció a algunos voluntarios de CRS.

"En ese entonces estábamos totalmente marginados", recordó Hussein. "Nadie nos ayudaba"

Tanto Hussein como sus hijos, junto con trabajadores contratados por CRS, ayudaron a construir el refugio de transición para su familia.

"Si no tuviéramos este refugio, ni siquiera tendríamos una sombra bajo la cual dormir", afirmó Hussein.

En junio de 2014, los asesinatos de tres adolescentes israelíes y el posterior asesinato de un joven palestino incrementaron las tensiones entre palestinos e israelíes.

Estas tensiones se volvieron violentas a principios de julio de ese año. Por más de un mes los militantes de Hamas dispararon cohetes contra Israel desde la Franja de Gaza, mientras que el ejército israelí respondió con cientos de ataques aéreos y una invasión de fuerzas terrestres para destruir el  armamento de Hamas.

Más de dos mil palestinos murieron en el conflicto, entre ellos más de 500 niños. En Israel, 66 soldados y cinco civiles fueron asesinados. Otros miles de palestinos resultaron heridos y muchos quedaron en situación de discapacidad permanente.

CRS apoya a unas 18 mil familias desplazadas en Gaza con kits de emergencia de artículos básicos para el hogar, utensilios de cocina, almacenamiento de agua e higiene.>

El conflicto de 2014 también destruyó granjas, escuelas, lugares de trabajo e infraestructura. Gaza sigue sufriendo la escasez de electricidad y agua. Muchas víctimas del conflicto sufren de traumas psicológicos, así como la pérdida de los medios para subsistir.

Con el apoyo de socios, como la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, CRS ayuda actualmente a un centro de asesoramiento para niños traumatizados.

La agencia también está trabajando en restaurar el terreno agrícola en más de 700 granjas y proporcionar una recuperación económica sostenible.

Sin embargo, los esfuerzos de reconstrucción se complican a causa del bloqueo israelí.

Según McGarry, el movimiento restringido dentro y fuera de Gaza tiene un "impacto terrible" en la capacidad de las familias para reconstruir sus hogares y sus vidas. La actividad económica está casi detenida y la tasa de desempleo está entre las peores del mundo – cerca del 44 por ciento, según cifras del Banco Mundial.

"Ha sido un año muy difícil, deprimente y frustrante", el representante de CRS en la zona. "Los palestinos por naturaleza y por necesidad son personas muy resistentes y esperanzadoras". La mayoría de los beneficiarios de CRS en Gaza son musulmanes. Algunos son cristianos al igual que muchos miembros de la ONG.

"Existe una comunidad cristiana que se remonta a dos mil años en Tierra Santa. Los cristianos palestinos están profundamente arra

"Contamos con donantes que son cristianos, musulmanes y judíos", dijo McGarry. De la misma manera, los socios y empleados de la agencia provienen de diferentes tradiciones religiosas. Añadió que CRS es "ante todo una organización de ayuda humanitaria y desarrollo".

McGarry sostuvo que es importante que los estadounidenses entiendan que el conflicto palestino-israelí es controversial "porque es complicado".

"No es una cuestión de blanco y negro, de lo correcto e incorrecto. Podemos encontrar por lo menos dos narrativas diametralmente opuestas", aclaró McGarry. "Existe mucho de historia y emoción, esto es muy importante para las personas, ya que se trata de un lugar que evoca creencias religiosas. Por supuesto, es Tierra Santa: esto conlleva a temas de identidad, historia, origen étnico, fe y todo lo demás".

McGarry alentó a los católicos a educarse en cuanto a la situación en Palestina y ser "defensores imparciales de una paz que sea justa, segura y sostenible".

"El conflicto no se resolverá (…) si no hay un fuerte apoyo por parte de EE.UU…. tenemos una oportunidad y una responsabilidad única para llevar adelante esa participación".

Agregó que la afiliación católica CRS proporciona una ventaja sobre muchos otros organismos de ayuda. "Trabajamos en la propia comunidad local. Tenemos una red muy sólida de socios de la Iglesia y organizaciones pares con las que podemos compartir información, trabajar, apoyar y ser apoyados".

CRS es capaz de trabajar con el Patriarcado Latino de Jerusalén y con la Misión Pontificia para Palestina, así como organizaciones similares de gran prestigio con conexiones comunitarias.

Traducido por Bárbara Bustamante

 

FuenteL AciPrensa