Así fue el bautizo de un recién nacido refugiado durante rescate en altamar

MAR DE LIBIA, 19 Jul. 16 (ACI).- Tras un rescate de refugiados e inmigrantes en el Mediterráneo por parte de la Marina de Guerra de Alemania, una ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,10

MAR DE LIBIA, 19 Jul. 16 (ACI).- Tras un rescate de refugiados e inmigrantes en el Mediterráneo por parte de la Marina de Guerra de Alemania, una mujer católica de Nigeria dio a luz a bordo de un barco de rescate y logró que su hijo recién nacido fuera bautizado por un sacerdote católico.

El hecho ocurrió a comienzos de julio durante el primer día de navegación de un barco alemán que hacía parte de la "Operación Sofía". Durante la misión se avistó cuatro precarios botes repletos de personas, que escapaban de las costas de Libia debido a la persecución en su país de origen.

Según los informes de la Capellanía Militar Alemana, la mujer en avanzado estado gestación, de nombre Vivian, formaba parte de este grupo de 655 personas rescatadas que tenían como fin llegar a Europa con la esperanza de una vida mejor.

Tras el rescate y después del parto, la madre del niño le pidió encarecidamente al capellán de la embarcación, P. Jochen Folz, que bautizara a su hijo.

El P. Folz aceptó y se puso a trabajar con la ayuda de los oficiales y la tripulación del barco: en primer lugar el operador de radio proveyó de Internet para que el sacerdote pueda acceder a los textos del rito del bautismo.

Después el sacerdote tomó una salsera de la cocina para poner el agua, colocó una estola sobre el niño y finalmente lo bautizó.

A una mujer llamada Martina O., que también fue rescatada, se le permitió acompañar el bautizo para ser la madrina del bebé.

A pesar de que era de noche, el lugar donde ocurrió el parto estaba iluminado completamente por luces de neón y se llenó de soldados que querían estar presentes en ese momento especial.

El P. Folz saludó a los asistentes y ofreció una breve introducción en el bautizo, un hecho extraño para un buque de la Marina. Luego el rito procedió como de costumbre: el P. Folz preguntó a Vivian: "¿Qué nombre le dará a su hijo", a lo que ella respondió: "Ikpomosa".

Cuando el sacerdote le preguntó "¿Qué pides a la Iglesia para Ikpomosa?" Vivian sonrió y dijo con orgullo: "El bautismo, la fe y la vida eterna".

El sacerdote entonces trazó una señal de la cruz en la frente del recién nacido, invitando a su madre y madrina a hacer lo mismo.

Como regalo de bautismo le dieron al niño una medalla de San Miguel de Arcángel, y a la madre junto a la madrina una medalla de la Virgen María.  

Esta no es la primera vez que el capellán bautiza personas en circunstancias similares, sin embargo, sí fue la primera vez que impartió este sacramento a un refugiado.

La operación de rescate fue la primera experiencia del presbítero en la Marina, después de haber servido en varias operaciones terrestres.

Mientras servía en Afganistán, bautizó a dos soldados alemanes y un soldado estadounidense, y administró la Confirmación varias veces.

A la luz de un futuro incierto, el P. Folz le dijo Vivian y a Martina que "la Iglesia nos ofrece una casa en cualquier parte del mundo y que Ikpomosa está ahora bajo la protección especial del cielo”.

También te puede interesar:

 

Conoce la hermosa historia detrás de la foto del “Rosario de agua” https://t.co/36SjWASXFh pic.twitter.com/G2t0OydNLd

— ACI Prensa (@aciprensa) 17 de junio de 2016

 

Fuente: AciPrensa