Colombia: Obispo pide que nadie interfiera en el crecimiento de la paz

BOGOTA, 21 Jul. 16 (ACI).- El Obispo Castrense de Colombia, Mons. Fabio Suescún Mutis, afirmó durante la Misa Tedeum por el 206° ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0

BOGOTA, 21 Jul. 16 (ACI).- El Obispo Castrense de Colombia, Mons. Fabio Suescún Mutis, afirmó durante la Misa Tedeum por el 206° aniversario de la independencia que “nadie debe interferir ahora con el crecimiento de la semilla de la paz”, en relación al proceso que lleva a cabo el gobierno con las Fuerzas Revolucionarias de Colombia (FARC).

“Estamos hoy viendo nacer la Paz con la certeza y el convencimiento que la verdad para unos es, ahora, sembrar y para otros, en el mediano por venir, será cosechar. Nadie debe interferir ahora con el crecimiento de la semilla de la paz que está convocada a ser árbol grande que dé sombrío y cobijo a todos aquellos que habitamos en esta patria cuyo despertar a la libertad y a la convivencia hoy celebramos”, expresó el Prelado.

El 23 de junio en La Habana (Cuba), el Presidente colombiano Juan Manuel Santos y el líder de las FARC, Rodrigo Londoño Rodríguez (Timochenko), firmaron el cese al fuego definitivo que podría poner fin a un conflicto armado que durante casi 50 años ha enlutado al país sudamericano.

Durante la Misa, en la que estuvo presente Santos y otras autoridades civiles y religiosas, el Prelado indicó que “no se trata de ‘olvidar’ como algunos piensan”, sino de “purificar la memoria y poder ocupar nuestro tiempo en mirar hacia adelante porque está sucediendo ‘algo nuevo’”.

Mons. Suescún Mutis pidió recordar a todos los que “en las generaciones pasadas asumieron sacrificios enormes” para que la paz fuera posible. “Estamos juntos inventando la paz, y lo estamos haciendo dándole contornos definidos al Bien Común”, añadió.

El Obispo Castrense recordó que en su última reunión la Conferencia Episcopal Colombiana (CEC), señaló que el logro de la paz “no es fruto de ideología ni de doctrina alguna, sino la propuesta de un ‘proyecto de vida’ que nos una en el ‘amaos los unos a los otros’”.

“Hay que alejar de nosotros todos los factores que conducen a ser agentes e instrumentos de muerte”, expresó el Prelado. Señaló que los colombianos están ante el desafío de decidir qué sociedad quieren.

“El camino que hemos de recorrer no será fácil pero lo recorreremos juntos, reconciliados y en la presencia de nuestro Dios que está lleno de misericordia con nosotros y para Él nada es imposible. Hemos de saber luchar por la paz”, afirmó.

Mons. Suescún Mutis exhortó también a no detenerse en el lamento por las heridas, “sino salir hacia adelante aceptando que la misión encomendada es ser ‘mensajeros de la paz’ y abrirnos al Espíritu Santo para poder cumplirla”.

“Llega un tiempo apasionante ‘después de los acuerdos’ que es el de ponerse a la tarea de ser ‘constructores’, ‘artesanos’, de una Nueva Colombia. Cada quien ha de cumplir con la parte que le corresponde actuando de manera transparente lejos de la corrupción, sabiéndose responsable de educar en y para la paz en la familia, en la escuela, en la empresa, en las oficinas públicas y privadas”, afirmó.

Asimismo, alentó a ejecutar “una suma interminable de ‘gestos’ y ‘hechos’ de solidaridad y de justicia social”.

“Es necesario que cada colombiano anhele la paz y sepa que para que ella sea posible habrá que superar muros que a veces nos pueden llevar a pensar que estamos ante un imposible. Es urgente decidir qué sociedad vamos a construir a fin de que el pasado que queda hoy atrás no sea protagonista de una dolorosa parábola del retorno”, señaló.

El Prelado también se dirigió a quienes ven con escepticismo este proceso. Esto, indicó, “refleja una actitud derrotista y pesimista incapaz de superar momentos tan difíciles como esta guerra que debe cesar”.

“Pensar en que la paz es inútil es no entender que las generaciones futuras nos tomarán cuenta de lo que podríamos haber hecho y no hicimos. Es imperativo vivir en paz y llegado el momento poder descansar en la paz que nos abre caminos de vida eterna”, señaló.

En ese sentido, invitó a recurrir a Cristo, que “nos abre los ojos para ver cómo es una vida verdaderamente humana”.

Finalmente, llamó a aprovechar este Año Santo de la Misericordia, “que nos llevan al perdón y a la reconciliación”, para ponerse en las manos de Dios y renovar “el compromiso de ‘no permitir –como lo expresó claramente el Papa Francisco– otro fracaso más en este camino de paz y de reconciliación’”.

También te puede interesar:

Papa Francisco: Estoy feliz por cese al fuego definitivo en Colombia https://t.co/mjO230no2v

— ACI Prensa (@aciprensa) 24 de junio de 2016

Fuente: AciPrensa