El Papa advierte: La armonía es del Espíritu pero el egoísmo y el amor al dinero destruyen

VATICANO, 05 Abr. 16 (ACI).- No es lo mismo la “armonía” que procede del Espíritu Santo que la “tranquilidad” y esta ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0

VATICANO, 05 Abr. 16 (ACI).- No es lo mismo la “armonía” que procede del Espíritu Santo que la “tranquilidad” y esta armonía es destruída por la avaricia y el amor al dinero. Este es el tema sobre el que reflexionó esta mañana el Papa Francisco en la Misa que presidió en la Casa Santa Marta en el Vaticano.

“Nosotros podemos hacer acuerdos, una cierta paz… pero la armonía es una gracia interior que solo puede hacerla el Espíritu Santo”, dijo Francisco al comentar las lecturas de la liturgia del día y en referencia a los primeros cristianos. “Estas comunidades vivían en armonía”, agregó.

“Los signos de la armonía son dos: ninguno tiene necesidad, es decir, todo lo tenían en común”, puesto que “tenían un solo corazón, una sola alma y ninguno consideraba propiedad suya aquello que le pertenecía, sino que entre ellos todo lo tenían en común”.

Por eso, “entre ellos no había ningún necesitados. La verdadera ‘armonía’ del Espíritu Santo tiene una relación muy fuerte con el dinero: el dinero es el enemigo de la armonía, el dinero es egoísta. Y por eso, el signo que da y que todos daban para que no hubiera ningún necesitado”.

Francisco puso algunos ejemplos de cómo en los Hechos de los Apóstoles vendían sus propiedades y se lo daban a los demás.

Pero el Papa también mencionó otro episodio en el que sucede lo contrario: el matrimonio de Ananías y Safira, quienes fingen dar lo que ganan de la venta de un campo, pero en realidad se quedan para ellos una pequeña parte del dinero. Esta elección –recordó el Papa–tendrá para ellos un precio amargo, la misma muerte.

El Pontífice recordó que Dios y el dinero son dos jefes, “entre los cuales el servicio es irreconciliable”. También explicó que no se puede confundir la “tranquilidad” con la “armonía”. “Una comunidad puede estar muy tranquila, ir bien: las cosas van bien, pero no está en armonía”, comentó.

“Una vez escuché decir a un obispo algo sabio: ‘En la diócesis hay tranquilidad, pero si tú tocas este problema… o este problema… o este otro problema,,, rápidamente estalla la guerra’”.

Por tanto, “esta sería una armonía negociada, y esta no es la del Espíritu. Es una armonía, digamos, hipócrita, como la de Ananías y Safira con lo que hicieron”.

El Papa terminó invitando a releer la lectura del día de los Hechos de los Apóstoles sobre la vida en común de los primeros cristianos: “Nos hará bien”.

“La armonía del Espíritu Santo nos da esta generosidad de no tener nada como propio, mientras exista un necesitado. La armonía del Espíritu Santo nos da una segunda actitud: con gran fuerza los apóstoles daban testimonio de la Resurrección del Señor Jesús, y todos gozaban de grande favor, es decir, el coraje. Cuando existe armonía en la Iglesia, en la comunidad, existe el coraje, el coraje de dar testimonio del Señor Resucitado”. 

Lectura sobre la que reflexionó el Papa Francisco:

Primera lectura

Hechos 4:32-37

La multitud de los creyentes no tenía sino un solo corazón y una sola alma. Nadie llamaba suyos a sus bienes, sino que todo era en común entre ellos.

Los apóstoles daban testimonio con gran poder de la resurrección del Señor Jesús. Y gozaban todos de gran simpatía.
No había entre ellos ningún necesitado, porque todos los que poseían campos o casas los vendían, traían el importe de la venta, y lo ponían a los pies de los apóstoles, y se repartía a cada uno según su necesidad.

José, llamado por los apóstoles Bernabé (que significa: «hijo de la exhortación»), levita y originario de Chipre, tenía un campo; lo vendió, trajo el dinero y lo puso a los pies de los apóstoles.

También te puede interesar: 

Estas son las celebraciones que el Papa Francisco presidirá en abril y mayo https://t.co/yAsgdjKZAH

— ACI Prensa (@aciprensa) 5 de abril de 2016

 

Fuente: AciPrensa