Emoción y esperanza: Así vivieron sacerdotes y religiosos en Ecuador encuentro con el Papa

QUITO, 09 Jul. 15 (ACI).- El Papa Francisco se reunió esta mañana con el clero, religiosos, religiosas y seminaristas en el Santuario de ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0,80

QUITO, 09 Jul. 15 (ACI).- El Papa Francisco se reunió esta mañana con el clero, religiosos, religiosas y seminaristas en el Santuario de Nuestra Señora de la Presentación del Quinche, en el marco de su visita apostólica a Ecuador. En este encuentro, el Santo Padre dejó de lado su discurso oficial e improvisó uno, en el que los alentó a no olvidar sus raíces.

Al evento, realizado en la parte posterior del Santuario, en el exterior del templo, asistió una multitud de sacerdotes, seminaristas, religiosos y religiosas, tanto de Ecuador como de diversos países, algunos de los cuales llegaron al país como parte de la misión que realizan sus congregaciones.

En diálogo con ACI Prensa, el sacerdote argentino Sergio Castillo aseguró que “el Papa nos habla directamente a nosotros los sacerdotes, los religiosos” sobre “cómo quiere la Iglesia realmente que vivamos nuestra consagración y es por eso que estamos esperando su palabra”.

P. Sergio Castillo, argentino como el Papa y rector del Seminario Menor Beato Francisco Mártir de Loja #Ecuador pic.twitter.com/CsyUKubhW0

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

El P. Castillo, natural de la provincia argentina de Salta, lleva varios años ejerciendo su ministerio en Loja (Ecuador), donde actualmente es rector del Seminario Menor Beato Francisco Mártir.

El sacerdote expresó su alegría porque el carisma del Papa “la gente lo acepta muy bien y lo quiere muchísimo al Papa, sobre todo porque es latino”.

Al evento también asistieron las religiosas argentinas Karina y Florencia, de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús. Ellas llegaron a Ecuador hace apenas cuatro meses, y laboran en una escuelita primaria.

Religiosas argentinas Karina y Florencia de las Hermanas Mercedarias del Niño Jesús, vieron hoy a #FranciscoenEcuador pic.twitter.com/BLiOSLCyDh

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

La hermana Florencia señaló que “realmente es una emoción, una alegría. (El Papa) nos trae alegría y nos trae mucha esperanza”, aseguró.

La hermana Karina, por su parte, expresó su confianza en que la visita del Papa y su mensaje “nos renueve, que nos ayude a encontrar el verdadero sentido que tiene nuestra vida, que es vivirla con compromiso y con alegría”.

En el encuentro de los sacerdotes y religiosos con el Papa también participó la hermana Custodia de Jesús y Sonia Mackliff, de las Servidoras del Señor y la Virgen de Matará, parte de la Familia del Verbo Encarnado.

Hermana Custodia de Jesús y Silvia Mackliff, de Servidoras del Señor y la Virgen de Matará, en Santuario del Quinche pic.twitter.com/gAPQ7he7VH

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

Esta congregación nació en Argentina, y en Ecuador tiene misiones en Galápagos, Guayaquil y Loja.

La hermana Custodia de Jesús, natural de Guayaquil, aseguró que “el Papa, como es el Vicario de Cristo, siempre nos da un mensaje que nos da justo en el momento”, y expresó su alegría porque se encontró con “muchas congregaciones religiosas, y eso es como que sí hay muchas vocaciones, y es ver los diferentes carismas a los que el Señor nos ha llamado”.

Por su parte, el P. Orlando Peña, ecuatoriano y responsable de misiones en la Diócesis de Guaranda (Ecuador), señaló que “siempre hay el deseo de escuchar un mensaje que nos anime para continuar en la misión que llevamos siempre, recibir el mensaje por medio del Papa que nos venga de Dios”.

P. Orlando Peña, encargado de las misiones en la diócesis ecuatoriana de Guaranda. #FranciscoenEcuador pic.twitter.com/KNhR5k6jvO

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

Naturales de Alemania, el P. Benedicto y el hermano Samuel, de la Comunidad Agnus Dei, llevan adelante su vida cristiana en Ecuador, en la provincia de Santo Domingo de los Tsáchilas.

El P. Benedicto, el hermano Samuel y la cadena de oración contra la violencia de la Comunidad Agnus Dei pic.twitter.com/N0pxInMqlA

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

El P. Benedicto, de 33 años y ordenado sacerdote hace apenas una semana, explicó que “somos una comunidad de vida contemplativa, también con actividades apostólicas, pero más tenemos Adoración Perpetua, por ejemplo. Nos dedicamos a la vida en común, de oración y trabajo”.

“Estamos hoy aquí para ver al Papa y también para promover una iniciativa de oración por la paz que se llama ‘Quebrar la vara del Violento’, que es una oración que se hace en contra de la violencia en México ahora y también en Ecuador”, señaló.

Para este motivo, señaló, “hicimos un millón de estampitas, las repartimos e invitamos a las personas para que se junten a esta cadena de oración, para que Dios utilice esta oración para restablecer la paz y debilitar las fuerzas del mal”.

El hermano Samuel por su parte indicó que la Comunidad Agnus Di tiene “una casa en África, una en Jerusalén y una en Alemania”.

Samuel, de 60 años, habla perfecto español pues vive en América Latina desde hace algunas décadas. Ingresó a esta comunidad religiosa en 1982.

En Agnus Dei, señaló, “hay todos los estados de vida: sacerdotes, seminaristas,  casados, célibes”.

Él ingresó a esta comunidad en 1982. Quince años más tarde, “me tocó acompañar la fundación en Ecuador, porque hablaba castellano”.

Minutos antes de la llegada del Papa Francisco al Santuario del Quinche un grupo de laicos consagrados realizó una vistosa danza.

Entre los participantes se encontraba Irene Almario, Misionera Laurita.

Irene explicó a ACI Prensa que “presentamos esta danza para convocar a todos los grupos y comunidades a que seamos una sola, no importa las diferentes comunidades sino que cada una tenemos nuestro diferente carisma pero con un solo sentido, que es Jesucristo”.

Irene Almario, misionera laurita, que evangeliza indígenas en #Ecuador pic.twitter.com/DwbSBwKupf

— David Ramos ? (@YoDash) julio 8, 2015

La misionera laurita explicó que el encuentro con el Papa le produjo “mucha emoción, pero a la vez también mucha esperanza para todos los jóvenes que estamos en este caminar de la vida religiosa”.

La especialidad de las misioneras lauritas y los misioneros lauritas, explicó, “son los hermanos indígenas. Trabajamos con ellos en la selva, en el campo y en la ciudad. Y luego de ellos, los campesinos, inmigrantes, indígena y negros”.

Irene ha participado en el apostolado a indígenas, insertada “en la selva con ellos”.

“La única experiencia que puedo decir es ser una indígena más o como dice el Papa Francisco un pobre más entre los pobres”, aseguró.

FuenteL AciPrensa