Héroes de CNN: Sacerdote que acoge cristianos perseguidos encabeza lista

DENVER, 05 Abr. 17 (ACI).- Un sacerdote católico que acoge en Jordania a los refugiados que huyen del Estado Islámico (ISIS) encabeza la ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
0

DENVER, 05 Abr. 17 (ACI).- Un sacerdote católico que acoge en Jordania a los refugiados que huyen del Estado Islámico (ISIS) encabeza la lista de los “20 héroes detrás de las noticias” de la cadena televisiva CNN.

Se trata del P. Khalil Jaar, que desde el año 2014 acoge a los refugiados sin importar su origen o religión, en su parroquia de Santa María ubicada en el barrio de Marka en la ciudad de Amán, capital de Jordania

“Heroes CNN” es un especial de televisión que comenzó en el 2007. Consiste en que los corresponsales y conductores de televisión de la cadena nominen a quienes consideran como sus héroes personales. Estos candidatos se caracterizan por su destacada labor humanitaria y contribución en los lugares en los que se desenvuelven.

Se selecciona a los 10 mejores y se realiza una votación en línea. A final de año se premia al “Héroe del año de CNN” con 250 mil dólares para que continúe con su trabajo. A los otros nueve se les entrega la suma de 50 mil dólares.

En la lista publicada con los 20 candidatos para este año 2017, el primer lugar hasta ahora lo ocupa el P. Jaar. Este sacerdote fue nominado como héroe por la periodista de origen jordano Jomana Karadsheh.

En su nominación, ella contó que en el año 2014 las iglesias de Jordania abrieron sus puertas a los cristianos refugiados de ciudades del norte de Irak como Mosul, que habían sido invadidas por el ISIS.

Cuando los terroristas comenzaron a tomar las ciudades cristianas como Qaraqosh, en agosto de 2014, dieron a los pobladores tres alternativas: convertirse al Islam, pagar un alto impuesto o morir. Muchos huyeron rumbo a Jordania.

Karadsheh explicó que el P.  Khalil Jaar “nunca rechazó a nadie, sin importar su fe. En estos últimos tres años la parroquia de Santa María es un hogar para los cristianos refugiados” y “él ayuda a que muchos también encuentren un techo fuera de la iglesia”.

En octubre de 2014, la parroquia Santa María albergaba a 100 familias refugiadas. Lo único que podían ofrecerles era colchonetas para dormir y un techo. Para ese entonces, el P. Jaar ya había acogido a más de 500 refugiados.

Karadsheh indicó que el nombre del P. Jaar ya era conocido por muchos de los iraquíes cuando aún estaban en la ciudad de Erbil, ubicada en el Kurdistán iraquí, mientras esperaban la oportunidad para salir del país.

Uno refugiado cristiano, identificado como Ammar Zaki, que se acogió al amparo de la parroquia, explicó a CNN en 2014 que la razón por la que él huyó del ISIS junto con su familia.

“Jesucristo le dijo a la gente ‘deja todo y sígueme’. Eso hicimos. Tuvimos que dejar todo e irnos para ser cristianos, para conservar nuestra religión”, expresó.

Por su parte, el P. Jaar dijo que “muchos de los niños que llegaron con sus familias estaban enfermos por el trauma que sufrieron en Irak: el miedo, la inseguridad y la falta de alimento”.

“Ellos dejaron sus casas en pocas horas… dejando todo atrás. Es un shock muy grande. Por eso es que doy lo mejor de mí para ayudar a esta gente a superar esta situación y ayudarlos a buscar una vida mejor”, expresó el sacerdote.

Al presentar al P. Jaar como su héroe, Jomana Karadsheh contó que le preguntó al sacerdote de dónde sacaba la fuerza para seguir adelante.

“Él me respondió que saca fuerza de los refugiados que han pasado por tantas cosas y que él nunca rechazará a alguien que necesita de su ayuda, sin importar de dónde venga y cuál sea su religión”, expresó.

Se estima que Jordania, con una población de 6 millones, ha acogido desde el año 2011 a más de un millón de refugiados.

Traducido y adaptado por María Ximena Rondón. Publicado originalmente en CNA.

También te puede interesar:

Unido en el sufrimiento a Irak, Papa Francisco renueva llamado a la paz https://t.co/MhBrNaoUgH

— ACI Prensa (@aciprensa) 29 de marzo de 2017

Fuente: AciPrensa