Hoy celebramos a Santa Margarita de Escocia, reina y madre de familia

REDACCIÓN CENTRAL, 16 Nov. 15 (ACI).- Santa Margarita de Escocia nació en Hungría por el 1046, cuando su familia se encontraba exiliada por ...
publicado por
ACI Prensa avatar photo
hace karma
1,40

REDACCIÓN CENTRAL, 16 Nov. 15 (ACI).- Santa Margarita de Escocia nació en Hungría por el 1046, cuando su familia se encontraba exiliada por la invasión danesa de Inglaterra y por ello creció en la corte del rey San Esteban.

A los 11 años, San Eduardo “el confesor”, hermanastro de su padre, se hizo del trono inglés. La familia pudo retornar al país, pero debido al conflicto entre ingleses y daneses y como su papá murió por muerte natural, entonces tuvieron que vivir en Escocia.

A los 24 años se casó con el entonces rey de Escocia, Malcom III, con quien tuvo ocho hijos. La reina era sabia y con cierta cultura por lo que transformó la corte del esposo con el ejemplo en la caridad.

Todos los días la Santa daba de comer a los pobres y a algunos de ellos les lavaba los pies. Se preocupó por la educación de su pueblo y muchas veces agotó el tesoro real para socorrer a los necesitados.

Educó a sus hijos con los valores cristianos e influyó en la Iglesia de Escocia. Hizo convocar a un concilio en ese territorio que extirpó ciertos ritos paganos que se realizaban en plena celebración Eucarística.

Santa Margarita tuvo una intensa vida de oración, participaba de varias Misas diarias y practicaba la austeridad. Pedía que le dijeran sus defectos para corregirlos, repartía limosnas, rescataba a los prisioneros ingleses detenidos en Escocia, cuidaba a los viajeros y construía monasterios, iglesias y albergues.

En 1093 su esposo Malcom III con sus hijos Eduardo y Edgardo se fueron a la batalla para recuperar un castillo y fallecieron el monarca con su primogénito. La Santa durante ese tiempo enfermó y al regreso de su hijo Edgardo, Margarita agradeció a Dios por la paciencia para soportar tantas desgracias juntas.

Le ofreció todo su dolor a Dios y partió a la Casa del Padre el 16 de noviembre de 1093. Se dice que al fallecer, su rostro recuperó la calma, el color y la belleza que había tenido.

Fuente: AciPrensa